lunes, 25 de junio de 2018

Profesional

Llevamos unos días ya con el cachondeo, llamando a mi peque "pofesional". Y esto se debe a que, por fin, ha aprobado la prueba de acceso a las enseñanzas profesionales de música. Y digo por fin porque este curso se nos ha hecho muy muy largo.



No ha tenido una buena profesora, y eso en música, cuando las enseñanzas son individuales, de profe a alumno, hace que las cosas sean complicadas. Ella se lo tomó con calma hasta Semana Santa: no sabían el programa que tenían que preparar para la prueba, ni cómo iba a ser, ni nada de nada. Y en Semana Santa, a unos días del examen trimestral, nos mandó las partituras por correo electrónico sin más explicaciones. Y el niño suspendió el trimestre. Creo que lo hizo bastante mal porque no lo llevaba preparado, no digo que no se mereciera el suspenso, pero lo peor es echar balones fuera y decirme que es que no ha trabajado lo suficiente. A partir de entonces confiamos en nuestro instinto y en el profe de la Escuela municipal de música a la que va desde muy pequeño, y se preparó más que nada por su cuenta.



Ha trabajado muchísimo, un mínimo de una hora diaria y dos los fines de semana. Se ha entregado a la música como no le había visto hacerlo hasta ahora, y me encanta que al final todo este trabajo haya visto resultado.

Lo cierto es que, sobre todo al final, le ha quitado mucho tiempo para las cosas del instituto y ha bajado las notas del último trimestre, pero lo damos todo por bien empleado al verle tan feliz, y con ganas de empezar una nueva etapa en sus estudios musicales, que para él son tan importantes.



Para los que, como yo, no sepáis nada del sistema de enseñanza de la música en conservatorios, os diré que existen tres niveles: elemental, profesional y superior. Elemental consta de cuatro años, profesional de seis, y el superior (que ya es un grado como cualquier otra carrera), son otros cuatro o cinco (no estoy segura).

Para acceder de uno de los niveles a otro, aparte de aprobar cada curso, hay que presentarse a una prueba como si fueras un alumno externo al conservatorio. En este caso, había que aprobar cuarto y presentarse a la prueba, evaluada por un tribunal, que consta de dos partes: una de lenguaje musical y otra de instrumento. La primera son cuatro exámenes de música: teoría, ritmo, entonación y dictado. Y luego con el instrumento tenían que llevar un programa de ocho piezas de una determinada dificultad y tocar las que te pida el tribunal. Para ello es aconsejable (no dicen que sea obligatorio pero todos lo hacen) ir acompañado de un pianista.



Bueno, todo esto os lo explico por si estáis tan perdidos como yo en este asunto.

Lo mejor de todo es que ahora no tiene la presión de una prueba el año que viene; ya tendrá la presión de pasar el curso, y de pasar el curso del instituto, pero no la de un examen a mayores, en pleno mes de junio, que nos ha tenido de cabeza durante meses.

Y lo mejor de todo también es que, aunque mi hijo no es nada expresivo, se le ve feliz y orgulloso, quiere ya que le compre sus camisas negras (los profesionales van de negro, los pequeños van de blanco) y quiere ponerse con partituras nuevas enseguida. Está muy motivado, y feliz con lo que le gusta. ¿Qué más puedo pedir?

27 comentarios:

  1. Y yo que ya me imagino de estreno en el Liceo, en el teatro de la Maestranza y/o en el Albert Hall (porque haremos una tourné, no?).

    Me alegro millones por el pequeño gran profesional y por el paciente trío que tiene a su vera :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si algún día estrena en algún sitio así de este tipo, allí estaremos las kiwis para apoyarle.

      jajaja

      Eliminar
  2. ¡Qué bien, Ro! Me alegro un montón. Es genial que haya visto recompensados tanto ilusión y esfuerzo invertidos. Ahora a disfrutar del verano todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos muy contentos. Muchísimo.

      Besos.

      Eliminar
  3. Me alegro muchísimo, os lo merecéis.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también siento que nos lo merecíamos.

      Besos.

      Eliminar
  4. Olé por tu niño. Enhorabuena. Me alegro mucho, Ro. Por él y por ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Nos lo merecíamos. Sobre todo él.

      Besos.

      Eliminar
  5. Qué alegría más grande ver cómo crece en distintos aspectos y es feliz con algo que le apasiona! *-*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está creciendo demasiado y esto no puede ser...

      BEsos.

      Eliminar
  6. Enhorabuena a tu peque!!!

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué alegría, Rosana! No cabe duda de que cuando algo gusta mucho y se está motivado todo es diferente. Enhorabuena a tu niño :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, esto le motiva y otras cosas no, aunque este año ha mejorado bastante en muchos aspectos. Salir del colegio le ha venido genial.

      Besos.

      Eliminar
  8. Me alegro un montón!!! Es genial que algo te apasione tanto y lo saques adelante (no sin esfuerzo, eso también...por parte de todos)...al final verlo tan feliz debe ser la mejor recompensa ;) ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho esfuerzo, pero ha valido la pena.

      Besos.

      Eliminar
  9. Dale la enhorabuena al pequeño virtuoso de mi parte. Es una maravilla que algo que empezó sin más pretensiones se haya convertido en la pasión de tu niño, que le haya dado disciplina, ganas de dedicarse seriamente a algo... En fin, he tratado con niños de conservatorio y son seres de otro mundo, la verdad, los admiro muchísimo.

    Qué maravilla :D Enhorabuena, Ro :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son seres de otro mundo, para lo bueno y para lo malo... jajaja.

      Besos.

      Eliminar
  10. ¡Qué alegría y qué orgullo! Pobre, se merece que las cosas le salgan así de bien, ¿no? Una de las compañeras de mi hija, que ha terminado la selectividad, quiere dedicarse a la música profesionalmente, y lo que quiere es ser directora de orquesta. Quizá el futuro de tu peque también esté ahí.
    He leído de pasada algo de un viaje soñado. ¿Dónde será?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, creo que ya lo sabéis... lo del viaje. Y sí, el niño se merece que le vayan bien las cosas.

      Besos.

      Eliminar
  11. Felicidades a todos, ojalá todos tuviéramos una vocación, es la fuerza que da impulso.

    ResponderEliminar
  12. Solo que sea capaz de dedicarle una hora al día en casa me parece más que meritorio.¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy importante eso, de verdad, y más aún con todos sus problemas de atención.

      Besos.

      Eliminar
  13. Me alegro muchísimo!
    Un beso, guapa :)

    ResponderEliminar

Cuéntame...