domingo, 23 de julio de 2017

Esta semana 28

Esta semana, en unas horas, termina el viaje de estudios de mi hijo mayor. Le he echado muchísimo de menos, pero también he aprendido mucho de él, de lo bien que lo ha llevado, de lo mayor que se ha vuelto, de las experiencias que me ha ido contando, y espero que ahora, cuando vuelva, me cuente más cosas.



Esta semana ha sido la típica semana de verano de piscina, amigos a dormir con el peque, peque durmiendo en casa de amigos... Es lo propio de esta época.




Esta semana ha estado con nosotros mi madre, algo que siempre está bien, pero que cuando pasan unos días empieza ser una lucha conmigo misma y un ejercicio enorme de paciencia para no discutir con ella. Aunque lo estoy llevando mejor de lo que pensaba.

Esta semana tenía que haber terminado, por fin, la clasificación y organización de todos los libros de la casa. Pero no ha sido así, aunque me queda poco. Es que empiezo siempre todas las empresas con ganas y luego me voy desinflando. Pero la semana que viene lo retomo, porque me queda para un par de días, no más.




Esta semana vinieron alumnos y ex-alumnos a una especie de congreso de manga y videojuegos y salí con ellos un rato a verlo. Me lo pasé muy bien y además recordé por qué me gusta tanto mi trabajo y por qué me gustan tanto mis alumnos.




Esta semana he estado muy tranquila. No me había dado cuenta hasta que no me he sentado aquí a pensarlo. Han sido unos días de lectura, paseos, escuchar a mi hijo tocar la viola, piscina, más paseos, más lectura... No he hecho nada, pero he estado tranquila, sin preocupaciones. Y eso ya es mucho.

¿Qué tal vuestra semanita?

2 comentarios:

  1. Si, claro que es mucho!! que buena semana!
    La mia ha estado bastante ajetreada con trabajo. Por estas latitudes no estamos con vacaciones. Bah, hay un corte en los colegios por vacaciones de invierno, pero no quiere decir que en los trabajos también. Tuve viaje laboral y varias reuniones, asi que la terminé agotada.
    Espero que esta sea mas tranquila.
    El fin de semana saqué fotos y tuve que comprarme una computadora nueva porque mi notebook se rompió. Acostumbrándome entonces al nuevo chiche. No estaba en los planes hacer ese gasto pero ya está.
    beso

    ResponderEliminar
  2. Esas semanas sí que son gustosas. Yo convencí a mi madre para venir a donde vivimos. Me di cuenta de lo realemte mal que está y me sentí culpable por haberme venido a vivir tan lejos... y en esas sigo ¡ah! y planeando alguna escapada, que eso siempre es bien

    ResponderEliminar

Cuéntame...