martes, 5 de abril de 2016

Mi abuela

Mi abuela materna era una mujer callada, pero eso no le restaba carácter. Ya os hablé de ella hace un tiempo aquí, cuando os conté mis problemas con la vista.



El otro día, Bettie hablaba del tiempo, y de su reloj, un reloj que para ella es un recuerdo para siempre. Y me acordé de mi anillo, del anillo que mi abuela me regaló.

Mis abuelos tuvieron seis hijos. Y dieciséis nietos. De sus hijos, cuatro son mujeres: mi madre y mis tías. Mis abuelos les insistieron a todas en que estudiaran una carrera y fueran independientes.

Por entonces, en una ciudad de provincias, lo poco que se podía estudiar era Magisterio, y esos fueron los estudios que les dieron a todas. Mi padre y sus hermanos también estudiaron lo mismo, así que en mi familia muchos nos dedicamos a la enseñanza.



Quizá porque era lo que habían aprendido en casa, tanto mi madre como mis tías intentaron que sus hijos, y en especial sus hijas, tuvieran estudios. y cuando fuimos terminando la universidad, mi abuela insistió en regalarnos a cada nieta un anillo, como recuerdo de ese momento. No vino con nosotras a comprarlo ni nada, sino que nos dejó elegir a cada una lo que quisiéramos, sin ninguna premisa, pero diciéndonos que ese anillo era un recuerdo suyo para siempre.



Ella pensaba que una joya es algo que pertenece a la familia para siempre, que no es temporal, sino duradero, y que el mejor regalo que podía hacernos era ese, porque sería algo para contar a nuestras hijas, y una herencia para ellas.



Todas las nietas, una a una, fuimos acabando los estudios, y todas tenemos nuestro anillo regalado por mi abuela. El mío estuvo en mi dedo muchos años y ahora lleva también unos cuantos guardado en el joyero. Pero le tengo un cariño especial.

¿Tenéis algún recuerdo de familia como mi anillo? ¿Me lo contáis?

32 comentarios:

  1. Qué maravilla empezar el día con esta historia. Y qué sabios tus abuelos 😊. Un abrazo fuerte. ¡Gracias por compartirla!

    ResponderEliminar
  2. Qué historia familiar tan bonita. De mi abuela paterna creo que tengo algún anillo en el joyero de casa de mis padres pero no hubo transmisión directa porque falleció cuando yo era una niña. Mi abuela materna que falleció el año pasado llevaba siempre una medalla con la Vírgen del Carmen y mis tías y mi madre me la han cedido, no estaba acostumbrada a llevar cadena ni medalla... Pero ahora me cuesta quitármela y las gallis se han acostumbrado a besarla tal y como me ven hacer a mí. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo, por reciente, la muerte de tu abuela. Es una alegría para ti tener esa medalla, porque la tienes siempre presente, estés donde estés.

      bEsos.

      Eliminar
  3. ¡Qué suerte haber podido dar estudios a sus hijos!
    Yo llevo mi pulsera, regalo de mi madre el día de la boda, con la misma intención que el anillo de tu abuela. También me la compré yo y de hecho fui yo la que decidió invertir el dinero que me dio mi madre en ese regalo. Y llevo una pulsera que me regaló una amiga en 1997. No me la he quitado desde entonces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y más teniendo seis. Para ellos era fundamental, primero darles estudios, y luego que sus hijas trabajaran y no dependieran de nadie. No lo hicieron todas. Mi madre no trabajó fuera de casa, pero eso fue el mayor disgusto que les causó a mis abuelos.

      Besos.

      Eliminar
  4. Yo llevo una pulsera de mi madre con los galones de mi padre que él le regaló el primer año de carrera y que para mí significa muchísimo,por ella y por él. El esfuerzo de salir de ninguna parte de mi padre para llegar a ser quien es y el amor de ambos hasta el último día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos símbolos son mucho más que el posible valor económico de una joya.

      Besos.

      Eliminar
  5. Qué bonita historia, muy significativa ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me parece que sí, que es bonita.

      Besos.

      Eliminar
  6. ¡Qué historia más bonita!
    Yo tengo un brillante que me regaló una tía mía. Un día, probándome el traje de novia, era suyo y lo llevaba puesto, se lo quitó y me lo dió. Para mí tiene mucho valor, aunque evidentemente no lo llevo normalmente. También tengo una cadena/gargantilla que me regaló mi madre, y que durante muchos años no me quité. Luego, no sé si por algún nacimiento o algo, la cosa cambió :( (debería volver a ponérmela).
    De mis abuelas no tengo nada, porque cuando yo nací ya habían fallecido ambas.
    Qué inteligentes tus abuelos. Mi madre es mayor que la tuya, seguro. Pero su padre no la dejaba ni trabajar (decía que él sabía lo que pasaba en las oficinas con las secretarias, por ejemplo), y teniendo en cuenta que se casó con 20 años y a los 9 meses nació el primer niño, te puedes imaginar. Aún así, siempre ha sido súper trabajadora, aunque no fuera de casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, mi madre tiene más de setenta años, y mi abuelo, hijo de campesinos, estudió una carrera, algo bastante raro en la época. Así que él sabía lo importantes que eran los estudios.

      besos.

      Eliminar
  7. Uh... qué historia más bonita y tierna.
    Y qué mentalidad más abierta la suya... me encanta ^.^
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tenían sus cosas, pero ahí lo tuvieron siempre claro y creo que mis tíos y mi madre son lo que son gracias al tesón de mis abuelos.

