Ir al contenido principal

Día de la radio

Hoy es el día de la radio. Lo vi ayer en varias publicaciones y hoy también me he despertado con la noticia.


No soy una persona muy aficionada a escuchar la radio, o al menos considero que puedo vivir sin radio. Y lo digo comparada con mi marido, que siempre está con la radio puesta, desde la mañana a la noche. A mí me gusta mucho el silencio, y por eso no suelo tener nada de fondo, ni radio ni televisión.

Peeeeero, y aquí viene lo importante, echo mucho de menos nuestros programas de radio de años anteriores. Para los que no lo sepáis, en mi anterior destino hacíamos un programa de radio semanal recomendando libros: Estírate. Coge un libro.


Ir a la radio a grabar me encantaba, a pesar de la vergüenza. Y también me gustaba llevar a mis alumnos, verles allí, preparar los programas,... todo lo que rodeaba a la radio.

Y lo echo mucho de menos. Además, en mi destino actual no hay una radio local como había allí, y mis alumnos no son los más indicados para hacer un programa. Me he planteado incluso la idea de hacer podcast relacionados con temas, como proyecto para este año. Pero no lo he visto lo suficientemente claro. Porque, además, supone alguna pequeña inversión para que el sonido no sea una chapuza y no sé si le sacaríamos partido.


En fin, esas son mis penas hoy, día en que aquí en Castilla y León no hay clase, que nos hemos despertado bajo la nieve, que tengo intención de pasarme el día preparando clases y corrigiendo trabajos...

Y mientras, voy a ponerme alguno de nuestros programas antiguos de radio, para celebrar este día.

Comentarios

  1. Es verdad, me acuerdo de esos post.. Qué proyecto tan chulo para los años de instituto. (Recuerdo muy felices mis años de colegio, los de instituto así así).

    Yo lo he oído en la radio, porque por las mañanas si la suelo oír un ratito. Y luego en casa depende, hay veces que tengo música a todo trapo (ya sea la radio o spotify) y momentos de silencio absoluto (tanto como dejen los vecinos, que ya se sabe como son los muros de finos, jejeje).

    Disfruta del día libre Ro.

    Un besín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da mucha pena que no recuerdes felices los años de instituto. Para mí sí lo fueron, pero entiendo por qué a mucha gente no le parecen así.

      Besos.

      Eliminar
  2. Yo tampoco escucho mucho la radio, pero me encanta que siga existiendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Es un medio muy cercano y eso es muy bueno en estos tiempos, por eso quizá la prensa escrita en papel está en crisis y la radio sigue adelante.

      BEsos.

      Eliminar
  3. Pues mi macho es como el tuyo, la radio a todas horas. Hay veces que en el despacho él pone la radio y yo música. Y tan felices nosotros con nuestros ruidos.

    Lo del programa de radio es divertido. Aún recuerdo el trauma que pillé cuando hice uno en el cole y me oí la voz, jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oírse la voz es para todos algo sorprendente y puede que traumático, pero luego llegas a acostumbrarte.

      besos.

      Eliminar
  4. en algún momento la escuché por la música... si acaso también escuchaba algo en mis trayectos porque taxistas y microbuseros tienen la radio a tope, pero no soy de radio... aunque luego me tocara ir a hablar en varias ocasiones! tampoco me acostumbro a los podcasts y soy poco de youtube! ^^

    el sr torres tiene el audífono puesto casi todo el día o.o

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…