jueves, 20 de abril de 2017

Endurecerse

Tengo la mala suerte de que mis hijos, los dos, son bastante herméticos, cuentan poco y les cuesta expresar sentimientos. Yo no soy así y me es difícil asimilarlo, pero cuando era adolescente tampoco les contaba gran cosa a mis padres, esa es la verdad. Una vez recuerdo que mi madre me comentó que, observándome con mi entonces novio, le extrañaba que tuviera tanto que contarle, porque yo hablaba muy poco en casa.



Pero, a pesar de que mis hijos cuenten poco, en los últimos dos años del mayor y en todos los años de escolarización del pequeño me he ido enterando de cosas que no me han gustado, y que sumadas, una por una, han terminado construyendo una montaña, especialmente en lo que se refiere a mi hijo pequeño.




Con el tiempo, con los años, todos nos hacemos más duros, menos sensibles. Yo creía que estaba a salvo de eso pero en los últimos tiempos sí creo que me estoy endureciendo, algo que nunca he pretendido ni me ha gustado. Y cuando te cuentan cosas que vive tu hijo día a día las asimilas y sigues adelante, a veces incluso sin parpadear. Pero supongo que van quedando dentro, que son tantas cosas las que hemos pasado, las que ha pasado, que en algún momento saldrán. Bueno, en realidad en algún momento salen, de vez en cuando dice algo que nos resulta doloroso, algo que pasó tal vez hace unos días, unos meses o incluso unos años.




Total que un día la psicóloga te dice que vayas INMEDIATAMENTE al colegio porque el niño, por un montón de datos y de cosas que le ha contado, se siente acosado por uno de sus compañeros, y no solo por él, sino por todo un grupo que le sigue.

Otro día vienes conduciendo camino de casa y te encuentras que tu hijo, que cada día te asegura que va y viene a clase con sus compañeros, se acerca camino de casa solo y con cara de pocos amigos porque ha discutido, dice, con ellos.

Otro día, tomando un café con gente, una madre de la clase te comenta que un día de esa semana le acompañó hasta el colegio porque le vio solo, y TRISTE.

Otro día, otra madre te cuenta un comentario del supuesto acosador hacia sus amigos refiriéndose a tu hijo: "¿Pero hasta cuándo va a venir este con nosotros?"

Otro día más, para terminar de rematar, el profesor de tu hijo insulta al niño en clase. No es la primera vez y el niño siempre se queja de cómo lo trata, pero esta vez ha sido totalmente doloroso. (Sí, los profesores a veces solo servimos para empeorar las cosas).




Así que hablas con profesores, directora, psicólogos, orientadores... llevas un informe que especifica que el niño está sufriendo acoso, va tu marido a hablar una y otra vez con unos y con otros pero nada cambia, nada se hace, no hay ningún movimiento.

Solo un niño que está deseando que lleguen los fines de semana, que ahora ha cogido la manía de que le duele la tripa o la cabeza para que le vayamos a buscar al colegio , y una familia al completo que está deseando que termine el curso ya.

Y notas que te endureces, que sueñas con ello, que le das vueltas, que se mantiene en tu mente pero ya no lloras cada vez que pasa algo de esto. Quizá eso sea madurar, o solo se trata de hacerse más fuerte. Si es así, en los últimos años me he convertido en un superhéroe.




(y sé lo que me vais a decir, que me lo lleve del colegio, y tal vez debí hacerlo hace años pero, por diversas razones, no lo hice y ahora nos quedan dos meses para pasar página y no quiero descolocar al niño, al que a veces parece que todo le resbala bastante. Hoy solo quería desahogarme.)


41 comentarios:

  1. Pues yo solo te diré que ánimo, que eres la mejor madre que podía tener y ojalá todo mejore el próximo curso.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. ufff cómo lo siento, sé perfectamente de lo que hablas. Por desgracia cambiar de colegio es imprescindible pero el daño es tan severo que lo arrastran siempre, y es verdad que como familia hace mucha mella. Es demasiado doloroso ver sufrir a un hijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que arrastra el daño, pero que también en estos años se ha ido haciendo más fuerte, y eso también es un aprendizaje importante en su caso.

      Besos.

      Eliminar
  3. änimo Ro. Dos meses parecen mucho tiempo, pero junio está a la vuelta de la esquina.
    El próximo curso plantearos cambiarle de centro y ahora hay que apechugar con lo que venga.
    Dedícadle un poco más de tiempo para que se sienta más arropado y estos dos meses se le hagan mas cortos. Es un niño muy sensible y todo esto le va a afectar bastante, pero también es fuerte. Tiene suerte al tenerte como madre es muy difícil manejar una situación así.
    Un abrazo fuerte
    Coquelicot

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que no nos queda nada. Ahora es justo el momento en que la cuenta atrás se te hace más larga porque yo llevo en cuenta atrás desde segundo y está en sexto.

