viernes, 13 de noviembre de 2015

Mis ojos

Hace ya casi un año, en enero, empecé a tener problemas en los ojos.

El primer síntoma que tuve y que me llevó al médico fue un puntito negro en el fondo del ojo, puntito negro que hoy no se me ha quitado.



No le di mucha importancia y tardé más de un mes en pedir cita. Cuando fui al oculista, me riñó y me diagnosticó un desgarro en la retina. Me operó de urgencia ese mismo día dándome lo que a mí me parecieron cientos de puntos en el ojo con láser.

Así que ahora, además del puntito negro, veo la cicatriz de la costura que el doctor me hizo. Por eso, mi visión en los últimos tiempos ha empeorado notablemente. Y hay días en que se me hace cuesta arriba, especialmente en los días de mucha claridad, o cuando me siento al ordenador a escribir, con la pantalla en blanco.

Y pienso en mi abuela.



Mi abuela se quedó casi ciega cuando tenía, no sé, unos sesenta años. Tenía algo en un ojo que no podía operarse, y con él casi no veía, y la operaron para quitarle una catarata del otro. La operación salió mal y perdió toda la vista del ojo que tenía mejor, así que a partir de entonces, mi abuela casi se defendió a ciegas. Veía algunas sombras y colores, poco más.

En su casa ella cocinaba, pero tenía que poner la mano sobre la cazuela o la sartén para saber si estaba caliente, y no hizo ninguna reforma en casa, ni cambió ni un mueble de sitio desde entonces.



Durante años, siguió saliendo ella sola a misa los domingos (mi abuelo no fue nunca aficionado a la iglesia) y a la peluquería una vez a la semana, muy cerca de casa. Conocía los caminos, la forma de andar de todos sus hijos, que son unos cuantos, y de sus nietos, que somos muchos más. También nos distinguía por la forma de mover las llaves en la mano de todos nosotros. Mi abuelo se entretenía mucho con la televisión, así que ella conocía las voces de muchos presentadores. Mi abuelo le leía cada día muchas noticias, le hablaba costantemente de lo que salía en el periódico.

Viví con mis abuelos durante dos años y me alucinaba la capacidad de mi abuela de apañarse con ese poquito de vista que le quedó. Siempre la aprecié, pero era algo distante, poco habladora y, hasta que no viví con ella, no me di cuenta de sus dificultades, de su día a día y de su fuerza, una fuerza increíble.

En eso he estado pensando estos días, en que mis ojos ya no son lo que eran. En mi abuela.

32 comentarios:

  1. ¿Ves la cicatriz?, ¿eso es normal?
    Lo de tu abuela me ha dejado alucinada, qué grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo la cicatriz, y dice el médico que es normal. Es que es el ojo... No es que vea un raya, sino, dependiendo de la luz, veo puntitos al fondo del ojo.

      Besos.

      Eliminar
  2. Recuerdos dulces a la par que nostálgicos.
    Pero, no dejes el tema de los ojos, ¿has vuelto al oculista? si no has mejorado, busca una segunda opinión.

    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, he vuelto en dos ocasiones, dice que está todo bien y que puede que con el tiempo vea menos los puntos negros, pero que es normal. Vuelvo ahora en diciembre.

      Besos.

      Eliminar
  3. Mi madre perdió un ojo de pequeña por una enfermedad y cuando hace poco tuvo que operarse del otro por cataratas estuvimos un pelín asustados precisamente por lo que has contado de tu abuela, nos daba miedo que saliera mal y quedara ciega, pero afortunadamente no fue así. Ella siempre nos dice que no descuidemos la visión, y que cuidemos nuestros ojos como se merecen, así que aprovecho para transmitirte el mismo consejo acude al oftalmólogo y que te los revisen y si no te convence compara con otro doctor, que a veces pasa lo que has comentado que no damos importancia a los síntomas y luego el problema es mayor.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá vaya a otro sitio al final, solo por revisar.

