Ir al contenido principal

Paper girls

Vi ese cómic por primera vez en un blog de críticas de novelas gráficas, mangas y demás, y me llamó mucho la atención.



Título: Paper girls.
Autor: Brian K. Vaughan y Cliff Chiang.
Editorial: Planeta cómic.

Lo puse en mi lista de deseos de amazon, esperando el momento de acabar otros libros que tenía pedidos y sin leer. Pero unas chicas estupendas se adelantaron y me lo regalaron por mi cumpleaños. Nada menos que todos los tomos publicados, y los que están sin publicar también, que me han ido llegando (al menos el diez y el once; el resto los tengo ya pedidos para septiembre).



Se trata de una historia un poco loca y que parte de la nostalgia de los años ochenta. Unas chicas, apenas unas niñas de doce años, son repartidoras de periódicos en una madrugada de Halloween. Y a partir de ahí surgen unos personajes que no quiero desvelar pero que parecen extraterrestres o viajeros en el tiempo o algo similar.



Además, plantea el eterno problema generacional: los adultos frente a los jóvenes, la innovación frente a la tradición, lo nuevo y lo antiguo.



Cada tomo, muy breve, termina con un sorpresa que te deja con ganas de volar al siguiente. Pero yo me lo he tomado con calma y estos días, cada noche, antes de dormir, he leído uno. Con lo que me ha durado once días.



Se trata de una serie abierta, que en inglés llega por el número quince, pero en nuestro idioma solo hay diez publicados y lo van haciendo poco a poco.

Son unos cómics preciosos, y el dibujo me ha parecido alucinante. Tanto que, a pesar de no irme mucho la fantasía épica y la ficción de ese tipo, voy a comprarme el primer volumen de Saga, la obra más conocida de este autor, a ver qué tal. Lo haré cuando desahogue un poco el montón de libros de mi mesilla.


Comentarios

  1. No sabes lo que me gusta que sigan publicando con esta frecuencia también en verano. Adoro leerte 😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa. A mí me gusta y me entretiene así que sigo por aquí aunque haya menos gente.

      Besos.

      Eliminar
  2. Se me antojaron cuando los vi, pero prefiero esperar que estén todos en castellano, a ver si me da el ansia y me quedo a medias. Y eso me enfada más que un final trágido :P

    Me alegra que te hayan gustado. No te imaginas lo que nos costó entrar en tu Amazon para consultar tu lista de deseos, jajajaja.

    ResponderEliminar
  3. El otro día lo vi en la tienda de cómics, pero era tan finito que volví a dejarlo.
    Supongo que lo leeré si los publican en un tomo todos juntos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He visto por Amazon que tienen un par de tomos recopilatorio, pero como todavía no está terminada, no sé. Supongo que sí lo reeditarán más adelante.

      Besos.

      Eliminar
  4. Ay, sabes que eso en principio no me llama, quizá a mi hijo si. Oye, me estoy acordando de Death Book. ¿A partir de qué edad? Es que está empeñado en verlo (prefiero en todo caso que lo lea primero), y yo le digo que no es para su edad, pero claro, ya hay amigos que lo han visto. Dime porfa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi hijo pequeño lo ha visto y es más peque que el tuyo, pero no sé...

      Besos.

      Eliminar
  5. esta vez sí acerté con mi pronóstico de que te iba a gustar ;-)
    bs

    ResponderEliminar
  6. Estas lecturas me parecen geniales hasta para intercalar entre otras. Me alegro mucho de que me abras nuevos horizontes en lecturas tan desconocidas para mí. Un besico

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…