lunes, 10 de agosto de 2015

Un lunes de regreso

No al trabajo, aún no, pero sí regreso a casa después de una semana de desconexión en el pueblito, en mi tierra.

https://es.pinterest.com/pin/93871973457908079/


Lo he disfrutado mucho, no sólo la familia, los primos juntos jugando horas y horas.

Sobre todo he disfrutado de leer hasta las mil (me he acostado todos los días tardísimo) y de levantarme tarde con la sábana pegada a la oreja.

https://es.pinterest.com/pin/96334879506479361/


También he recordado mis veranos de infancia, en esa casa, en ese pueblo. Cualquier tiempo pasado no fue necesariamente mejor, pero sí lo es en mis recuerdos.

https://es.pinterest.com/pin/146085581636607963/


Hoy tengo poco que contar, simplemente que nos hemos venido a casa con mi hijo mayor que ha cumplido un año más, y van catorce, y sin el peque que se ha ido a casa de sus tíos a seguir disfrutando de sus primitos.

Anoche cuando llegamos la casa estaba vacía sin él, y esta mañana no me ha despertado, así que estoy desayunando tarde y echándole mucho de menos.

Mañana más, que tengo pendientes un montón de pelis y de libros de los que hablaros por aquí.

16 comentarios:

  1. Yo de vuelta ya también. relax total aunque para mi no es mi pueblo, es el pueblo donde Ignacio pasaba los fines de semana y el verano. Yo no he tenido pueblo de pequeña y no lo echo de menos.
    Lo que sí tengo claro es que cuando sea rica de mayor :-) voy a veranear en un pueblo donde no pasen de los 25 grados, que diferencia de temperatura y que odiosa puede ser mi ciudad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemos dormido con manta, con eso te lo digo todo. Es que por allí las casas antiguas son de adobe y conservan la temperatura, así que para sentarse un rato dentro hace falta la chaqueta. Y para dormir, la manta.

      Besos.

      Eliminar
  2. Por lo que dices suena todo muy bien, si has descansado, desconectado y cargado pilas, misión cumplida. Yo esperando las mías que comienzan en septiembre y deseando huir del infierno que está siendo este verano aquí en el levante. Con respecto a tu peque me has recordado a mí la semana pasada, que la mía se fue a pasarla con sus abuelos paternos (viven en otro pueblo), y a veces ni me encontraba en casa. ¡Ay cuanto se les quiere!.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos días ha hecho fresquito en el pueblo por las noches, y hemos usado la chaqueta, que no había hecho falta en todo el verano, y la manta...

      Besos.

      Eliminar
  3. y lo bien que se lo pasará el peque? ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está disfrutando mucho con los primos, por eso le hemos dejado irse. Pero le echamos de menos.

      Besos.

      Eliminar
  4. : )
    Qué buena desconexión!

    Felicidades a tu hijo,la mía mayor el mes que viene catorce también...
    :O

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo recuerdo, quizá del año pasado. Son de la misma edad. Y demasiado mayores ya.

      Besos.

      Eliminar
  5. Creo que es una suerte tener un pueblito. Desde pequeña he pasado los veranos y muchas navidades allí y algún año que no he ido lo he echado menos.
    He leído tu post de las salidas de los adolescentes en los pueblos y uff...como te entiendo.

    Besoss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A que sí? Lo he estado viendo estos días en el pueblo, la libertad se disfruta allí mucho de niño, pero con los chicos un poco más mayores es tremendo...

      Besos.

      Eliminar
  6. Una semana fantástica que te habrá servido para recargarte las pilas.
    Mis hijos todavía son pequeños y lo más que ha hecho el mayor es pasar una noche fuera de casa, y enseguida he ido por la mañana a verle ¡¡y eso que a veces me desespera y me encantaría enviarle al pueblo con los tíos!! Pero es cierto que se les echa de menos.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se les echa mucho de menos, pero yo les he tenido fuera de casa a dormir desde muy peques, para que se acostumbren y luego no sea un problema si hay necesidad de dejarlos. Yo sé que dormir no es problema con el niño, y ya tiene nueve años... el problema es su carácter difícil...

      Besos.

      Eliminar
  7. Es curioso pensar que los recuerdos siempres on mejores que la realidad, yo recuerdo mis veranos de la infancia con una gran sonrisa

    ResponderEliminar
  8. Pues yo "no tengo" pueblo, pero sí que estoy disfrutando de la desconexión veraniega y de leer sin límites donde y lo que me apetece, qué maravilla,

    ResponderEliminar

Cuéntame...