martes, 25 de abril de 2017

Esta semana 15

Hoy no es el día de hacer repaso de la semana, porque ya es martes, y eso suelo hacerlo los domingos. Pero...



Esta semana ha sido un poco especial, porque he estado un pelín agobiada y el viernes no tuve tiempo de publicar nada.




Esta semana tampoco he tenido tiempo de preparar alguna cosilla para dejaros mientras estaba fuera. Así que he estado cuatro días sin publicar, algo que creo que no había pasado nunca...




Esta semana nos hemos ido a Madrid, de fin de semana largo. Y lo hemos disfrutado mucho. Especialmente porque hemos estado en plan muy tranquilo, es decir, sin miles de planes y cosas para ver, simplemente donde nos llevaran las ganas y haciendo lo que nos apeteciera. Y nos ha resultado muy bien.




En Madrid parece que hemos estado todo el tiempo comiendo, a juzgar por las fotos que tengo y la verdad es que sí, pero también hemos hecho otras cosas. Pasear mucho, ir al teatro, ir al Museo Sorolla, que no conocíamos...




Esta semana se ha celebrado el día del libro, una fiesta que algunos años he celebrado con una serie de posts y otras veces simplemente con algo especial, pero esta vez ha pasado sin pena ni gloria, porque ya os digo que en estos días me he relajado tanto que ni me he acordado del blog, ni de volver a casa. Aún así, hemos hecho algunas compras de libros que iré leyendo en los próximos días y de las que ya os hablaré.




Esta semana se ha alargado un día más porque por aquí ayer fue fiesta, así que volvimos a casa ayer por la tarde y casi solo me dio tiempo a recoger la maleta, poner un par de lavadoras e irme a dormir, porque estaba cansada.

¿Qué tal vuestra semana (y media)?

jueves, 20 de abril de 2017

Endurecerse

Tengo la mala suerte de que mis hijos, los dos, son bastante herméticos, cuentan poco y les cuesta expresar sentimientos. Yo no soy así y me es difícil asimilarlo, pero cuando era adolescente tampoco les contaba gran cosa a mis padres, esa es la verdad. Una vez recuerdo que mi madre me comentó que, observándome con mi entonces novio, le extrañaba que tuviera tanto que contarle, porque yo hablaba muy poco en casa.



Pero, a pesar de que mis hijos cuenten poco, en los últimos dos años del mayor y en todos los años de escolarización del pequeño me he ido enterando de cosas que no me han gustado, y que sumadas, una por una, han terminado construyendo una montaña, especialmente en lo que se refiere a mi hijo pequeño.




Con el tiempo, con los años, todos nos hacemos más duros, menos sensibles. Yo creía que estaba a salvo de eso pero en los últimos tiempos sí creo que me estoy endureciendo, algo que nunca he pretendido ni me ha gustado. Y cuando te cuentan cosas que vive tu hijo día a día las asimilas y sigues adelante, a veces incluso sin parpadear. Pero supongo que van quedando dentro, que son tantas cosas las que hemos pasado, las que ha pasado, que en algún momento saldrán. Bueno, en realidad en algún momento salen, de vez en cuando dice algo que nos resulta doloroso, algo que pasó tal vez hace unos días, unos meses o incluso unos años.




Total que un día la psicóloga te dice que vayas INMEDIATAMENTE al colegio porque el niño, por un montón de datos y de cosas que le ha contado, se siente acosado por uno de sus compañeros, y no solo por él, sino por todo un grupo que le sigue.

Otro día vienes conduciendo camino de casa y te encuentras que tu hijo, que cada día te asegura que va y viene a clase con sus compañeros, se acerca camino de casa solo y con cara de pocos amigos porque ha discutido, dice, con ellos.

Otro día, tomando un café con gente, una madre de la clase te comenta que un día de esa semana le acompañó hasta el colegio porque le vio solo, y TRISTE.

Otro día, otra madre te cuenta un comentario del supuesto acosador hacia sus amigos refiriéndose a tu hijo: "¿Pero hasta cuándo va a venir este con nosotros?"

Otro día más, para terminar de rematar, el profesor de tu hijo insulta al niño en clase. No es la primera vez y el niño siempre se queja de cómo lo trata, pero esta vez ha sido totalmente doloroso. (Sí, los profesores a veces solo servimos para empeorar las cosas).




