Ir al contenido principal

La edad de la ira

La edad de la ira es la que tienen algunos de mis alumnos. Esos que están enfadados con el mundo, quizá porque el mundo tampoco se ha portado bien con ellos, o simplemente porque están en la edad de ello.


Pero, aparte de eso, ha sido para mí una reflexión sobre el mundo en el que nos movemos en mi trabajo; sobre profesores, alumnos, orientadores, padres...

Ma-ra-vi-llo-sa

Y también sobre lo rápido que prejuzgamos una situación, creyéndonos que las cosas son de un modo cuando puede haber miles de explicaciones posibles, nos gusten o no nos gusten.

Influencias mutuas

Y además, por el lado pesimista, me ha hecho reflexionar sobre lo poco que a veces podemos hacer por los demás, por nuestros alumnos, que pasan unas horas a la semana con sus profesores y compañeros, pero tienen su mundo en casa, un mundo que puede ser maravilloso o una auténtica pesadilla.

Terrible y emotiva película.
El autor de este libro conoce bien el mundo de la enseñanza, y el de los institutos, porque es su mundo.

La película preferida de mi hijo pequeño, al menos por ahora...

Y eso se nota un montón cuando lo lees.

Tremenda.

No habla de oídas, ni utiliza tópicos trillados, ni trata a alumnos y profesores como un colectivo sin más, sino que individualiza, y encuentra que algunos son buena gente y otros no lo son, tanto de los primeros como de los segundos.

oh, capitán, mi capitán.

Me quedo con algo: el daño que podemos hacer influyendo en nuestros alumnos con nuestras palabras y nuestras acciones, pero también el que podemos hacer por quedarnos callados, por no implicarnos, por no hacer nada.

Comentarios

  1. Da para reflexionar...
    Creo que hay muchas ocasiones el no implicarse y no hacer nada puede ser fatal.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede serlo, pero a veces te implicas y no consigues nada.

      Besos.

      Eliminar
  2. Nos lo recomiendas, no??
    Un abrazo
    Marialu (en las sombras)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueeeeeeno, creo que es un libro mas bien para profes o padres de adolescentes.

      Besos.

      Eliminar
    2. Con eso no me echas para atrás, que lo sepas... Que no soy profe (aunque con mi carrera a lo mejor me toca alguna vez, si no quitan las clases de plástica y dibujo), y tengo una hija que algún día será adolescente

      Eliminar
    3. Me lo he terminado hoy y me ha parecido muy interesante, porque se sale de los tópicos y los prejuicios y les da voz tanto a profesores, como padres y alumnos

      Eliminar
    4. Me parece genial que te haya gustado, y además que me lo digas. El autor va a venir a hablar con nuestros alumnos. Ya te contaré. Besos.

      Eliminar
  3. Hola Rosana,
    No sé si es casualidad o no, pero tu post de hoy enlaza con una noticia sobre un niño de 15 años que tiene una discapacidad por causa del bullying. Qué te parece? Cómo se tratan esos casos (o los conatos de acoso) en tu instituto? Por qué parece que la solución es que el acosado se tenga que exiliar y los acosadores se queden tan ricamente en el mismo colegio?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la conocía. Me parece terrible y voy a buscarlo para leerlo.

      Besos.

      Eliminar
    2. A mí también me gustaría conocer las respuestas a estas preguntas. Y también lo que haces cuando algún alumno te intenta tocar las narices más allá de lo razonable. Recuerdo que en mi época de estudiante a una profesora novata un par de alumnos (no de mi clase, pero así nos lo contraron otros profesores) la machacaron tanto que salió varios días llorando y al final se fue del cole. No recuerdo si les pasó algo a esos alumnos. El caso es que yo me estoy preparando para ser profe de secundaria, y aunque en mi mundo ideal quiero pensar que no tendré problemas tan graves y que sabré manejarlos en caso de que se den, la verdad es que no estoy nada segura...

      Eliminar
    3. Lo de que un alumno te intente tocar las narices es algo diario. Tienes que tener mecanismos de defensa o de ataque y saber llevarlo lo mejor que puedas.

