Ir al contenido principal

Berlín II. El ¿hotel?

Cuando llegamos adonde se suponia aue estaba el hotel, no se veia hotel por ninguna parte. Ni siquiera un cartel que lo atestiguara. Si te acercabas mucho, había una placa con el nombre de dicho hotel, tipo la placa de un abogado o un médico, en un portal aún resacoso de cascos de botellas y estragos de una noche de juerga.

La recepción, en la tercera planta.

El único ascensor, tamaño caja de cerillas.

Vía

Un amable señor con gorra nos colocó las maletas en el ascensor (las fue tirando dentro, más bien) y nos indicó que subiéramos andando.

A la tercera remesa de maletas, el ascensor se quedó atascado y así estuvo más de una hora, hasta que el de la gorra, sudoroso y triunfante, nos abrió la puerta del mismo en la tercera planta.

- Este tío es el puto amo del tetris.

Perfecta definición de uno de mis alumnos.

Las maletas no salían porque estaban encajadas de tal manera que era imposible tirar de ellas.

Cuando conseguimos entrar todos, los reunimos y leemos las normas del hotel (que había pasado a la categoría de albergue ruinoso en cero coma)

Vía.
Prohibido subir alcohol. Ni una reacción.

Prohibido comer en las habitaciones. Protestas.

Prohibido tirarse por las ventanas. Risas.

- Si me dan un piso alto, ésta me la salto, profe. Más risas.

Prohibido entrar y salir después de las diez de la noche, o hacer ruido después de esa hora. Protestas, gritos, enfados...

Está prohibido que el agua del baño salga por la puerta de las habitaciones hacia el pasillo. ¿¿¿¿??????

- Pero qué hacen estos tíos con el agua...

Reparto de habitaciones. Venían avisados de casa. No hay habitaciones mixtas. Las hay de chicos y de chicas. Más protestas, aunque ya sólo por protestar.

Las habitaciones son de ocho y de diez. Aquí no hay protestas, cuantos más mejor. Encantados de la vida. (salvo, y esto lo contaré más adelante, las parejas que ya venían emparejadas de casa...)

Nos los repartieron en dos pisos diferentes. Muy mal. Y a los profes también en esos dos pisos. Menos mal.

Las habitaciones.

Uf.

Tenian un número determinado de éstas.

Un par de éstas.
Y un baño con lavabo, wc y sin plato de ducha, con un sumidero que no tragaba nada de nada y que en cuanto dos o tres se duchaban, el agua salía irremediablemente por la puerta del baño hacia la habitación.

Continuará...

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que es muy frecuente encontrarse con sospresas de este tipo cuando viajas lejos y no has visto nunca antes el hotel más que en fotos medio trucadas. Mi fin de curso de la ESO fue a Mallorca y fue una locura, en vez de con profesores (que optaron por no organizar más viajes de fin de curso), fuimos con monitores contratados para la ocasión que no nos hicieron ningún caso, ergo pudimos hacer lo que quisimos... y con esa edad ya ves tú: probar el alcohol, salir por la noche a escondidas a bañarnos en la playa, cambiarnos de habitaciones cuando queríamos, etc. Muy poca responsabilidad.

    Impaciente por saber qué paso el resto del viaje! Me encantan las ocurrencias de tus alumnos jajaja lo del tetris ha sido buenísimo.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues ya te contaré las que liaron los míos...

      Besos.

      Eliminar
  3. Pues menos mal que lo que se quedó atrapado en el ascensor fueron las maletas y no vosotros...
    Ahora sabrás por qué los alemanes vienen en masa a España y las Baleares... su idea de relación calidad-precio, digamos..., no se parece mucho a la nuestra. Y esto también es flagrante en Francia y Reino Unido: hoteles de terror con precios todavía más terroríficos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, conozco hoteles franceses y también hoteles y albergues en Inglaterra, pero com este lugar no había visto otro sitio igual de cutre en mi vida.

      Besos.

      Eliminar
  4. El hotel en el que estuve en Praga, el hotel Dumm, era horripilante. Tenían las habitaciones la distribución de casas soviéticas y la bañera, poco más y hay que subir en ella con escalera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto era viajo y asqueroso pero a nuestros alumnos les daba prácticamente igual, si te soy sincera.

      Besos.

      Eliminar
  5. Madre mia qué odisea. Ciertamente cuando eres más joven, que el hotel sea lo peor te da igual...lo importante es desmelenarte. Yo ahora pienso en hoteles en los que he estado y es que me dan escalofríos, pero en su momento eran perfectos. Besos

    ResponderEliminar
  6. Madre de dios!!!que viajecito y no ha hecho mas que empezar.aunque seguro que ellos se lo pàsaron genial
    bsss
    cosicasdenuestravida

    ResponderEliminar
  7. Me tienes enganchada con el viaje de estudios! Jajaja
    Con decirte, que cuando yo fui a Italia con el instituto, uno de los hoteles, que no se me olvidará nunca, era de chinos, paredes de papel, que escuchabas todo lo de al lado, suelo que debía ser finisimo no se como aguantaba eso, y el baño... ay el baño... que podias ducharte, lavarte los dientes y hacer pis en el mismo sitio vamos, pa que me entiendas! To uno encima de otro! En fin.. jajaja yo creo que los viajes de estudios siempre están llenos de cosas así, experiencias!

    Un besín!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Dark, nuestra última serie del año

En estos días de vacaciones hemos estado viendo películas, sobre todo películas ya vistas, y algunas un poco más nuevas. Pero antes de eso, en unos días vimos esta serie.



Dark es una serie alemana de misterio o... no sé muy bien cómo clasificarla. Algunos la comparan con Stranger Things aunque no creo que se parezcan en nada, ni en el argumento, ni en el tono, ni en los personajes...

El caso es que mi hijo mayor y su afán por los idiomas estaba buscando una serie en alemán para practicar y mejorar su nivel. Investigando un poco, di con esta serie en Netflix, y después de que él empezara a verla, nos recomendó que la viéramos el resto de la familia. Y eso hemos hecho en estos días de vacaciones.

No se trata de una serie fácil, y para nosotros la mayor dificultad ha estado en saber quién es quién. Creo, por supuesto, que en eso se basa la serie, en que estés bastante despistada con los personajes de principio a fin.


Nos ha gustado mucho. Y la recomiendo mucho, también. Por si no lo tené…

12 pequeños cambios

Para este año, desde algunos blogs que sigo y que me parecen bastante interesantes (Tres pompones, En tierra remota y El tiempo de la marmota) han iniciado un proyecto que se llama #12pequeñoscambios y que me parece que se ajusta mucho a lo que llevo dando vueltas ya un tiempo: llevar una vida más sencilla y vivir con menos.

Este mes el tema es:

Minimalismo
Se trata simplemente de reflexionar un poco sobre el asunto y hacer algún pequeño cambio en tu hogar relativo a este tema.


Yo llevo ya un par de años muy conciencia con lo de limpiar y reciclar en casa, con el tema de no acumular y también con el de ser más organizada. No soy minimalista, esa es la verdad, pero intento mejorar en ese sentido y debo decir que para eso me ayudó mucho el método de la Kondo.


Hace ya tiempo que organicé mis cajones y los de mis hijos con el método de esta señora y suelen estar organizados siempre. A veces no lo están, porque voy con prisa y meto las cosas de cualquier manera, sobre todo en los míos, pero…