      Besos.

      Eliminar
  4. Me ha emocionado la historia de tu abuela. Ánimo con tus ojos y vuelve al oculista, o pide una segunda opinión, pero no lo dejes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Yo tuve un desprendimiento vítreo hace ya 15 años, y aún hoy veo hilillos negros flotando en el ojo, sobre todo cuando hay mucha claridad. Pero ya estoy tan acostumbrada que ni me doy cuenta.

    Con la historia de tu abuela me has recordado a mi bisabuela, que estaba ciega. Yo casi ni la recuerdo, porque murió cuando yo tenía 2 años, pero mi madre me contaba que ella siempre decía que se había quedado ciega de tanto llorar (tuvo una vida muy muy dura...) y siempre me he preguntado si eso podría llegar a ser cierto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la sensación es más o menos esa, pero lo mío no son hilos, como dice la gente, sino más bien moscas.

      Besos.

      Eliminar
  6. No tenía ni idea de que habías tenido que operarte de un ojo!! O_O ... como se ve un puntito en el fondo del ojo?? :O cada vez que mueves el ojo está?? :O
    La abuela de una prima la conocí toda la vida ciega...no ciega completamente, si no como tu abuela...y era increíble como se manejaba...en las dificultades es cuando se saca fuerza de flaqueza que se suele decir, no??

    Oye!! hazme el favor de controlar el tema este de la vista y los ojos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, fue en enero, o febrero, y lo pasé bastante mal.

      Besos.

      Eliminar
  7. Me has convencido para que yo, que soy poco asidua a las gafas (pasan meses enteros dentro del bolso), me las ponga cuando las necesite, especialmente en letras pequeñas o números, que lío 6 y 8 ;-)

    ¡Cuídate los ojos, Ro! un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También soy miope, pero eso ya lo tengo asumido.

      Besos.

      Eliminar
  8. Me has recordado a mi abuela, también se quedó casi sin vista (por algo inoperable :S) y también recuerdo haberme quedado sorprendida cuando la veía cocinar sabiendo que casi todo lo hacía al tacto.
    Cuídate la vista, vuelve al médico las veces que haga falta.
    Besitoss

    ResponderEliminar
  9. Tu abuela, mujer fuerte eh.? Si te vale de algo yo llevo con gafas y siendo medio cegata, jeje, dsd los 9 años, ayer hablaba de eso en clase xq justo estabamos unos cuantos con gafas. Les dije que mi sueño era abrir los ojos un día y ver bien. Es algo que deberían apreciar los que ven bien. Cuidate. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente, veo bastante bien sin gafas. Tengo tan solo una dioptría, así que no está mal la cosa, por esa parte.

      besos.

      Eliminar
  10. No me cansaré de recomendarlos. Vete a los Vega en Oviedo. Tu abuela es amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, si los tenemos ahí mismo y todo el mundo habla bien de ellos.

      besos.

      Eliminar
  11. En mi casa, por parte de mi padre, tenemos malos antecedentes. Cuando yo era pequeña la vista de mi padre era tan mala que estaba prácticamente ciego. Luego se operó con láser, y al principio bien, pero luego, las dos retinas a tomar por saco. Desde entonces lleva mi padre batallando con su vista. Ahora parece que estamos mejorando (le han operado de cataratas, de los dos ojos, en pocos meses).

    A mí lo de los ojos me da mucho, mucho miedo :/

    Supongo que habrás vuelto al oculista para que te revisen y esas cosas, ¿no?

    Besitos.

    Pd: Qué mujer, tu abuela...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también, lo de los ojos es de esas cosas que me dan mucho miedo.

      Besos.

