Ir al contenido principal

El fútbol

O de cómo acabar en un baño de alumnos con tres gigantes en paños menores.

Esto es un asunto muy serio. Para mis chicos, al menos, lo es.

Las dos últimas semanas organizaron un campeonato de fútbol sala en el centro. Cada clase forma su equipo y sus estrategias.

Vía.


En contra de lo que podáis pensar, hay muchos equipos mixtos, sobre todo en primero y segundo, donde las chicas son más grandes que los chicos y algunas juegan bastante bien. O al menos eso dicen, porque no tengo ni idea del tema.

Gran expectación por todas partes.

Las tres primeras horas de clase, especialmente la tercera, nervios y notitas entre los alumnos con las estrategias del partido.

En el recreo, el partido.

De toda la liga, sólo he presenciado dos partidos, porque me tocaba cuidar el patio. Y han sido suficientes.

El primero, protagonizado por mis alumnos, los de mi tutoría de tercero, contra los de primero de la ESO. Todos los de primero menos uno les llegaban a los míos a la cintura, más o menos. Y es que de doce años a quince hay una enooooooorme diferencia. Les dieron una paliza a los pobres pequeños... Pero tengo que decir a su favor que no abusaron...demasiado.



Y así, llegaron a la final, los míos y los de primero de bachillerato.

Cuando salí al patio, cinco minutos después del toque de timbre, la cosa ya estaba caliente.

No sé si el calentón venía de antes, que creo que sí, el caso es que llovieron insultos, patadas, agarrones, cabreos, zancadillas, caídas. Cada pocos segundos había alguno por el suelo.

Resultados:

- Búsqueda desesperada del botiquín.

- Todos al baño a curarnos.

- Profesora curando a tres gigantes de heridas en brazos, piernas y costados producidas por roces con el suelo de cemento.

- Los tres gigantes despelotados pensando que aquello era un... ¿vestuario?

- Un intento (creo que conseguido) de aplacar los ánimos de los tres gigantes.

- Comprobación, muy a mi pesar, del hecho de que no hay un solo alumno de quince años que no se depile todo, todo y todo.

- Muchas, muchas risas. Pero muchas, muchas. Hacía tiempo que no me reía tanto.

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Es que hay días que me pregunto qué haría yo si no me dedicara a esto. Mi vida sería mucho más triste.

      Besos.

      Eliminar
  2. ¿¿En serio que se depilaaaaaaaan? Por favor... que mis sobrinos tienen doce, no me digas que les tengo que regalar unos bonos de fotodepilación para sus próximos cumpleaños... ajajajjaajaa :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo aseguro. Se depilan. En la pelu, sus madres o ellos mismos. Eso me estuvieron contando. Jajajaja.

      Besos.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Brutal el despelote... jajajajaj

    No me extraña que ya se depilen, a estas edades ya están bastante iniciados en el sexo (que no es lo mismo que tener idea de ello...), no querrán asustar a las damiselas... Y las chicas comienzan a depilarse mucho antes por cuestiones estéticas.

    Me alegro de que te hayas reído tanto, es lo que necesitamos cada día. Una pena que los buenísimos momentos ocurran tan de vez en cuando... ojalá nos tomáramos la vida de otra manera, en la que el centro de la misma no fuera el trabajo, el dinero... y disfrutar fuera nuestro principal objetivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intento sacar los buenos momentos de cada día, en mi trabajo es importante hacerlo así. Pero a veces no se puede...

      Besos.

      Eliminar
  5. Te he descubierto esta mañana yendo de un blog a otro, y llevo medio blog leído del tirón.
    Yo también soy docente, en este momento de baja (salí anteayer del hospital) y con dos hijos de 13 y 10 años, así que me suena casi todo lo que cuentas. Ah, mis hijos también estudian música, violín y trompeta, respectivamente, aunque sobre todo la mayor le dedica más tiempo al piano (que efectivamente ocupa medio salón) que al resto de asignaturas del instituto y el conservatorio juntas.
    Me estoy bajado ya algunas de las pelis que recomiendas. Tienen muy buena pinta.
    Te seguiré leyendo, que me has transmitido muy buen rollo. Ánimo con los alumnos y con ese viaje de fin de curso pendiente.

    Maribel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado lo que has leído. Gracias.

      BEsos.

      Eliminar
  6. Si es que la vida de maestra da para escribir muchos libros...

    ResponderEliminar
  7. Ay querida que momentazo... los tiempos cambian, y las modas pues eso, son modas. Yo particularmente estoy a favor... de las modas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No cuento detalles, pero el momentazo fue cuando me di cuenta de que uno se había depilado las piernas hasta donde le llegaba el pantalón corto y un poquito más, y allí, en calzoncillos, tenía las piernas hasta la mitad del muslo como el culito de un bebé y de ahí para arriba llenitas de pelos... Jajaja. Lo que me he reído, nena.

      Besos.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Pues todo lo que imagines y más. Qué risa hemos pasado los cuatro!!!

      BEsos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…