Ir al contenido principal

Berlín III. Un primer vistazo

Cuando por fin conseguimos asentarnos y algunos darnos una ducha, salimos a dar el primer paseo por Berlín. El profe-organizador (desde este instante conocido como el soviético) ya había ido a sacar los bonos del metro para los cinco días y los repartió, junto con un plano y la siguiente afirmación.

- Llevadlo siempre con vosotros. El que lo pierda, que ni se acerque a mí a contármelo.

Nos llevó hasta el centro, donde los chavales vieron una zona de restaurantes y tiendas que les gustó un montón y la mayoría probamos a cenar el curry wurst.

Vía.


La mayoría de ellos aprovecharon para entrar en locales que no ven habitualmente más que en la televisión o en el cine, como el Starbucks o el Hard Rock Café.

Estábamos todos agotados, así que quedamos a una hora prudencial para volver al hotel.

Aun así, algunos de bachillerato tenían buscada una discoteca para ir, aprovechando que era noche de sábado.

Vía.


Mis compañeros profes se acostaron, pero yo (que soy muy pesada) no podía hacerlo sin pasar por todas las habitaciones, ver lo que estaban haciendo, quienes estaban y quienes se habían ido.

En la mayoría de las habitaciones había grupillos hablando, riendo, disfrutando de pasar la noche juntos y tan lejos de casa, pero también cansados.

Al bajar a recepción me encontré con un grupo de chavales capitaneado por J. Me habían advertido de J. desde casa. No lo conocía más que de vista pero todos coincidían en que iba a dar guerra. Los chicos iban de punta en blanco, lavados, peinados y oliendo a colonia a un kilómetro de distancia.

- ¿Vais a salir?

J. no sabe por dónde le viene porque no me conoce.

- Mmmmmmm.... no.

- Si vais a salir, tenéis que ser responsables. desayunamos a las ocho, y hay que estar levantados, duchados y preparados para esa hora.

- No te preocupes, profe, salimos pero yo te los traigo.

- Te dejo de encargado. ¿Cuántos te llevas?

- Ocho. Y te traigo a los ocho sanos y salvos y a tiempo de desayunar.

- Confío en ti, J.

Me mira asombrado. Ni siquiera podía imaginar que conociera su nombre.

Bien, entre unas cosas y otras me dan las tres de la mañana. A las cuatro mi compañera de habitación me avisa amablemente de que ya ha amanecido. Entra una luz cegadora en la habitación y no consigo volver a dormir. A las seis  y media llaman a la puerta.

Vía.


Toc toc toc

- ¿Ro?

Salgo a abrir, con mi pijama de Barrio Sésamo.



- Mira, profe. Ocho. Ya los tengo de vuelta. Nos da tiempo a ducharnos a todos y bajar como nuevos.

- Muy bien, J.

- Además he traído a otro grupo que se había perdido y llevaban un rato dando vueltas por el metro.

- Así se hace, J.

Resultados del primer día: cansancio por el viaje, nervios, una hora de sueño aproximadamente. Y es la hora de ducharse y bajar al desayuno.

Continuará...




Comentarios

  1. Ro, me encanta! parece que el viaje no fue del todo mal. A ver que va sucediendo. Estoy deseando leer más

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenoooooo... Cuando termine me lo cuentas. Me quedan cinco días...

      Besos.

      Eliminar
  2. jajjajaja... a veces los matarías... pero son geniales a esa edad... tienen un mooooorro!!!

    Descansa esta semana que te lo has ganado, Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son del todo geniales. Me han dejado matada en este viaje, pero son estupendos

      Eliminar
  3. Eres una crack!!
    Buena táctica con J.!!!
    Besos,Ro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que esa táctica no suele fallar.

      Besos.

      Eliminar
  4. Se ve que estas "vacaciones" son de las de tener que descansar después de volver... Danos más!! ;)
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía me estoy recuperando... Y mañana hace una semana que volvimos... No te digo más.

      Besos.

      Eliminar
  5. jajajaja ains pobre xDD
    Ya veo lo que está dando de sí el viaje. Me ha gustado leerlo todo y lo que aún queda!
    Menos mal que volvieron todos a tiempo y no se perdió ninguno xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, eso fue el primer día. Queda más.

      besos.

      Eliminar
  6. De momento muy organizaicos los llevas....A ver qué tal siguen
    bsss
    cosicasdenuestravida

    ResponderEliminar
  7. El momento Penny de J me ha encantao!!! Y la táctica de "confío en tí" dió muy bueno frutos. Hasta se hizo responsable de un grupo de perdíos de la vida por el metro de Berlín.

    ResponderEliminar
  8. Jajajaja, mira que majete J, que te trae "alumnos de más" jajaja.
    En mi viaje hubo un profe que se puso a hacer lo msimo que tú, lo de puerta por puerta, pero no en plan colegueo precisamente...
    Ale, voy a la siguiente entrada, a ver que tal va el rebaño!! jajaja

    Un besín!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…