      Eliminar
  12. Jo...que faena lo de tu retina. Es jodido pero es así eh? Una cicatriz es una cicatriz y con el paso del tiempo la notarás menos y además tu cerebro aprenderá a no "verla" Lo que sí es importante es que hayas visto mejoría de enero a hoy, espero que sea así.
    Vaya la historia de tu abuela, que vidas por dios!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Esa generación era muy dura pero con muy buen fondo.
    Y tú no te operarás de cataratas hasta dentro de cuarenta años y para entonces apenas habrá errores.

    ResponderEliminar
  14. Jo, la dichosa vista. Yo no tengo el 100% de visión en un ojo, lo cual me hace que de lejos (de cerca ya tengo gafas), vea bastante regular. No es mucho, pero lo suficiente para no distinguir letras, o el rostro de una persona a más de 5 metros... Yo quedo fatal, y cada x tiempo me agobio, voy a que me revisen, y para mi desgracia siempre lo msimo: solo tienes 0,25, como si no tuvieras nada. Así que yo estaría feliz de ponerme unas gafas y VER.
    Menuda mujer tu abuela. Antes no se quejaban, y había que ver las barbaridades que se sufrían.

    ResponderEliminar
  15. Ya me acuerdo de cuando te operaron del ojo. Me ha impresionado mucho lo de que veas la cicatriz.
    Cuídate la vista Ro, que tú necesitas leer y ver boniteces

    ResponderEliminar
  16. Ro, me dejas helada, porque la vista es mi punto débil desde siempre y mi madre siempre le ha alertado del cuidado que debía tener. Soy una gran miope desde siempre, mi padre está diagnosticado de retinosis pigmentaria y por ello se jubiló anticipadamente. a nosotros nos han hecho estudios genéticos pero parece que no hemos desarrollado el gen.
    Mi padre se maneja bien en su casa, bien en la mía que ya va conociendo pero nos asustamos cuando vemos lo mal que se encuentra en otras ocasiones... Tiene una visión en túnel, la visión periférica es nula, por suerte lo poco que ve de frente lo ve más o menos bien. Es afiliado a la ONCE y debería ir con un bastón pero no... Se va tropezando con muchos obstáculos y no termina de aceptar la realidad... Cuidate la vista por favor. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Espero que te encuentres mucho mejor. No creo que tu abuela fuera distante, es que las relaciones antes no eran como ahora.
    Me impresiona la fuerza que tenían las mujeres entonces. Me comparo con ellas y me siento insignificante. Ahora nos quejamos por todo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Tu historia me anima en cierto modo. Mi madre perdió un ojo a los 28 años por un tumor, a lo mejor hoy lo habría salvado pero hace 25 años los adelantos no eran los de hoy. Nunca ha podido usar prótesis porque con el ojo le extirparon todo, párpados, músculos y además le radiaron la zona y no había donde sujetarla, así que no le quedó otra que ir con un parche. Yo tenía seis años y recuerdo que mis amigas me preguntaban por qué mi madre llevaba una tirita en el ojo y como no me dijeron nada la impresión que me llevé un día que entré en el baño y la vi sin parche. Como tenía dos niñas pequeñas y un marido tuvo que espabilarse y salir adelante. El ojo que le queda siempre ha tenido mucha miopía, ocho dioptrías nada menos, pero ella con gafas se apañaba para hacer de todo. Ahora tiene 53 años y el ojo empieza a darle problemas, tiene moscas volantes y le está empezando una catarata que se tiene que operar. El oculista ya le ha dicho que al llevar tanto tiempo haciendo el trabajo de los dos y encima ser tan miope es normal que el ojo sufra más desgaste, para leer por ejemplo ya usa una lupa especial para baja visión y conducir ya lleva años que no puede. Yo voy con ella por la calle y me doy cuenta de que en los últimos dos años ha perdido muchísima vista, no conoce a la gente hasta que la tenemos a dos pasos y cada vez se sienta más cerca de la tele. Me alegra ver que tu abuela salió adelante y me da esperanza porque cada vez tengo más claro que mi madre acabará prácticamente ciega.

    ResponderEliminar

Cuéntame...