      Creo que nos va a costar toda la etapa educativa, pero a lo mejor me equivoco y al cambiar de centro se adapta mejor.

      Besos.

      Eliminar
  4. No te diré que te lo lleves de ese colegio ni nada por estilo porque creo que a veces la solución no es tan sencilla y además las cosas desde fuera se ven distintas. Sí quiero mandarte muchísimo ánimo, y espero que con el cambio de etapa todo mejore. No se decirte nada más, sólo añadir que como madre lo estás haciendo genial a pesar de que este tipo de situaciones no son nada fáciles de afrontar.
    Besos y un abrazo muy fuerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las soluciones no son sencillas, y cuando pensé en llevármelo, hace unos años, no podía hacerlo porque era su hermano quien lo llevaba a clase y necesitaba un colegio cercano. Muchas circunstancias han impedido que me lo llevara, pero ahora, que parece que todo se precipita, te diré que si el niño dice que le duele algo y no quiere ir al cole no me dolerá dejarle en casa.

      Besos.

      Eliminar
  5. Mucho ánimo, Rosana. Estas cosas son complejas y desgastan mucho. Creo que lo más importante ahora es el apoyo que se den ustedes en casa. Mucho ánimo y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. En este momento ya no podemos más, creo que él va ya saturado y nosotros muy agobiados. Pero nos queda poco.

      Besos.

      Eliminar
  6. Pues bien que has hecho desahogándote. Cierto que te endureces, pero no quiere decir que no seas sensible a lo que sucede, solo es un mecanismo de defensa para seguir adelante y afrontar la situación. La técnica del dolor de cabeza y la barriga también la utiliza el mío y yo también estoy deseando que pase de curso. Han hecho todo lo que podían y debían, ahora simplemente estar presentes, atentos y preparados. Todo saldrá perfecto.

    ResponderEliminar
  7. Mira Ro solo puedo decirte que ¡Me cago en la vida! en serio que yo iba y mataba a alguien. Te alabo la paciencia, la madurez y el saber hacer. Te lo juro, tus niños serán reservados pero seguro que serán personas buenas y fuertes. Ánimo con estos dos meses, mucho, mucho ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo paciencia, y sobre todo pienso que si monto el pollo, el que vuelve al cole al día siguiente es él, con los mismos compañeros y los mismos profesores. Así que vamos poco a poco. Ya nos han oído, ya saben lo que hay. Si no toman medidas ya está en su conciencia.

      Besos.

      Eliminar
  8. Qué dura es esa sensación de impotencia, y ese deseo de que pase el tiempo y empezar una nueva etapa. Cuánto duelen los hijos.

    Animo y muchos besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está siendo muy duro, y como para mí el colegio fue una etapa maravillosa, no veas lo mal que lo llevo.

      Besos.

      Eliminar
  9. Hola Ro! Esta etapa de cole e insti pasarà. Y vendrà la universidad que mejora todo. Es el mayor el que va y vine solo porque ha discutido con los amigos? Date algún capricho frívolo y superficial para descargar un poco. Un beso fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, es el pequeño el que va y viene solo. Y sí, este fin de semana nos vamos a hartar de caprichos porque nos lo merecemos.

      Besos, y gracias.

      Eliminar
  10. Mucho animo y mucho amor a esos niños,eso es lo que hace que lo superes TODO, cuando sienten que tienen un pilar que los protege y en el que refugiarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que sea así. Gracias, guapa.

      Besos.

      Eliminar
  11. Llevo toda la mañana mosqueada con lo que explicas en el post. Soy incapaz de comentar algo sin incluir comentarios faltones y palabras malsonantes, así que solo te puedo decir que ánimo con la cuenta atrás. Y, por supuesto, si podemos ayudarte en algo, avisa.

    ResponderEliminar
  12. Mucho ánimo, no puedo decirte nada más, sed fuertes, todos y que acabe pronto! Un beso

    ResponderEliminar
  13. Dos meses y un nuevo horizonte para tu peque, ánimo para toda la familia! pero a ese profesor que lo ha insultado hay que ponerle una queja ò_ó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, mirando hacia el futuro, que no está nada lejano. Y la queja ya está puesta, aunque visto el caso que nos han hecho, estamos pensando en que llegue junio y ponerla en inspección.

      Besos.

