Ir al contenido principal

Año de no graduaciones

Es curioso, porque en los últimos años siempre he tenido pendiente por estas fechas la graduación de mis alumnos de bachillerato, algo que me encanta y que he organizado a veces, he ayudado a organizar otras, y he asistido como invitada en otras ocasiones.




Este año tengo tres graduaciones a las que no voy a asistir. A ninguna. Como lo oís. Y otra a la que asistiré que es la que no me apetece. Iba a decir que es la que menos me apetece pero es que en realidad es la única a la que no quiero ir e iré.




Os cuento.

En el instituto de mi hijo mayor hacen graduación en 4º de la ESO. Sí, aquí lo celebramos todo. Y va a ser justo el día 26, viernes, cuando yo me encuentre en Valencia, si puede ser, terminando mis rutas con los alumnos. No me hace especial ilusión, aunque en estos días tengo que salir a comprarle un traje y seguro que cuando le vea con corbata me surgirá esa emoción de madre y me apetecerá ir. Pero se me pasa enseguida. Estoy segura.




Por otro lado, en mi antiguo instituto hacen la graduación de bachillerato el día 2 de junio, viernes, y les he prometido ir, pero en esa fecha tengo un evento muy importante y ya tuve que declinar la invitación, con todo el dolor de mi corazón, porque mis chicos, los que se gradúan en bachillerato este año, son para mí muy especiales.




Y, en tercer lugar, en mi instituto, la graduación de bachillerato es el mismo día 2 de junio, y no asistiré por la misma razón y también porque no conozco ni a uno solo de los alumnos que se gradúan.




Eso por un lado. Y por otro lado está la graduación a la que sí iré, que es la de mi hijo pequeño en su colegio, del que nos despediremos con alegría a mediados de junio. Y a esa, que solo de pensarlo me pongo mala, creo que no me va a quedar más remedio que ir. Pero lo bueno es que cuando salgamos de allí podremos decir que en una semana o poco más, nos despedimos de un colegio con el que mi hijo no se ha entendido y en el que no le han entendido a él ni han sabido hacer nada por él, así que iré con alegría por perderles de vista.

(las imágenes no tienen nada que ver con el tema, pero como lleva un par de días lloviendo por aquí, me apetecían)


Comentarios

  1. Que pena la de tus ex-alumnos...pero es por una buena razón, muy muy buena ;-)
    bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es por una buena causa. De alguna manera les compensaré.

      Besos.

      Eliminar
  2. Como te entiendo en lo del cole...hay colegios en los que si el niño no es "normal" dentro de sus parámetros ,ya no les interesa.No se molestan ni en entenderle,ni en ponerse en su lugar.Suerte que para tu hijo,que ya se acaba.A nosotros nos quedan dos años de la E.S.O.En fín...Marian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi niño ha tenido una etapa del cole muy mala. A ver la próxima.

      besos.

      Eliminar
  3. A los del cole de tu hijo que les den, hablando mal y pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, pero él quiere hacer la graduación con sus compañeros y allí estaremos.

      Besos.

      Eliminar
  4. Jajajaja, me encantan tus "disculpas" por las fotos.
    Es una pena que no puedas ir a la graduación del mayor, pero bueno, como luego te queda la de Bachillerato, ya te desquitarás ;) Y la del peque... pues mira, aunque solo sea por el gusto de decir no volvemos a pisar este sitio, seguro que merece la pena. Además, seguro que él se siente orgulloso de haber acabado y contento de cambiar de plan, así que no puede haber mejor excusa para una celebración, ¿no?
    Fotos, fotos, queremoooooos ¡fotos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas que me llevo mal rato. Me da pena porque sé que mis tres chicos van a ir hechos un desastres sin mí en casa, pero mira, ellos verán.

      Besos.

      Eliminar
  5. Suerte y ánimo en la graduación del peque.
    Queda muy poco, y como dice Marialu, que les den.
    😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, tenéis toda la razón.

      Besos.

      Eliminar
  6. Yo sé que una vez en el ajo, te da orgullo ver al peque emocionado, pero estoy un poco harta de lo de las graduaciones cada dos por tres. Yo solo tuve la de la orla en la universidad. Una fiesta es una fiesta, una celebración, pero yo por ejemplo, tengo ya suficiente con el día a día. Vamos, que me dan pereza: pedir permiso en el trabajo si es una fiesta de por la mañana o gastarse un dineral si es un acto de por la tarde, una ropita para el niño, una cosita para ti, la cena, (más dinero) No me queda nada :(

    ResponderEliminar
  7. si el peque quiere ir estará bien que lo acompañes, nada mejor que despedirse de algo que no va contigo, es liberador! ^^

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias!!!
    es Divino el blog y cada publicacion!!!
    Soy fans de este blog, siempre lo leo!
    Felicitaciones!!!
    abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…