Así que hablas con profesores, directora, psicólogos, orientadores... llevas un informe que especifica que el niño está sufriendo acoso, va tu marido a hablar una y otra vez con unos y con otros pero nada cambia, nada se hace, no hay ningún movimiento.

Solo un niño que está deseando que lleguen los fines de semana, que ahora ha cogido la manía de que le duele la tripa o la cabeza para que le vayamos a buscar al colegio , y una familia al completo que está deseando que termine el curso ya.

Y notas que te endureces, que sueñas con ello, que le das vueltas, que se mantiene en tu mente pero ya no lloras cada vez que pasa algo de esto. Quizá eso sea madurar, o solo se trata de hacerse más fuerte. Si es así, en los últimos años me he convertido en un superhéroe.




(y sé lo que me vais a decir, que me lo lleve del colegio, y tal vez debí hacerlo hace años pero, por diversas razones, no lo hice y ahora nos quedan dos meses para pasar página y no quiero descolocar al niño, al que a veces parece que todo le resbala bastante. Hoy solo quería desahogarme.)


miércoles, 19 de abril de 2017

He visto 24. Toradora


Sé que la mayoría de los que pasáis por aquí no estáis acostumbrados al anime. Pero yo cada vez soy más aficionada.



Me recomendaron esta serie por varios sitios diferentes, y me dije que tenía que darle una oportunidad. He estado muy enganchada a ella. Son 25 capítulos de unos veinte minutos, muy divertidos, simpáticos y entrañables. Además, me encanta que una serie de hace ya diez años trate sobre chicas adolescentes fuertes que no necesitan tener un novio para sentirse realizadas. Aunque sea una historia de amor y amistad.



Taiga es una chica muy pequeñita de estatura a la que sus compañeros tienen cierto miedo por sus ataques de ira. Ryuji es un chico responsable y bueno, organizado, ordenado, buen cocinero... que tiene un físico y una mirada que causa también cierto miedo entre sus compañeros. Este curso Taiga y Ryuji serán compañeros de clase y también vecinos.



No he encontrado el trailer en castellano, ni siquiera subtitulado, pero sí la entrada de la serie, que me encanta, pero supongo que es porque la serie me ha gustado mucho.



No son dibujos para niños, sino más bien para adolescentes, y en ellos hay una historia preciosa de amor y humor.

martes, 18 de abril de 2017

Tres días y una vida. Libro viajero

Hace ya algún tiempo, lancé en este blog una invitación para organizar un pequeño grupo y hacer un libro viajero.

Vuestra respuesta fue genial, tanto que tuve que organizar dos grupos porque os apuntasteis un montón de vosotras.

Y, como no sabía los gustos de cada una, di a escoger entre unos cuantos libros, por ver, más que nada, si los habían leído o no.



Uno de los elegidos fue este, que ha estado viajando por ahí y ha sido leído por unas cuantas chicas hasta regresar a mis manos más bonito, más rico, lleno de ideas y de pensamientos.




Me ha encantado esta nueva experiencia, y espero que a todas las chicas también; estoy convencida de que sí, más que nada porque ya está en marcha la segunda edición...




Título: Tres días y una vida.
Autor: Pierre Lemaitre.
Editorial: Anagrama.

No era un gran riesgo elegir a Lemaitre para un libro viajero, ya que este hombre escribe genial, sea de lo que sea.



A mí el libro me ha gustado, casi a la altura de muchos de sus otros libros. Aunque puede que le falte algo de ritmo.

Tenéis aquí abajo la primera página, así que podéis haceros una idea sobre el tema del que trata.

Como es normal, cada una tiene su propia opinión sobre qué le ha gustado y qué no de este libro y hay en él un montón de anotaciones, que tan solo he ojeado, pero que releeré en algún momento con todos los comentarios de todas.




Como os digo siempre con los libros viajeros, se trata de una experiencia genial, y si tenéis oportunidad, apuntaos a alguno.


lunes, 17 de abril de 2017

Vuelta al cole

Ayer, mirando el calendario de este trimestre, me empece a agobiar porque ni es un trimestre ni es nada. No sé si entre unas cosas y otras llegamos a dos meses de clase, (en mi instituto, por diversas circunstancias, aún menos) y dos meses que como siga haciendo calor van a ser infernales. No me imagino cómo será dar clase en otros lugares de España de aquí a finales de junio...




