Ir al contenido principal

¿Por qué hago intercambios?

Hace ya unos años, cuando empecé con esto del blog, empecé a hacer algunos intercambios organizados por algunas bloggers. Pero antes de eso, ya me había apuntado a una página de intercambios llamada swap-bot, recomendación de Anita.




En esa página, todo estaba muy claro. Si el intercambio era, por ejemplo, de cuadernos (hice unos cuantos), tenías que enviar a una o varias personas un número determinado de libretas y una o varias personas te mandaban a ti. Nunca tuve ningún problema y durante un tiempo intercambié cartas con mucha gente, especialmente con una chica canadiense y otra australiana. Luego, al empezar a hacer los intercambios con personas más cercanas, conocidas por las redes, por comentarios, blogs,... dejé de usar esa página y hacía mucho que no entraba (hasta ahora que la he buscado para poner el enlace).




De todos los swaps en los que he participado, tan solo una vez me he sentido defraudada, no me ha parecido que cumplieran con el espíritu del intercambio. No contaré exactamente cuándo, porque no viene al caso. Siempre ha sido muy divertido participar.

¿Cuál es la diversión?



Para mí la mayor diversión es buscar qué le puedo regalar a mi compañera. Me encanta hacer compras, y regalar es algo que me gusta más incluso que recibir regalos. Sé que hay gente que no le encuentra la gracia o el placer a comprar algo para alguien que no conocen, pero a mí me gusta mucho, y creo que es una característica de todos los que solemos participar en intercambios de regalos.

Pensar en qué podría gustarle, investigar en su página, o IG o lo que sea, intentar acertar con algo que podría gustarle. Esa es la gracia del intercambio.



Creo que la diversión empieza cuando te apuntas. En ese momento ya ves, si es un intercambio organizado por un blog, por ejemplo, comentarios de personas que también van a participar, a veces conocidas por las redes o a veces totalmente desconocidas.

Después, toca esperar para saber quién te ha tocado. Llega ese momento y a veces te toca alguien conocido, y entonces te hace mucha ilusión porque sabes más cosas de esa persona para poderle regalar algo que le guste; otras veces te toca alguien absolutamente desconocido, y te pones a investigar para ver qué podría gustarle.



Y luego está el proceso de búsqueda, que me encanta, porque comprar es uno de mis vicios, pero lo normal es que no necesite nada, así que un intercambio siempre es una buena excusa para hacerlo.

Otra de las cosas buenas que tiene un intercambio es el momento de envolverlo todo: ¿para qué entonces, tengo docenas de Washi-tapes, papeles de colores, etiquetas, pegatinas, sobres, papeles bonitos... ? ¿para qué?, decídmelo.

Y por último, esperar con ilusión a que le llegue a su destinatario y ver la reacción de tu compañera. Es en ese momento cuando me acuerdo de que yo también voy a recibir un regalo, y me pongo nerviosa por partida doble.

Por cierto, todas las fotos que he puesto hoy son del último intercambio en que participé. Mi "regaladora" fue Anita y ya veis que ella también se divirtió mucho preparándolo todo. Había perdido las fotos en la inmensidad de la nube y no había forma de encontrarlas para hacer una entrada, y ayer, buscando otra cosa, aparecieron.

Ahora estoy otra vez con los preparativos de otro intercambio que espero que sea muy divertido, también.

¿Qué me contáis? ¿Participáis habitualmente en estas cosas? ¿Os gustan?



Comentarios

  1. nada, nada, no me gustan los intercambios, nunca me apunto :-P
    Que guay todo lo que te mandó Anita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, por supuesto, ni te conocí en uno ni nada de nada. Claro.

      Besos.

      Eliminar
  2. Pues yo como Bienve. Ni me gusta regalar, ni me gusta que me regalen XD

    De todos los que he participado, el próximo es el que más complicado me parece, porque todas las swaperas nos conocemos y se puso muuuy alto el nivelón la última vez. Menos mal que siempre hay una taza y una vela a las que recurrir.

    Cómo moló todo lo que te mandó Anita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, lo sé, un rollo. Y encima ese en el que estás ahora no sé de qué será pero seguro que no tiene el nivel del que estoy yo.

      Besos.

      Eliminar
  3. Yo tampoco, nada, un rollo y muy feo todo. :)))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo muy feo, lo sé. Y todo, menos la libreta, estrenado. Jijiji.

      Besos.

      Eliminar
  4. Se nota que has tenido suerte con tus intercambios en general, yo estoy pelín escarmentada. Aunque cuando veo los de otros me da cosilla no haber participado.
    Un besote!
    Marialu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He tenido mucha suerte muchas veces, de verdad, y el próximo que vea que te pueda interesar te aviso, porque algunos están muy bien. Ya sé que hay gente que sale un poco escarmentada...

      Besos.

      Eliminar
  5. Ay, si yo es que soy muy austera. Me da mucha cosa comprarme cosas, gastar el dinero "en mí", y si encima tengo que pensar que es para otra persona, no me cuadra mucho. Ahora, los intercambios de libros, esos si ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, pues no sabes lo que te pierdes... Pero supongo que no todo el mundo lo entiende.

      Besos.

      Eliminar
  6. A mí me encantan este tipo de cosas. He participado en dos swap de Anita y fenomenal, es verdad que el primero fue maravilloso porque entonces estaba embarazada y la persona que me lo envió (no fue la misma que a la que envié yo) hizo cosas a mano para mi nena, y me pareció un detallazo. Lo único que nunca supe muy bien quién era...

    Siempre es bonito recibir cosas de alguien que se ha preocupado por hacerte un regalo con cariño.

    Además, yo soy de las persona a las que le encanta regalar, muchísimo más que recibir regalos.

    Qué decir de lo que te manda Anita, todo precioso y menos mal que has encontrado las fotos porque nos encanta ver todas estas cositas. Y más viniendo de una experta como Anita, jejeje!

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si Anita nos organiza otro después de verano o algo...

      Besos.

      Eliminar
  7. Pues yo nunca he hecho un intercambio (supongo que porque no tengo blog), pero me parecen geniales. Lo que sí he hecho ha sido mandar algún detallito sorpresa, así sin más, a alguna amiga.
    Yo también disfruto mucho regalando. Buscar algo que sabes que le va a encantar a esa persona y luego ver su cara... no tiene precio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de no tener blog no tiene nada que ver. Hay muchos intercambios que no precisan de blog. Pero supongo que no te has animado.

      Besos.

      Eliminar
  8. últimamente no he tenido tiempo de participar en ninguno, pero me encaaaaaantaaaaan los intercambios! xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Organiza uno, Fran, que nos apuntamos de cabeza.

      Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…