martes, 4 de agosto de 2015

Veranos de pueblo

Sé que hay mucha gente que echa de menos tener cerca un pueblo al que poder ir a menudo.

Yo viví en un pueblo durante toda mi infancia y adolescencia y no lo echo demasiado de menos. Aunque reconozco que pasar el verano en un pueblo tiene muchas ventajas, pero parece que nos olvidamos de los inconvenientes.

El otro día, mis amigos y yo, que ya vamos para mayores, nos pusimos a recordar los veranos de nuestra infancia en los pueblos.

La nostalgia hace que nos acordemos de las cosas buenas, y nos olvidemos de algunas otras.

Pensábamos en las bicicletas, las excursiones, las noches de verano en la plaza, en pandilla, jugando a todo tipo de juegos, los días muy largos y aprovechando todas sus horas en la calle...



Pero, como madre de hijo adolescente, recuerdo que con su edad ya íbamos a las fiestas de los pueblos de alrededor, que había fiestas casi cada fin de semana y que aquello nos encantaba pero para los padres era un martirio. Al principio, nos llevaban y nos recogían nuestros padres, con trece o catorce años, pero un poco más adelante ya íbamos con gente del pueblo que tuviera coche, y teníamos que volver a la hora que quisieran regresar, a veces muy muy tarde. No sabías si la persona que conducía había bebido o no, porque eran mayores que tú y no pasabas la noche con ellos.


Cuando les estaba hablando de todo esto, mis amigos han considerado que soy una aguafiestas, que lo pasábamos muy bien, y que si tuviéramos oportunidad, querríamos eso para nuestros hijos.

Pues no, yo tengo oportunidad, siempre he podido dejar pasar el verano a mis hijos en el pueblo, irme yo allí también, que lo tengo a una hora de casa, y no trabajo en verano, que tuvieran su pandilla de amigos, ...



... pero no.

Tengo que deciros que uno de nuestros amigos murió con 19 años. Se quedó dormido al volante. Iba solo, pero también podía no haber sido así. Hemos vivido situaciones muy complicadas con relacionadas con el alcohol, las drogas y los coches. Es raro que haya alguno de nosotros, en el pueblo, que no haya tenido al menos un accidente con el coche, de menor o mayor gravedad, resultado de noches de fiesta en pueblos de los alrededores. Y también, sin hablar de asuntos tan graves, os diré que sé lo que significaban las fiestas de los pueblos, las peleas, lo que se bebía y las tonterías que se hacían a menudo. Quizá las cosas hayan cambiado, pero veo las fotos de fiestas de verano que publican mis alumnos en instagram, alumnos de la edad de mi hijo, y me parece que no han cambiado tanto.

Sí, sé que tarde o temprano tendré que dejar a mi chico grande salir, y que estoy intentando educarle para que sea responsable y evite peligros en la medida de lo posible. Pero tengo miedo, y no me gustaría ahora mismo, cuando va a cumplir catorce años, estar pasando mi verano en el pueblo y con él yendo y viniendo de fiesta en fiesta. No me parece una edad muy adecuada, y sé que suena hipócrita porque a esa edad yo ya salía, pero sigo sin verlo claro para él.

¿Qué pensáis? ¿También creéis que soy una exagerada y una aguafiestas?

lunes, 3 de agosto de 2015

Dos pelis de espías

Como el calor nos ha dado una tregua la semana pasada, hemos aprovechado a ir al cine, algo que me encanta hacer con mis hijos pero no hago a menudo por falta de tiempo.

Hoy quiero aprovechar y traeros dos películas: una que vimos hace unas semanas, en casa, y otra que hemos visto en el cine uno de estos días (sí, esta semana hemos ido tres veces... no me digáis nada).



Título: Kingsman: servicio secreto.
Director: Matthew Vaughn

Se trata de una adaptación de un cómic. Un veterano agente secreto entrena a un joven inexperto, a la vez que ambos tendrán que resolver un complicado caso.



Me ha parecido un giro original del género de espía, y está Colin Firth, que es un punto a favor. Entretenida, sin más.


Título: Espías. 
Director: Paul Feig.

Susan Cooper trabaja en la CIA haciendo el seguimiento desde su ordenador a uno de los espías de la compañía, pero en un momento dado se ofrece voluntaria para ir de incógnito a una misión.


Es una película catalogada para mayores de 16 pero la vi con mis hijos. No tiene demasiada violencia, y es bastante graciosa, pero sí tiene un uso indiscriminado de tacos y palabrotas muchas veces sin verdaderamente venir a cuento.

También es entretenida, sin más. a mis hijos sí les gustó mucho, y nos reímos bastante, que era lo que esperábamos de ella.

domingo, 2 de agosto de 2015

Booktubers

Hasta hace poco, apenas conocía el nombre de ningún booktuber ni nada por el estilo.

Soy un poco tradicional, viejuna, diría, y leo reseñas casi todos los días, pero lo de los vídeos no iba conmigo.


Hasta que Marialu me descubrió algunos y empecé a interesarme por el tema.

No es que vea vídeos cada día ni esté pendiente constantemente de las publicaciones, pero cuando entro en Youtube buscando algo, me aparecen los canales a los que estoy suscrita y enseguida me pongo a ver un vídeo tras otro, porque engancha.

Os nombraré algunos de los canales con los que repito una y otra vez porque me gustan mucho, aunque seguro que ya los conocéis.

Empezamos.

Papalbina.

Me encanta esta chica. Me gusta cómo se expresa, cómo habla, y no me he visto tooooodos sus vídeos, pero sí algunos de los que me han interesado y me gustan también sus opiniones.



Carlos Carranza. 

Me gusta mucho cómo habla este chico, y sus opiniones también, aunque no coincidamos en todo. Sabe de libros y de literatura y eso se nota.



Fátima Orozco.

Su canal es muy conocido, con miles de suscriptores.

Os pongo uno de sus vídeos, que me hace mucha gracia, y que tiene miles de visitas. Su explicación, a su manera, sobre El Conde Lucanor.

 

Dina Oltra. 
He dejado para el final a Dina porque es genial. Dina transmite un montón en su canal, y me gustan muchísimo sus comentarios sinceros y cargados de pasión, sobre todo de los libros que no le gustan, aunque no siempre estemos de acuerdo.
Además, Dina lee muchísimo, así que tenemos un montón de vídeos suyos aunque casi acabe de empezar.
Si no conocéis el blog de Dina, ya estáis tardando. 


Sigo algunos más, pero si no conocéis estos, dadles una oportunidad, que están muy bien todos.