Me faltan muchas cosas que me gustaría trabajar con mis chicos, y mucho que quisiera decirles, e especialmente a los mayores, porque los de segundo van a estar conmigo el próximo curso y podemos seguir trabajando algunas de las cosas que estamos haciendo: los valores, la tolerancia, los hábitos de trabajo, las técnicas de trabajo tanto en digital como tradicionales... No sé, con ellos pienso que tengo tiempo, pero no con los mayores, que se me irán en breve y creo que no he hecho lo suficiente.




Es algo recurrente que supongo que nos pasa a muchos profesores: pensar a estas alturas de curso que no hemos hecho lo suficiente. Y no por no terminar el temario, que no es lo más importante, sino por no haber sabido transmitir muchas cosas, y por no haber llevado a cabo todas las ideas que teníamos a principio de curso.




Pero hoy solo puedo pensar en que tengo un montón de clases y un recreo que cuidar, y que se me va a hacer muy larga la mañana...

Y sí, sé que hoy había prometido otra entrada, una sobre un libro viajero que hemos terminado en estos días, pero esa ya será para mañana.

domingo, 16 de abril de 2017

Esta semana 14

Esta semana ha sido Semana Santa, y he estado de vacaciones. Con eso ya resumo todo lo que ha pasado por aquí.




Esta semana he descansado lo que pretendía, he dormido bastante y he hecho sesiones de sofá con películas y series, algo que me apetecía y que últimamente no tenía tiempo de hacer.




Esta semana he vuelto por fin a leer al ritmo habitual de los últimos años, con un par de libros comenzados y enganchada a leer siempre que puedo. Y me encanta.




Esta semana he hecho dos mini viajes. Uno al pueblo donde trabajaba antes para hacer una visita y otra a mi pueblo y a Palencia, para ver a familiares y pasar el día con mi madre.




Esta semana, y sorprendentemente a pesar de ser vacaciones, he estado comiendo bastante bien y moviéndome un poco, a pesar de mis sesiones de sofá, así que por ese lado tampoco ha estado nada mal.



Esta semana he exprimido, como os digo, mis vacaciones, de las cuales aún me queda un día, hoy, en el que esta mañana voy a salir de paseíto y por la tarde pienso tumbarme en el sofá y aprovechar la tarde a tope, para empezar el lunes el trimestre con fuerzas.




¿Vuestra Semana Santa ha sido intensa? ¿o relajada como la mía?


viernes, 14 de abril de 2017

He visto 23

En estas vacaciones he visto bastantes cosas entre películas y series, así que os iré hablando de ellas en las próximas semanas, porque seguro que cuando empiece las clases esto de dedicarle horas a la pantalla se acaba radicalmente.


Título: The discovery.
Director: Charlie Macdowel.

Netflix me recomendaba esta película y salía Robert Redford así que tenía que verla. Pero resultó ser un poco mehhh. Parte de una premisa interesante: un investigador demuestra la existencia de otra vida después de la muerte y eso crea en los siguientes años una oleada importante de suicidios entre la población mundial. Pero luego se desinfla y no me gustó demasiado.



Título: El juego de Ender.
Director: Gavin Hood.

No, no he leído el libro a pesar de pensar, ahora que ya he visto la película, que seguro que me habría gustado. En un futuro, la Tierra fue invadida por unos alienígenas, que finalmente fueron derrotados y huyeron. Se espera que regresen mientras se cree que la mejor forma de vencerlos es entrenando a los jóvenes y niños más brillantes dela generación.

Además de estas dos películas he terminado, por fin, un anime que tenía empezado desde hace siglos y que tenía que ver porque todo el mundo alrededor me hablaba de él.



Título: Tokyo Ghoul.

Vale que los últimos capítulos son bastante emocionantes y que la historia es también en cierto modo original y plantea, como muchos de estos animes japoneses, dilemas morales importantes. Pero la serie es para mí desagradable y sangrienta (ya, alguno me dice que las hay mucho más sangrientas) y no voy a ver la segunda temporada.

Como os digo, hay mucho más, pero no os quiero aburrir con todo de una vez.

jueves, 13 de abril de 2017

Todo esto te daré

Tenía mucha curiosidad por leer la nueva novela de Dolores Redondo, después de lo que me gustó la saga del Baztán. Y los Reyes Magos me lo trajeron, así que enseguida me puse a ello.



