Ir al contenido principal

Reto 30 libros IV

Parecía muy largo el mes de noviembre cuando empezaba con este reto propuesto por Mónica, del blog Mobas. Pero hemos llegado al final.

23. Un libro con banda sonora incorporada.

Eleanor & Park tiene su banda sonora.




También la tiene Deseo de ser punk.



Así que esta vez no me quedo con uno, sino con dos.

24. Uno que no hayas devuelto a su propietario.

Hace poco lo comenté. No he devuelto un libro a mi cuñada, que me lo dejó y me dijo que no hacía falta que se lo devolviera. Dime quién soy, de Julia Navarro. Un libro que, por cierto, no me gustó demasiado.




25. Uno verde.

Me ha cosstado decidirme en este apartado. Quizá por el verde, color de la esperanza. Y he pensado en un libro que me resultó esperanzador cuando lo leí. Lo que mueve el mundo, de Kirmen Uribe.



26. Uno amarillo.

Amarillo, sensacionalista. Para mí lo amarillo es lo peor, en ese sentido. Como me he ido por el contenido, uno amarillo será Maravilloso desastre, un intento que hice este verano y que me salió rana, no por el contenido erótico, sino por la personalidad de los protagonistas, en especial para un libro pretendidamente destinado a adolescentes.




27. Uno de un autor al que te hubiera gustado conocer.

Me hubiera gustado conocer a Mario Benedetti. Me caía bien, me parecía un hombre entrañable, o al menos lo parecía. 




28. Uno de un autor al que te gustaría conocer.

Siempre he querido conocer a Stephen King. Era un sueño de adolescente, que ahora no es exactamente un deseo, pero aún me apetecería.




29. Uno de un autor al que hayas conocido.

No tengo una vida social en la que conozca a muchos autores. He conocido a algunos que han venido a los centros donde trabajo para tener un encuentro literario con mis chavales. Muchas veces estos encuentros salen mal porque los autores no tienen mucha idea de cómo acercarse a los chavales y sus charlas les resultan un rollo. Pero otras veces sí que conectan. Así fue el curso pasado, sin ir más lejos con Francisco Díaz Valladares. El autor vino al centro y los alumnos terminaron encantados con él. A ver cómo resultan los encuentros literarios de este curso...




30. Uno azul.

Para mí el azul es blues, es tristeza, y en este apartado me apetece repetir con Novecento. Aunque también podría hablar de Los peces no cierran los ojos, que, no sé por qué, lo recuerdo triste.



Comentarios

  1. El de Maravilloso desastre tiene que ser basura de la mala, si siempre lo pones tan mal... ^^
    Me encanta que con los colores te hayas ido al contenido, que no ye hayas quedado en el continente.
    Un beso, guapa!!
    Marialu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo peor que he leído este año, y he leído algunos libros que no le recomendaría a nadie. Pero es que este es machista, dañino para las chicas, y desagradable en algunos momentos.

      Besos. Y gracias por visitarme siempre. Eres un amor.

      Eliminar
    2. Creo que ahora mismo tu blog es mi favorito, y no lo digo por peloteo. Es que siempre me sorprendes

      Eliminar
    3. Bueno, bueno, bueno... no me digas esas cosas, con el blog tan precioso que tú tienes. Estoy intentando hacer cambios para ponerlo más bonito, pero lo que es no saber. Maldita carrera desperdiciada, con lo feliz que sería yo ahora sabiendo un poco de diseño, un poco, de verdad... ufff.

      Más besos.

      Eliminar
  2. Tengo muchas ganas de leer los dos primeros...Sobre todo Eleanor & Park, he leído muy buenas opiniones!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eleanor y Park es un libro genial. TE lo recomiendo.

      Besos.

      Eliminar
  3. Tengo pendiente Los peces no cierran los ojos desde que lo reseñaste. Ains. xD ¡Tantos libros por leer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero, estando con Stephen King, yo te lo perdono todo...

      Besos.

      Eliminar
  4. Ayyyy, de adolescente me habría encantado conocer a Stephen King, me encantaba. Unbesín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra que se une al club. Es que en la adolescencia ese hombre era lo más para cualquiera.

      bEsos.

      Eliminar
  5. Eleanor y Park lo está leyendo mi hija, pero no muy entusiasmada. Yo lo tengo en la lista junto con otros cuantos de los que has hablado. Lo que no entiendo es que no sepas porqué te pareció triste Los peces no cierran los ojos. ¡Si es que es MUY triste!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo sé porque no recuerdo la historia. ES lo que tiene tener memoria de pez, que se me ha olvidado exactamente cómo era, pero recuerdo que era triste. Jajaja.

      Besos.

      Eliminar
  6. Gracias por las recomendaciones. Feliz diciembre!

    ResponderEliminar
  7. Lo que aprendo contigo. Y eso que ahora apenas tnego tiempo para leer, pero desde luego, gracias a tí, pe estoy haciendo una lista de "pendientes" bastante importante y apetecible.
    El de Dime quién soy no es que no me gustase, pero me parece que era demasiado previsible ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy previsible, sí, y poco creíble. Todos esos viajes que van de un lado a otro del mundo para que le cuenten una cosa cuando muchos de los protagonistas conocen la historia entera, pero sólo le cuentan el trocito que el lector debe saber en ese momento.

      Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…