      Eliminar
  14. Ojalá que cambien las cosas en el próximo curso, Ro. Sin embargo, lo que me ha descolocado totalmente es el tema del profesor que ha insultado, si no he entendido mal, a tu hijo. Corrígeme si me he confundido, pero si estoy en lo cierto, me parece increíble. No quiero quitarle importancia al tema de los compañeros acosadores, pero sí que es cierto que se espera que un profesor sea más consciente cuando hablamos de lo frágil que es la autoestima de niñas y niños en esas edades.
    He tenido algún compañero que ha sufrido acoso, del que me acuerdo especialmente ya que lo he visto hace poco: afortunadamente, empezó a conocer personas más afines a él en 4º, cuando se mezclaron las clases para formar los grupos de ciencias, humanidades... a día de hoy, ambos estamos en la universidad, él tiene sus amigos del instituto, pareja y muy feliz. Sin embargo, pasó casi toda la ESO y gran parte del colegio apartado. Hay miles de historias motivadoras, y quizás no estés en el humor para creértelas o para que te animen, pero aun así te dejo esta que yo conozco. Mucho ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, si le ha insultado. Y el trato que da a los chicos, siempre a voces, siempre insinuando, a veces insultando, como es algo que hace en general, no solo con el mío, parece que se diluye. Pero resulta que hay chicos a los que eso no les afecta y otros a los que sí. Mi hijo mayor fue a clase con el mismo profesor y nos lo contaba pero de una forma que le resbalaba. A este no, al pequeño le afecta mucho eso.

      Besos. Y gracias.

      Eliminar
  15. Pues para eso estamos aquí Ro, para que te desahogues todo lo que quieras, y ojalá pudiéramos hacer más.
    ¿Sabes a qué instituto irá el otro niño, o el grupo? Supongo que habrás intentado que no coincidan. De todas formas, con que haya un grupo nuevo de gente, ya cambia mucho la cosa. Fíjate que mis hijos están en el mismo cole desde los 3 años hasta los 18, pero en secundaria entra una nueva línea, y no veas lo que se nota. Los que antes eran "pijos" ahora a lo mejor lo siguen siendo, pero no para todos, y los que eran "raros" tampoco lo son para todos... Seguro que tu hijo entra con buen pie, ya verás. Y mientras, a dar gracias de que solo queden (un niño me lo ha dicho hoy) 45 días de cole.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemos pedido instituto para no coincidir con nadie del colegio, pero por diversas circunstancias no sabemos si nos lo van a dar.

      Besos.

      Eliminar
  16. Mucha fuerza y te mando energía de la buena. Es un tema tan complicado que no me atrevo a decirte nada más. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  17. Ese maestro merece pasar por inspección.
    En algunos centros en los que he trabajado se hacen charlas sobre el acoso.A veces las charlas las dan mossos d'esquadra y de esa manera se intimida al pequeño acosador o acosadores.También es importante hacer un buen trabajo de tutoria trabajando profundamente el tema.
    Aunque quede poco tiempo, no te des por vencida.
    Mucho ánimo y fuerza para tí y para tu familia.
    Besos mil.

    ResponderEliminar
  18. Para desahogarse está bien el blog.Y si solo le quedan estos dos meses...ya es nada.
    Pero el siguiente curso va a otro centro ¿no?

    ResponderEliminar
  19. Gracias por tu generosidad contando algo tan difícil. Difícil también decir algo apropiado tras leerte y eso que llevo buscando las palabras desde el jueves.
    Sólo que espero que estos dos meses pasen volando y encontréis el mejor de los futuros tras ellos. Un beso grande

    ResponderEliminar
  20. Perdona que sea tan poco, pero poco, políticamente correcta y comente sobre algo tan personal sin saber demasiado. Que ganas de decirle cuatro cosas a ese profe. Que ganas de que esos "acosadores sufran" un poco lo que está sufriendo tu hijo. Que ganas de que se acabe ya el curso. Que ganas de que alguien en el cole haga algo. Que ganas de que tu hijo encuentre amigos de verdad. Que ganas.

    ResponderEliminar
  21. In omnia paratus.
    Un abrazo y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  22. Ánimo Ro, aunque no haya hablado mucho hasta ahora, ya que tienes la información en la mano quizás pueda/quiera decirte cómo se siente y qué es lo que quiere. Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. te leo ahora y me he quedado pensando en qué decirte...

    no me salen las palabras porque sé que tampoco escribiste para pedir consejo.

    solo que te mando un abrazo y mucha fuerza.

    ahora no me extraña que hayas estado tanto tiempo sin escribir y desconectando por Madrid.

    bs

    ResponderEliminar
  24. Hola! Acabo de leer esto y se me ha encogido algo por dentro... algo así me paso a mi, como niña en este caso, e hice justo lo que hace tu hijo callar y entristecerme poco a poco, aguantar como pude, e intentar evadirme en cosas que realmente me hacían feliz, fuera del colegio obviamente. Hasta que un día explote y ya no pude mas,y lo conté. Al principio que mis padres hablaran con los profesores no mejoro nada, hasta que un día te cansas de tener miedo y empiezas a sacar un poco las uñas y ese día empieza todo a cambiar, el resto sigue siendo igual pero tu ya eres otro. Ojala la situación de tu hijo mejore, se que no pides consejo pero te lo regalo(solo espero que te sirva) ayudalo a no tener miedo.
    Muchos besos y mucha fuerza.

    ResponderEliminar

Cuéntame...