Título: Todo esto te daré.
Autora: Dolores Redondo.
Editorial: Planeta.

Luego, la vida se me complicó con otras lecturas, y no porque esta no estuviera gustándome. Total, que he tardado más de lo que debería en terminarlo. Pero muchísimo más, porque la he tenido aparcada justo cuando llegaba a la mitad y la cosa se ponía interesante.

Pero diré que se empieza a poner interesante a la mitad, a más de trescientas páginas del comienzo, y que tiene muchos tópicos que a mí no han terminado de gustarme. Aunque reconozco la habilidad literaria de Dolores Redondo, y que, aunque me parece peor que las otras novelas que he leído de esta escritora, es una buena novela. Pero no ha terminado de convencerme.

Estos últimos días, libre ya de tantas cargas que me había autoimpuesto, he aprovechado a terminarla, porque tengo otras lecturas que estoy deseando empezar y me pone nerviosa tener tantas cosas a medias.

Me ha decepcionado un poquito, pero solo un poquito, y me han entrado unas ganas locas de viajar a Galicia. Y de conocer algunos de los lugares de los que se habla en el libro.

miércoles, 12 de abril de 2017

Una idea

Hoy toca una entrada tonta, porque es de una foto que he visto y que me ha hecho recordar a Jane Birkin y su verdadero bolso (el que ella solía llevar).



La foto en cuestión es esta, y el bolso es este que veis aquí abajo, que me encanta, aunque no creo que sea lo más cómodo del mundo.



Tienen este en Zara formato cesta de picnic.

enlace
Aunque el más parecido al de la foto es esta bombonera de rafia.

enlace
¿Qué os parece la idea? ¿Sí o no?

martes, 11 de abril de 2017

Nuevo en mi cocina 2

Sigo con algunas cositas que han entrado en mi cocina en los últimos tiempos. En realidad son tres chorradas, que no afectan ni a mi alimentación ni a la de la familia pero de algo hay que hablar ¿no?

Barritas paleo.





Estas barritas están muy ricas y las tengo en el instituto por si un día me entra la tontería de que tengo hambre y no sé si comerme dos cruasanes o algo un poco más equilibrado. Están buenas, y ya he probado las cuatro variedades que he visto. Su ingrediente principal es el dátil, y luego unas llevan  cacao y otras frutas y distintas clases de semillas. No son algo para todos los días, pero me parece una buena alternativa a un picoteo cuando te dan esas ganas de comer que no son hambre ni mucho menos.

Pero os diré que, aunque a mí me gustan, mis chicos las probaron un día (no preguntéis) y dijeron que sabían a comida de perro. No sé cómo lo dedujeron, pero fue la opinión general, y que hacía falta mucha agua para tragarlas.

Sirope sin calorías.



Está probado ya en casa por todos y tiene el visto bueno de toda la familia. No confiaba nada en que nos gustara, porque casi no uso edulcorantes y suelo notar el sabor en las cosas, pero me ha sorprendido mucho. Está bueno, y no sé qué lleva para no tener calorías. No es algo que tomaría todos los días pero para un antojo está bien. El otro día vino un amigo de mi hijo a dormir y en el desayuno le oí decir que qué bueno estaba este caramelo. Así que ya os digo que está muy bien.

Quinoa.



Aquí os quiero pedir ayuda, porque lo hemos probado, con verduras, y no nos ha gustado. A mí me ha resultado totalmente insabora, pero a los demás en casa no les ha gustado nada. Así que si tenéis alguna recetita para darle otra oportunidad, os lo agradezco.


Y eso es todo por hoy.

lunes, 10 de abril de 2017

Los dioses mienten

Hace ya bastante que no os hablo de un libro, y es debido a que se me han amontonado un montón de cosas y algunos libros que, como ya os he dicho, leemos entre varias personas, así que hasta que no pasen por todas no os puedo hablar de ellos. Pero sigo leyendo cada día, aunque mi ritmo haya bajado bastante.

Como sabéis, me estoy aficionando cada vez más al manga, especialmente porque he tenido entre mis manos algunos de esos libros que me han tenido ocupada y que no me han dejado leer otras cosas más profundas.



Título: Los dioses mienten.
Autor: Kaori Ozaki.
Editorial: Milky Way Ediciones.

