Ir al contenido principal

Otra vez

De este curso puedo decir muchas cosas, pero nunca que me haya aburrido, porque han pasado tantas historias, y estoy tan metida de lleno en la vorágine de las clases y mis alumnos que no me ha dado tiempo a pensar siquiera en algo parecido al aburrimiento o la monotonía.

Os lo cuento hoy, que voy a ir al centro una hora antes, igual que el viernes pasado, igual que ayer, a apagar fuegos, que la cosa está que arde. Pero los motivos de mis madrugones de estos días ya los contaré por aquí cuando los asiente en mi cerebro. Hoy vengo a tratar otro tema.




Hace un tiempo escribí una entrada que dio para muchos comentarios. Y que me sirvió para comprender mejor un mundo que me es muy ajeno. Y aunque siempre digo que intento ponerme en la piel de mis alumnos y entenderlos, hay cosas que escapan a mi entendimiento. Y esta es una de ellas.

Pues bien, aquí tenéis el enlace a esa entrada: se llama "Autolesiones".

Y ahora os cuento que tengo no una sino dos personas en mis clases que tienen este problema y que llamar o avisar a las familias solo empeoraría las cosas.




He estado pendiente durante el curso, desde Navidad en que me enteré del tema, los fines de semana, y también durante todas las vacaciones, para que luego digan que las redes sociales son algo absolutamente negativo.

Y tengo miedo, tengo miedo de que suceda algo y miedo de no estar haciendo lo suficiente.




Desde el principio, puse en contacto, así sin querer, a estos alumnos con otros de mi antiguo centro y en los que confío bastante, y creo que les están ayudando mucho, además de haber encontrado a alguien con quien hablar de sus problemas, alguien no implicado y lejano, que a veces es algo que todos necesitamos. Y esos exalumnos me tienen informada, no de todo, sino de lo importante, de los momentos de crisis, de lo que hay o no hay.

Además, últimamente, también un par de alumnos de mi instituto actual, al darse cuenta del problema, se han puesto a ayudar, a escuchar y al menos a no empeorar las cosas y procurar que nadie lo haga. Porque, por todo lo que he leído, la mejor ayuda es escuchar, estar ahí y no poner las cosas peor.




Por otra parte he intentado la cercanía, estar ahí, contarles cosas, que vean que estoy y que puedo ayudarles. Y en un caso creo que mi trabajo, que ha sido duro y complicado, está dando frutos porque se está abriendo a mí. En el otro es más difícil.

Y estoy perdida de nuevo, porque creo que mi deber, que es informar a las familias, me lo tengo que saltar porque en este caso si las familias no ven es porque están absolutamente ciegas. Del todo. Y sé que solo puedo ponerlo peor.

Pero estoy muy preocupada, y creo que no es para menos.

Comentarios

  1. ¡Qué duro, Ro! Entiendo perfectamente tu situación queriendo ayudar pero sin hacerlo demasiado evidente para no empeorar las cosas.

    Por otro lado, me pongo en el otro lado, como madre, y me da miedo no detectar, no saber, no poder ayudar a mis hijos.

    ResponderEliminar
  2. Te lo he dicho mil veces y seguiré haciéndolo otras mil, ojalà mis hijos tengan profesores como tú, y ojalà la mayoría lo fueran....
    Hay alguna manera de congelar el tiempo y que mis niños no se vuelvan adolescentes?
    Ánimo Ro, que tu vales mucho!!!!

    ResponderEliminar
  3. Ponerles en contacto casual con otras personas me ha parecido la mejor idea. Es frustante en muchos casos no poder pedir ayuda a su entorno o a profesionales, pero desde tu postura estás haciéndolo muy bien. Y haciendo mucho más de lo que cualquier persona haría desde tu situación. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. ojalá hubiera más profesores que miraran más allá de las notas, ánimo!

    ResponderEliminar
  5. ¡Madre mía, qué difícil y qué duro! Cuando dices que mejor no meter a las familias, me lo creo; lo que no sé es cómo se te ocurre, y lo consigues, ponerles en contacto con otros chicos, ¡y encima la cosa sale bien! No te eches más cargas encima, creo que ya les estás ayudando y bastante; tú no puedes ocuparte de todo y tampoco eres la responsable de todo, así que date a tí misma una palmadita en la espalda, y si hace falta, pide ayuda.

    ResponderEliminar
  6. Qué cosas tan duras hay por ahí. Mucho ánimo y enhorabuena por la labor que haces; no hay muchos profes tan entregados como tú. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Ro,
    Soy profe también y me encanta leerte. Hace tiempo que te sigo y he intentado escribirte muchas veces, pero por diversos motivos creo que nunca he dicho nada por aquí.
    Es una situación terrible para ti, pero los superhéroes no existen y si después de tooooodoooo lo que haces, no consigues evitar algo, ni se te ocurra sentirte mal contigo misma.
    Lo de ponerles en contacto con exalumnos es una idea preciosa para ambos y creo que bastante acertada. Porque tú bien sabes que a veces entre ellos se entienden mejor. A veces nos es imposible entenderles y no juzgarles, incluso cuando queremos no hacerlo.
    Nada, como ya te he dicho, me encanta leerte, porque me veo reflejada en muchas ocasiones en tus historias. Y me inspiras. Un besazo y ánimo, que está historia de hoy es durísima.

    ResponderEliminar
  8. Qué complicado todo, Ro... Espero que no vaya a más.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Ro. Yo te comenté en una entrada hace poco sobre tu hijo, y lo vuelvo a hacer porque, bueno, yo también he conocido a una persona con el problema de la autolesión.
    Sin ir más lejos, es una de mis mejores amigas. Si no me falla la memoria, debe llevar 1 año y medio sin depresión y, por supuesto, sin realizar esa práctica. En el caso de mi amiga, sus padres lo sabían, sus amigos lo sabíamos, e incluso toda mi clase de Bachillerato sabía algo, al igual que nuestro tutor, que siempre estuvo muy implicado. Estoy segura de que todo ese apoyo fue primordial, pero también he de decir que de esa depresión salió ella sola. Esto te lo digo porque, como han dicho por otros comentarios, si la cosa no sale bien no te martirices. Estas personas intentan salir de esa situación, muchas veces lo hacen por nosotros, por las personas que los apoyamos, pero realmente lo importante es que descubran que tienen que hacerlo por ellos, por salvarse a ellos mismos... y eso es muy complicado.
    En el caso de mi amiga, a ella le ayudaba a abstraerse escribir y su grupo de teatro, por si te ayuda.
    Un beso y ánimo. Sigues siendo un verdadero ejemplo para quienes queremos dedicarnos a la enseñanza, de verdad... y desde luego, la idea de conectarlos con tus exalumnos me parece brillante.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…