domingo, 5 de abril de 2020

Pelis en el confinamiento II

Sigo con las películas que hemos ido viendo estos días. Muchas tardes hemos visto dos, así que van aumentando cada día. Me parecía una broma pero creo que el catálogo de Netflix se nos está quedando pequeño. Van un poco sin orden, porque los días se nos juntan unos con otros, a veces se hacen largos y a veces cortos, a veces parece que no pasara el tiempo y otros días ya son las ocho y hora de salir a la ventana y no has hecho nada de provecho. Un caos.

Mudbound


Una película que tenía en mi lista de pendientes desde hace mucho y que me resultó interesante. Le falta ritmo, es un poco lenta, pero estuvo bien.


Per el Afortunado



Me salía siempre en sugerencias para ver y un día nos decidimos por ella. No estuvo mal. Trata sobre un joven decidido y valiente que intenta llevar a cabo un proyecto pero su orgullo y su educación son un lastre para él.

Y respiren normalmente



Una película islandesa en la que una madre soltera y una inmigrante ilegal forjan una extraña amistad.

Los dos papas



La tenía pendiente desde hacía tiempo pero nunca me decidía porque me daba pereza el tema. Pero me gustó mucho. Interesante cómo está hecha, interesante el tema e interesantes las conversaciones de los dos papas y las intrigas internas De la Iglesia.


El faro de las orcas




Una de esas películas bastante malas, que intenta ser una cosa pero no llega a ninguna parte. Lo mejor, la fotografía. 

Ojka



Tuvimos que dejarla por imposible porque nos pareció un rollo sin sentido. 

Y hasta aquí, de momento, porque tengo por lo menos para un par de entradas más. Y tenemos un mes por delante,  como mínimo, de confinamiento. Así que seguiremos hablando de películas.

sábado, 4 de abril de 2020

Problemas

Desde hace unos días, no soy capaz de hacer prácticamente nada con el blog. No soy capaz de insertar imágenes o vídeos, no puedo hacer muchas de las cosas que hacía... y no sé si es porque, de repente, se me ha cambiado la interfaz de blogger o porque hay que renovarse de una vez.

No me gustaría dejar el blog a pesar de todo. Pero ahora que tengo tiempo y muchas entradas a medias, no puedo publicar nada porque soy incapaz de hacerlo. No sé si descansar o directamente abrir un blog nuevo en Wordpress o similar. El caso es que no consigo solucionar nada y me desespero. 

Saludos a todos. Estamos bien, que es lo importante. Espero que vosotros también.

jueves, 2 de abril de 2020

Charlotte, de David Foenkinos

Esta novela de Foenkinos la tomó mi chico en préstamo de la biblioteca, luego me la prestó a mí y ahí sigue, en mi mesilla, como tantas cosas en estos días, parada, si posibilidad de devolverla a su lugar, en espera.



Título: Charlotte
Autor: David Foenkinos
Editorial: Alfaguara

Charlotte, la protagonista, es Charlotte Salomon, la famosa pintora alemana. Foenkinos nos hace un retrato de su vida, de su familia, sus inquietudes y sus miedos. Y lo hace a través de una narración entrecortada, con frases breves, que roza el lirismo en muchas ocasiones, y que nos va llevando casi sin aliento por la vida de esta artista. Me ha gustado. Me ha parecido muy interesante. Tengo que decir que me quedo con La delicadeza, de este autor, y que tengo en mi mesilla, también por obra de un préstamo, La belleza. Así que repetiré escritor en breve.

martes, 31 de marzo de 2020

Sucedió en marzo

El mes de marzo ha sido para todos un mes diferente, un mes en el que nos hemos visto abocados a un encierro forzoso, un mes de cifras de infectados y de fallecidos, un mes complicado en todos los sentidos. Seguiremos así al menos doce días más, aunque yo creo, como mucha gente, que las restricciones tampoco se levantarán el día 12 de abril. Ojalá sea así, porque eso significa que las cifras han dejado de subir de esta forma en que lo hacen. Y esas cifras son el sufrimiento de miles de personas. 

Dudaba si hacer mi resumen del mes,  pero aquí estoy, porque en este mes en el que todo se ha parado, también han pasado cosas. Y me voy a quedar con las buenas, desde luego. 

Un momento: este mes se ha llenado de momentos. Cada tarde a las ocho ha sido un momento emocionante. Momentos importantes como las videollamadas con mi familia, o los ratos extraños sin movernos de casa... Momentos para no olvidar.

Un viaje: Mis planes eran pasar un fin de semana con mi chico en un spa. Este fin de semana pasado, precisamente. Y aunque hace mucho que no me muevo de casa, por economía y circunstancias, no me quejo por haber tenido que cancelarlo. A principios de mes hice una visita relámpago a Palencia y Valladolid, a ver a mi madre y a ver a una amiga. Ese ha sido mi viaje del mes.

Una cosa: Me hice por fin ese tatuaje con el que llevo años dando la lata por aquí, de manera cíclica. Tenía muchas ganas desde hace mucho tiempo de hacerlo y por fin me decidí. Y me encanta el resultado. Por cierto, haré un par de fotos y os lo enseñaré en estos días. 

Una persona: Creo que este mes es el de las personas que cuidan. Supongo que está todo dicho. Mi pareja es una de esas personas que cuidan y eso hace que me sienta orgullosa.


Un libro: El libro que más me ha gustado este mes ha sido este. Aún tengo que hablar de él por aquí.


No soy capaz de elegir este mes una canción o una película, y no será porque he escuchado poca música o visto pocas pelis, sino porque hoy me he despertado con que me han cambiado el manejo de blogger y estoy un poco perdida. Hasta que no me haga a ello, no soy capaz de nada. Jajaja. Inútil que es una.

Bueno, eso ha sido marzo. Solo espero que abril traiga novedades de las buenas a todo el mundo.