El protagonista de este libro es un niño aficionado al fútbol. Cuando lo empecé me pregunté qué extraña razón me había llevado a mí a elegir este libro cuando lo compré. Pero a medida que pasaban las páginas me di cuenta de que había sido una buena elección.



Un libro que, como todos los mangas que estoy leyendo últimamente, habla de sentimientos, de las cosas que nos preocupan y que no contamos, y del paso de la infancia a la adolescencia.




No os voy a contar gran cosa del argumento, pero sí que merece la pena leerlo. Eso sí, teniendo en cuenta que no es un género para todo el mundo.

domingo, 9 de abril de 2017

Esta semana 13

Esta semana comenzó con la cuenta atrás para las vacaciones y muchas actividades especiales con alumnos. Y unos días después, empezaron mis vacaciones.




Esta semana llegaba ya con la lengua fuera, sin ganas de más que de terminar el trimestre, de entregar notas, de dar por finalizado todo por fin, porque ha sido un trimestre muy muy largo.




Esta semana he terminado por fin algunas cosillas que tenía que terminar, y que me estaban llevando de cabeza.

Esta semana no he ido a zumba, porque un día me coincidió con evaluaciones por la tarde y el otro con vinos con las amigas, pero he caminado un montón, tanto que tengo una rodilla un poquito cargada. Nada en especial. En un rato vuelvo a salir a darle a la zapatilla.





Esta semana he visto una serie de la que os hablé ayer y que me ha dejado poso.




Esta semana he gastado mis primeros días de vacaciones y puedo asegurar que he descansado, aunque con la inercia del fin del trimestre he seguido durmiendo mal, y que he estado todo lo tranquila que se puede estar con dos chicos en casa de vacaciones.




Poco más tengo que decir. Contadme vuestra semana, porfa.

sábado, 8 de abril de 2017

He visto 22: Por trece razones

Iba a hablaros hoy de un par de series y una película pero al final me quedo solo con una serie, que he visto en esta semana y que me ha gustado muchísimo.




No sabía muy bien qué me iba a encontrar en esta serie y han aparecido en ella muchas verdades. Muchas cosas que suceden día a día entre los más jóvenes y que los adultos no vemos o no sabemos ver.



La historia comienza con una alumna del instituto Liberty que se ha suicidado. Pero antes de hacerlo ha dejado unas cintas grabadas con las razones por las cuales lo ha hecho y los culpables. En total trece caras de cinta con trece culpables y lo que han hecho o no han hecho para que ella llegue a esa situación.

Las cintas deberán pasar por las manos de las trece personas que tienen algo que ver con la historia, pero ya nada se puede hacer por la víctima.



Una serie que habla de acoso, pero en muchos sentidos. No siempre, y creo que ya lo he dicho aquí alguna vez, el acosado es evidente que lo es, porque no es el más débil o el más raro, y el acosador a veces tampoco es  tan evidente, porque no es siempre el abusón, el chulito o el más fuerte.

Y una cosa que comentábamos ayer algunas personas que la estamos viendo: el papel de los padres en estas cosas es casi inexistente. Cuando se dan (nos damos) cuenta de que algo ha pasado, de que a tu hijo le ha sucedido algo, ya está el daño hecho.




Hay escenas totalmente desgarradoras en las que vemos a los hijos sufrir (no solo a la protagonista, a Hannah, sino también a otros) y los padres no se dan cuenta de nada. Y cuando se dan, son totalmente incapaces de ayudar, como si hablaran lenguajes completamente diferentes, como si vivieran en distintas dimensiones.

Y del papel de los profesores mejor no hablo.

Es una serie que me ha dolido, y mucho. Y a partir de la mitad he terminado llorando en todos los episodios. Desgarradora porque para mí lo que en ella sucede es el día a día de nuestros adolescentes (vale, sí, norteamericanos con sus cosas, pero adolescentes como los nuestros).




La única pega que le pongo es una: la protagonista se encuentra sola en el mundo, por mucho que sea una chica inteligente, guapa y "popular", y lo único que busca una y otra vez es un chico con el que estar. Sentirse realizada estando con un chico. La amistad pasa a un segundo plano, y me parece una imagen tan negativa esa de las mujeres, las chicas, siempre buscando un novio, como si no estuvieran completas sin él...

Por lo demás, solo digo que tenéis que verla.