Ir al contenido principal

Viento del este, viento del oeste

No entiendo por qué no había leído antes este clásico de la literatura.



Título: Viento del este, viento del oeste.
Autora: Pearl S. Buck.
Editorial: Plaza&Janés.

La escritora estadounidense Peal S. Buck fue nada menos que ganadora de un premio Nobel de literatura. Pasó la mayor parte de su vida en China y era gran conocedora de la cultura y costumbres de ese país. Por eso su retrato de esa sociedad no es el relato extrañado de un extranjero, sino el comprensivo de una persona perteneciente, o casi, a esa cultura.

Me ha encantado el libro, que te lleva de la mano de su protagonista y narradora por los entresijos de la vida cotidiana en la China de los años veinte. Lo interesante es el choque de culturas que se produce entre los jóvenes chinos que han ido a estudiar al extranjero y las antiquísimas costumbres de su tierra a su regreso.




La narración es muy ágil y en ella la protagonista nos cuenta cómo, por ejemplo, ha vendado sus pies desde pequeña para que no le crezcan, de acuerdo con los cánones de belleza de su tierra, y lo feos que le parecen los enormes pies de las extranjeras. Las mismas extranjeras le parecen terriblemente feas, porque nunca ha conocido a nadie de otra raza que no sea la suya.

Así, vamos viendo ese choque entre la mentalidad tradicional china y los nuevos tiempos que empiezan a asomar, entre las costumbres antiquísimas de sus antepasados, inamovibles por siglos, y las influencias occidentales.

Ha sido otra de las lecturas en las que he acertado plenamente, y van unas cuantas seguidas, algo que ya tocaba después de una sequía bastante importante.

Comentarios

  1. ¡Qué bonito es ese libro! Yo lo leí cuando era adolescente y es de esos que lees y relees

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo conocía hasta hace muy poco y me ha gustado mucho.

      Besos.

      Eliminar
  2. Es de los libros favoritos de mi madre, lo tengo en mi lista de pendientes desde hace 3 décadas. En cuanto termine con TPV, me pongo con él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy corto y es muy muy bonito.

      Besos.

      Eliminar
  3. Uno de mis libros favoritos!!!!! Lo adoro.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡Qué recuerdos!!! Lo leí en la adolescencia porque a mi madre le encanta y me gustó muchísimo. He vuelto a leerlo con los años.
    Feliz lunes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo conocía hasta hace unos meses, así que fíjate.

      besos.

      Eliminar
  5. Vaya... pues yo tampoco lo he leído; tendré que ponerle remedio.
    Parece interesante, porque el choque de culturas es brutal.
    Me alegra que te haya gustado tanto. Cómo anima acertar con las lecturas, ¿verdad?. A mí se me está atascando el último que estoy leyendo, que justo lo había pedido para mi cumple, y me da una rabia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Últimamente estoy que me salgo. Jajaja. Es verdad que estoy leyendo libros que me están gustando mucho, y me encanta porque cuando es así cada vez lees más.

      BEsos.

      Eliminar
  6. Una de las escenas más tiernas que he leído es cuando describe cómo su marido le quita las vendas de los pies. Me impactó en mi adolescencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También me ha parecido muy tierno. Y la relación entre ellos es encantadora.

      Besos.

      Eliminar
  7. Yo lo tuve como lectura obligatoria en clase de historia en 1º de BUP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En serio? Pues yo no lo conocía.

      Besos.

      Eliminar
  8. Madre mía, éste lo debí leer hace más de treinta años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si no tienes treinta años, mujer...

      Besos.

      Eliminar
  9. Yo también lo tuve de lectura obligatoria en el colegio, pero lo recuerdo como algo que me encantó. Hace demasiados años, eso si.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…