      Besos.

      Eliminar
  8. Que maravilla!!!
    Mi abuela paterna nos regaló a todas las nietas un refajo hecho a mano...es precioso, pero no me lo he puesto nunca ni creo que lo vaya a hacer :((

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi abuela también hacía ganchillo, y tenemos de ella alguna cosa, pero no sé si todas las nietas. Yo sí.

      Besos.

      Eliminar
  9. Una historia muy bonita. Tuvieron mucho mérito en dar educación universitaria a toda su descendencia, porque supongo que no era lo habitual en la época.
    Mi abuela tejió a ganchillo una colcha (de cama de matrimonio) para cada una de las nietas y nos la regaló (aunque tuvo que comprar alguna al final porque se quedó sin vista...). Por fin la podré poner este año en mi propia casa :)

    ResponderEliminar
  10. : )
    Bien por tu abuela.

    Yo tengo un anillo de la mía.Me lo regaló cuando tenía 16 años,la misma edad que tenía ella cuando su madre se lo compró.Siempre ha sido muy especial para mí.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña que sea especial. Debemos conservar la memoria de nuestros antepasados.

      Besos.

      Eliminar
  11. ¡Hola!
    Qué historia tan bonita y qué mérito el de tus abuelos.
    En mi familia había algún recuerdo parecido, en mi caso eran unas pocas joyas que para mi abuela habían sido especiales en su vida por uno u otro motivo y que quería que fuesen para sus nietas cuando ella ya no estuviese. Al tiempo de ella irse, unos "amigos de lo ajeno" nos dejaron sin ninguna de ellas y, de todo lo que nos quitaron, te puedo asegurar que eso fue lo que más nos dolió.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué pena lo de perder esos recuerdos... Mi abuela tenía bastantes joyas, mejores o peores, eso no lo sé, pero todo de oro, y también diamantes, perlas, ya sabes, lo de antes. Y se repartieron entre sus hijas. Mi madre tiene muchas joyas también. A mí me dolería mucho perder esos recuerdos, aunque no sea de ponerme joyas...

      Besos.

      Eliminar
  12. Mi abuela paterna nos hizo a cada nieta una colcha de ganchillo que es una obra de arte. Algún día la pondré aunque sea para hacerle una foto porque la tengo guardada como oro en paño ya que le tengo un cariño especial. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo colcha de mi abuela. Pero creo que no la tenemos todas las nietas...

      Besos.

      Eliminar
  13. Yo también tengo joyas que me traen muchisimos recuerdos. Desde mi coleccion de pendientes, pues siempre mis hermanas y yo perdiamos uno u otro y mi madre nos compraba otro par (y ahi estan miles de pendientes sin pareja, guardados en un neceser rosa).
    Hasta el anillo(creo que de pedida) de mi madre. Con su zafiro. O su gargantilla con un rubi.
    Si, mi familia era bastante de joyas. Yo por eso ahora suelo llevar bisuteria o nada; porque no quiero perder ninguno de mis recuerdos

    ResponderEliminar
  14. Echo mucho de menos a mi abuela materna. Se murió en el 2009 y me dejó un gran vacío, porque para mí siempre ha sido una de las personas más importantes de mi vida. Jugaba conmigo, le contaba muchas cosas, íbamos de paseo juntas... Tengo muchos recuerdos. A mí me regaló un anillo, que yo misma elegí, por mi Primera Comunión. De aquellas hubo que encogerlo. Años depués decidí alargarlo para poder volverlo a poner. Ahora mismo no me sirve, pero probablemente cuando me adelgacen los dedos me vuelva a servir. Lo guardo en un joyero. Es un recuerdo de lo mucho que nos queríamos, así que quiero conservarlo siempre. Ojalá aún viviera para ver como he avanzado en estos últimos años. Me gusta pensar que desde donde esté puede verme y que siempre me acompañará a lo largo de mi vida. Mi abuela era mi tesoro.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  15. No soy muy de joyas, ni las uso ni me gustan demasiado, más que eso es que no me llaman la atención. Mi madre me regaló un reloj al cumplir los 18 y un conjunto de pendientes y colgante cuando acabé la carrera. Las joyas de mi boda me las regaló mi suegra y una amiga de mi madre también me regaló un conjunto muy bonito.
    No tengo hijas, así que imagino que serán para mi sobrina o para mis nietas, si las llego a tener.
    Sin embargo, sí que soy de libros y de discos, y de alguna pieza de decoración y de mobiliario, a estas cosas sí que les tengo más aprecio.
    En mi familia también hay muchos maestros, por razones similares a las de tu familia. Desgraciadamente, yo me descarrié, ya podría haber seguido con la tradición.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. Me encanta tu blog, con tu permiso me quedo por aquí, tengo una preadolescente en casa y me parece todo lo que comentas muy interesante. Respecto a los recuerdos de este tipo me duele en el alma el robo que hubo en casa de mi madre hace tres años, el anillo de oro y aguamarina que le regaló mi padre está asociado a mi madre, a la infancia, a una época muy feliz para todos. También considero trágica la pérdida de un anillo hecho a mano con una pieza de ajedrez de marfil, por un preso de la Guerra Civil, compañero de mi abuelo y que éste regaló a mi abuela, ella quería que fuera para mi, llevaba la inicial de su nombre que también es el mío y para mi hubiera sido un tesoro incalculable.

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Cuéntame...