Ir al contenido principal

Vuelta al cole

Ayer, mirando el calendario de este trimestre, me empece a agobiar porque ni es un trimestre ni es nada. No sé si entre unas cosas y otras llegamos a dos meses de clase, (en mi instituto, por diversas circunstancias, aún menos) y dos meses que como siga haciendo calor van a ser infernales. No me imagino cómo será dar clase en otros lugares de España de aquí a finales de junio...




Me faltan muchas cosas que me gustaría trabajar con mis chicos, y mucho que quisiera decirles, e especialmente a los mayores, porque los de segundo van a estar conmigo el próximo curso y podemos seguir trabajando algunas de las cosas que estamos haciendo: los valores, la tolerancia, los hábitos de trabajo, las técnicas de trabajo tanto en digital como tradicionales... No sé, con ellos pienso que tengo tiempo, pero no con los mayores, que se me irán en breve y creo que no he hecho lo suficiente.




Es algo recurrente que supongo que nos pasa a muchos profesores: pensar a estas alturas de curso que no hemos hecho lo suficiente. Y no por no terminar el temario, que no es lo más importante, sino por no haber sabido transmitir muchas cosas, y por no haber llevado a cabo todas las ideas que teníamos a principio de curso.




Pero hoy solo puedo pensar en que tengo un montón de clases y un recreo que cuidar, y que se me va a hacer muy larga la mañana...

Y sí, sé que hoy había prometido otra entrada, una sobre un libro viajero que hemos terminado en estos días, pero esa ya será para mañana.

Comentarios

  1. Siempre que leo una entrada de este tipo en tu blog pienso en la maravilla de profesora que eres y lo comprometida que estás, da gusto saber que hay gente como tu haciéndose cargo de los niños!

    ResponderEliminar
  2. Yo no creo que todos los profesores sean iguales, ni que estén agobidaos por los mismo que tú, la verdad.

    ResponderEliminar
  3. Mucho ánimo, Ro. Como dices, somos muchos con esa sensación. Aquí serán también sólo 8 semanas de clase y en ellas hay alguna que otra fiesta, así que también parece que no me da la vida... Hoy al menos, de clase sólo son 3 y me sirve para ir cogiendo rodaje. Un besico

    Carmen M

    ResponderEliminar
  4. Lo que iba a decirte es una mezcla de lo que te han dicho Dina y Marialu.
    Mis hijos tienen un par de profesores que son muy parecidos a ti.Pero otros que nada...

    Ánimo y adelante!
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Vale, creo que lo que necesitas es un post de esos tuyos, "resumen" de todo lo que has hecho desde enero y que has ido apuntando. Porque el tiempo vuela, pero a tí te ha dado para hacer muchas cosas. ¿Todas? O tienes unas expectativas muy bajas, o creo que todos nos quedamos con esa sensación de no haber llegado.
    Lo del calor, si quieres ya te explico yo lo que es dar (o recibir) clases en el mes de junio con 35 graditos a la sombra (¡pero luego llega la piscina!).

    ResponderEliminar
  6. El día, que no es de mis peores, se me ha hecho eterno, niña. E-TER-NO.

    Y en cuanto a las temperaturas... No quiero pensar lo que puede ser de mayo en adelante por estas tierras. Ay.

    Yo, desde luego, no estoy demasiado contenta con mi desempeño. Me consuelo con algunas cosas, pero...

    ResponderEliminar
  7. si piensas en los mayores entrarás en bucle porque los que vinieron antes ni siquiera pudiste impactar un poquito, así que ya algo se ha logrado! y con los pequeños y los que vengan podrás conseguir mucho más ^^

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…