Ir al contenido principal

Estar solo

El otro día os contaba que una de mis alumnas se cortó con una cuchilla el otro día en clase. Después de darle al asunto mil vueltas, de hablar con ella, con la abuela, novio, madre de novio y demás, después de negarlo y luego reconocerlo (era difícil negar las heridas), terminó reconociéndole a su abuela que su problema es que está sola.


El jueves pasado, llego del recreo, de tomar un café con mis compañeros y relajarme y me encuentro con dos de mis alumnos sentados en clase, cssa uno en su asiento, sin hacer nada, sin mirarse ni conversar, solo procurando que el tiempo pase rápido y que termine den una vez el dichoso recreo. Porque estan solos.



Tengo un alumno que cada día en el recreo va a la cafetería del instituto, no a comprar un bocadillo y correr al recreo, como el resto, sino que se sienta, se pide su coca-cola, su pincho de tortilla, y luego algo dulce, y pasa el recreo masticando. Él dice que tiene hambre, y que es como mejor pasa los recreos. La semana pasado cerraron la cafetería dos días por unos problemas que hubo. A punto estuve de llorar cuando le vi como un alma en pena, vagando con los pasillos, con lágrimas en los ojos y sin nada que hacer ni con quien hacerlo. La cafetería es su refugio y se lo habíamos quitado.

Otros niños tienen ese refugio en la biblioteca: corren con sus libros o sus cuadernos a repasar, o a hacer deberes, pero en realidad temen enfrentarse al patio en soledad.


Estar solo es terrible si no es voluntario. Y estar solo con catorce, quince años, tiene que ser algo espantoso.

Pero lo malo es que siempre va a haber esos casos. Y ¿qué podemos hacer al respecto? Me resulta doloroso ver que la gente no se integra, con nadie, ni siquiera con otra gente que tampoco se integra, un poco como refugio para no estar tan solos. La falta de habilidades sociales siempre ha sido un problema. No es que ahora haya más, no es que ahora haya más de nada, es que, afortunadamente somos más conscientes de lo que hay e intentamos buscar soluciones. Me temo que no consigo encontrarlas. En este caso no veo el camino.

Comentarios

  1. Madre mía me dejas helada, yo he de decir que yo viví algo así de cerca, no tanto porque tenia un pequeño grupito, pero es verdad que a nosotros incluso nos insultaban y todo porque ''eramos distintos''
    el estar solo en el colegio te digo yo que a la larga, es complicado
    y los profesores no hacían nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estar solo en el colegio es el mismo infierno. De verdad que no hago más que intentar ponerme en su lugar y lo pasaría realmente mal.

      Besos.

      Eliminar
  2. Pues no se que se puede hacer si la sociedad es cada vez mas individualista.
    Estos casos siempre los ha habido. Los profesores poco pueden hacer y los padres tampoco mucho.
    Y si ya llevan un movil en la mano pues ni os cuento.
    Pero no quiero ser pesimista hoy. La vida es bella y todo son etapas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podemos hacer mucho. Pero si ves a un chaval con el móvil en la mano, al menos parece que está acompañado. En estos casos ni eso.

      BEsos.

      Eliminar
  3. Yo quiero pensar que el no tener amigos en el colegio no significa que no los tengan fuera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces sucede, pero no es el caso de mis alumnos, ya que algunos en su pueblo no tienen a más personas de su edad, y su único lugar para relacionarse es el instituto. Si ahí falla algo, no hay nada más.

      besos.

      Eliminar
  4. Desde luego es muy triste :((
    Para mí lo peor es que hay niños (y adultos) que no quieren nada, o sea, que no es que estén pasándolo mal por no tener amigos (seguramente ya les llegarán), si no que no tienen nada para entretenerse. No ser capaz de divertirse leyendo, oyendo música, viendo algún tipo de revista... creo que eso es bastante más triste que el hecho de estar solo, y eso no lo podemos solucionar los demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que en algunos parece una elección propia, pero no lo es, es su manera de defenderse ante lo que no saben gestionar.

      BEsos.

      Eliminar
  5. Es terrible no encontrar a nadie con quien compartir los recreos. Lo que esos chicos deberían saber es que eso no sucede siempre y que encontrarán muchas personas con las que congeniarán, que la soledad no es eterna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una situación complicada, porque además no saben gestionar la soledad. Todos nos sentimos solos en determinados momentos, pero hacemos uso de esa soledad. No sé, recuerdo ir a comer sola cuando estaba en la uni. No me gustaba nada, y leía mientras comía (no había móviles), algo no muy aconsejable pero me permitía no sentirme sola, no sé si me explico.

      BEsos.

      Eliminar
  6. La soledad es un mal de nuestro tiempo, hay personas que por motivos diversos tienen dificultades para socializar, observarlo en adolescentes entristece más. No veo mucha solución al problema salvo tratar esas dificultades para entrar en contacto con otras personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy difícil. cuando alguien tiene esa dificultad, para él es muy complicado entrar en esa dinámica.

      Besos.

      Eliminar
  7. Eso en términos psicológicos se llama Indefensión Aprendida. En este video lo explica muy bien https://www.youtube.com/watch?v=-0ySGfEulnY&t=321s Te aconsejo que busques el foco del problema, qué es lo que le hace sentirse sólo, o por qué, y que busquéis ayuda de un profesional (psicólogo)

    ResponderEliminar
  8. Yo tengo fobia social y muchísimas dificultades para relacionarme. Me paso los recreos e clase mirando instagram, facebook o leyendo blogs
    Un beso, guapa :)

    ResponderEliminar
  9. nuestra generación no lo sabrá gestionar porque no hemos crecido con tantas pantallas en las manos! qué difícil O_O

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…