domingo, 19 de agosto de 2018

The good doctor

En unos pocos días, aprovechando las vacaciones y que no están los niños en casa, he visto la primera temporada de esta serie, que me ha gustado mucho.



The good doctor se centra en el doctor Shaun Murphy, un joven con TEA que acaba de terminar sus estudios y empieza como cirujano residente en un hospital de San José, en California. Su presencia en el hospital causará muchos recelos entre sus jefes y compañeros y también entre los pacientes. Pero, además, vemos cómo tiene el doctor que intentar llevar una vida normal e independiente, sin nadie que le controle o le vigile, algo que en ocasiones le resultará muy difícil.



Me ha gustado mucho. He disfrutado un montón con los casos que se presentaban y con la situaciones complejas del día a día de un joven con este trastorno. No es solo una serie de médicos más, con los dilemas morales que suelen plantearse, sino que además la personalidad y el trastorno que padece el protagonista hace que uno se plantee más cosas. Y es muy entretenida.




sábado, 18 de agosto de 2018

Pelis de vacaciones

He seguido viendo películas en estos días, no en el pueblo pero sí durante todo el verano, una casi todos los días. Así que os tengo que hablar de unas cuantas.



Título: El sacrificio de un ciervo sagrado
Director: Yorgos Lanthimos

Me llamaba mucho la atención esta película desde que vi que la estrenaban en Amazon Prime Video. Pero no encontraba el momento adecuado para ponerme a verla. Hasta este verano, que me ha dado más por sentarme a ver películas y series que por hacer cualquier otra cosa, como leer o preparar materiales para el curso.

Se trata de una película muy diferente, oscura desde el principio, pero que no esperas lo que va a suceder hasta que llega, como un hachazo, y te destroza. No sé. Para mí ha sido durísima de ver. Le falta algo, no sé si es ritmo o qué. Pero merece la pena verla.



Título: Cada día
Director: Michael Sucsy

Después de lo mucho que me gustó el libro (aquí tenéis el enlace), sabía que una peli no iba a estar a la altura de ninguna de las maneras, porque era muy complicado de plasmar en cine todo lo que el libro te muestra. Pero no ha estado mal. Juvenil. Entretenida.



Título: Sol de medianoche
Director: Scott Speer

Se trata de una chorrada juvenil basada en una película japonesa que a su vez se basa en un libro. Una joven padece un trastorno según el cual no le puede dar la luz del sol porque a la más leve exposición, morirá. Entonces conoce a un chico, y a la vez ella toca la guitarra y canta... en fin, un entretenimiento muy tonto. Ah, y el protagonista es el hijo de Schwarzenegger.



Título: Múltiple
Director: M. Night Shyamalan

No había encontrado momento para ver esta película, y eso que me encanta su director. Pero las películas muy largas me dan como cierta pereza y de esta sabía más o menos el argumento, así que no  veía la ocasión en que me apeteciera. Hasta hace un par de días, en que me dispuse a verla pertrechada con mi labor tejeril y pasé un rato de lo más entretenido con ella. Me encanta cómo termina y estoy deseando ver la próxima película del director, que se estrenará en breve. Os pongo trailer.




Ya tengo otras pocas pelis vistas, suficientes para hablaros de ellas en unos días.

viernes, 17 de agosto de 2018

El alquimista impaciente y otro

Voy muy lenta este verano con mis lecturas, y mira que me da rabia, porque en verano siempre leo un montón, pero esta vez no es así y no quiero juzgarme por ello. Hay temporadas en que no apetece, no sé por qué. El caso es que tengo en casa un libro viajero a medias, y aún así he terminado este libro antes que el viajero.

También creo que contribuye a mi abulia lectora el tener un montón de libros pendientes en papel y el no apetecerme nada de nada leer en papel. Me resulta incómodo para la piscina, más incómodo aún si quiero tejer un rato... El caso es que quiero leer determinadas cosas y el papel me tira para atrás. Nunca lo habría pensando hace unos años pero así es.



Título: El alquimista impaciente
Autor: Lorenzo Silva
Editorial: Destino

Segundo libro que leo de la saga de Lorenzo Silva sobre el sargento Bevilacqua y la guardia Chamorro. Y me ha gustado tanto o más que el primero. No sé si es que la historia es mejor o simplemente que, al conocer ya a los personajes, sabes lo que vas a encontrarte y ahondas más en su personalidad.

Nada más terminarlo, me decidí por otro libro de esta misma saga, pero esta vez de historias cortas.



Título: Nadie vale más que otro
Autor: Lorenzo Silva
Editorial: Destino

Se trata de una serie de relatos que aparecieron publicados en diferentes veranos, por fascículos, en el periódico El Mundo, y que después se han recopilado en este libro. Me ha encantado porque son historias muy breves que se resuelven rápido y que siguen con los mismos personajes y las mismas tramas.

De momento creo que voy a dejar pasar un par de semanas para continuar con los libros de Lorenzo Silva. Ahora mismo estoy con un libro viajero, acabo de terminar otro y también tengo otro par de novelas empezadas.

jueves, 16 de agosto de 2018

En el pueblo

Llevo unos días sin pasar por aquí porque hemos pasado unos días en casa de mi padre, en el pueblo, disfrutado de los sobrinos, y mi peque de sus primos y de su tío y abuelo.



El otro día leía a alguien en Twitter que decía que siempre le pasaba lo mismo: estaba deseando ir a su pueblo y nada más llegar estaba deseando marcharse. Coincido con esa opinión al cien por cien. Me gusta ir a ver a mi padre, me gusta que mis hijos disfruten de lo que es ser niño en un pueblo, de esa libertad, de ir y venir sin horarios, pero el pueblo me parece un rollo monumental, me aburro desde el primer minuto y para mí cinco días han sido, no solo suficientes, sino demasiados.

Mi padre es lo que ha sido siempre: le encantan los niños, adora pasar tiempo con sus nietos y hacer cosas con ellos como salir a dar una vuelta, llevarles con las bicis, sacarles por las noches, en estos días enseñarles las estrellas y llevarles a ver las Perseidas, prepararles sus comidas favoritas, mimarles...



Pero me quedé al mando de todos, porque mi hermano trabajaba el lunes y el martes, y no es lo mismo ejercer de tía que tener que imponer un poco de orden a esos niños descalzos, en pelotas, jugando con agua dentro y fuera de casa, comiendo porquerías a cualquier hora y luego no queriendo comer, discutiendo entre ellos...



La experiencia ha estado bien, aunque me han sobrado dos días y me ha servido para estar deseando llegar a mi casita y disfrutar un poco de las últimas semanas de vacaciones antes de ir pensando en volver al trabajo.

Estoy en modo cuenta atrás. Cuatro días para que vuelva mi hijo: demasiados. Dieciocho para empezar a trabajar: poquísimos.