miércoles, 22 de febrero de 2017

Amaneceres

En este curso, la vida me está regalando amaneceres.



En los últimos años había viajado siempre hacia el oeste, y veía muchos días amanecer por el espejo retrovisor del coche. Pero este curso viajo hacia el amanecer, que se presenta ante mí cada día diferente.

A veces amanece entre nubes.



Algunos días, como ayer, era casi blanco, sin tonos rosa, ni rojos, ni naranjas, un amanecer de un día soleado y espléndido.



Otras veces han sido casi violetas.



O rojos.




Anaranjados.




Muchos días me apetece bajar y hacer una foto, pero las prisas, la autovía,... y nunca lo hago.



Y pienso que es estupendo ver amanecer (a pesar del madrugón) porque el día se presenta ante ti limpio, sin que nada aún lo haya estropeado, y por un momento, todo depende de ti. Puedes empezar con ganas, sintiendo que lo que estás haciendo tiene sentido para tu vida y para los demás, o puedes quejarte de cómo los primeros rayos de sol te molestan a los ojos.





10 comentarios:

  1. Para mí sería un chute de energía empezar con esa imagen todos los días. Las fotos preciosas!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Adoro los amaneceres. Son espectaculares. Y cada día es único.
    Últimamente me tienen casi obsesionada. Desde hace unos meses salgo a caminar varios días a la semana, a las 9 de la noche, después del trabajo. Pero los sábados, como entro a trabajar más tarde, aprovecho y voy a primera hora, justo cuando aún es de noche y puedo disfrutar del amanecer por el camino. Es alucinante. Al principio le sacaba siempre fotos con el móvil. Y hasta conseguí que mi hija madrugase un sábado para ver amanecer.
    Son esos placeres de la vida, gratis y gratificantes.
    Si los disfrutas cada día este año, has tenido suerte.
    Por cierto... unas fotos preciosas las que has puesto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también. Y no saco fotos porque conduzco, pero me encanta ver cómo se va haciendo de día a medida que avanzo por la carretera, con un poco de música.

      Besos.

      Eliminar
  3. Bella reflexión.
    Y preciosas fotos.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Esas pequeñas cosas que hacen grande la vida. Disfrútalos :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso creo, e intento disfrutarlo, porque podría sufrirlo pero no merece la pena.

      Besos.

      Eliminar
  5. Bueno, es que lo de madrugar y yo, así por gusto, no cuadra mucho. Pero cuando por obligación tengo que estar en la calle a esas horas... Si, me pongo tonta, y tengo montones de fotos hechas. También de los atardeceres, esos colores imposibles son preciosos.
    Con lo del retrovisor me has recordado al verano. Por la tarde, cuando volvemos de la piscina, vamos hacia el oeste, y me encanta ver cómo hacia delante todavía es de día, y por el retrovisor se va haciendo de noche.
    ¿Estamos sensibles hoy o qué? Jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. A mí no me importa madrugar.

      -besos.

      Eliminar
  6. Yo prefiero los anocheceres. Aunque teniendo en cuenta que cuando vengo al trabajo es de noche, no me importaría ver amanecer, jajajaja.

    ResponderEliminar

Cuéntame...