      Los casos de acoso de los que habla Paz, en todos los institutos hay un protocolo de acoso que se pone en marcha ante cualquier sospecha. A veces es tan difícil probar un caso de acoso que es mejor llevarse del centro a un alumno que a cinco, seis o diez acosadores, aunque no sea nada justo. En mi instituto este año ha habido o está habiendo un caso en que los padres se han quejado de acoso y se ha activado el protocolo. No creo que exista tal acoso en este caso concreto, pero hay que investigar y ver si es cierto. Después, medidas disciplinarias, pero es dificilísimo erradicar algo así.

      Eliminar
    4. Pues fíjate que ese protocolo, en el que el niño acosado debe irse del centro, es una manera de animar a los acosadores a seguir acosando y los acosados a no denunciar, porque la percepción de los alumnos es que se protege a los acosadores.
      Sólo cuando los acosadores duden de la protección (por acción o por omisión) se erradicará el acoso, al estar 'prohibido' y ser repudiado, empezando por los que tienen la autoridad del centro.

      En el instituto donde yo fui, un par de años antes hubo problemas de acoso o abuso sexual o algo así. El director expulsó a los implicados y de instituto 'cajón de sastre' pasó a ser uno de los mejores de mi ciudad de provincia.

      Eliminar
    5. Paz, pues yo creo que lo de ser repudiado debería ocurrir entre los propios compañeros. Si el resto de los chicos tuviese la capacidad y el raciocinio para hacerles el vacío, esos acosadores dejarían de serlo... Obviamente los que tienen la autoridad deben implicarse, pero no son "dios", no están en todas partes, no ven todo ni saben todo. Los compañeros tienen el verdadero poder ahí.

      Eliminar
  4. Vale, ya has contestado a mi pregunta ahí arriba :)
    Ahora me tocará intentar leerlo, y ver la primera peli. Perdón, intentar ver la peli. Por cierto, ¿habéis visto Boyhood, verdad? ¿Recomendable para verla con niños? 11 y 14.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primera peli, la del profesor Lazhar, es maravillosa. De verdad que te encantará. Y los niños son tan reales, de verdad que no parecen actores.

      Besos.

      Eliminar
  5. Me alegra que te pasaras por mi blog! Acabo de entrar a curiosear por el tuyo y me ha parecido de lo más interesante: tengo en casa un profe que se lo curra un montón y que también muchas veces se frustra por no poder hacer más...así que me quedaré por aqui para leerte! Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes en casa un profe!! Vaya coincidencia.

      Besos.

      Eliminar
  6. Por fin te lo has quitado de encima :P jaja

    ¡Un besote, profe!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la recomendación. Ha sido duro, mi niña, más duro de lo que puedas pensar, pero ha merecido la pena.

      Besos.

      Eliminar
    2. Supongo que habrás reconocido muchas cosas. Que te habrá tocado dentro. Pero bueno, estas cosas pasan cuando los libros nos gritan a la cara.

      ¡Besotes!

      Eliminar
  7. ¡Gracias por la reseña! Y por llenarla de películas que me entusiasman ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno!!! No veas la ilusión que me hace que el autor del libro del que hablo hoy me comente aquí. Muchas gracias por el interés que te has tomado. Por cierto, mi hijo acaba de leer un libro tuyo, y están trabajándolo en clase ahora.

      Besos.

      Eliminar
  8. Qué buen post!!!! Yo destacaría el club de los poetas muertos, por lo que significó para mí en una época(me descubrió a Walter Whitman y me abrió un mundo y Los chicos del coro, porque además los que cantan de verdad vinieron a Gijón y como mis hijos estaban en un coro organizamos un encuentro y pudimos conocerlos, fue una experiencia muy enriquecedora. Es una peli realmente entrañable,. Me queda pendiente La edad de la ira, que ando escasa de inspiración lectora(y de cine) y me fío mucho de tu criterio. Un besín.

    ResponderEliminar
  9. Por desgracia tienes mucha razón, el problema es que vivimos en un mundo en el que nos hemos acotumbrado a quedarnos al margen, sin hablar ni actuar, por miedo, vergüenza o inseguridad.
    Besos.
    Tendré en cuenta la recomendación, creo que a mi hermana le va a venir muy bien (y a mí, en un futuro)

    ResponderEliminar
  10. A veces quieres hacer, pero no encuentras la manera...
    Pero estoy de acuerdo contigo, uno de los mayores pecados de la humanidad es la omisión.
    Besos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



Ofensas

No soy una persona polémica, y no suelo tener comentarios negativos en el blog, ni mucho menos hirientes o insultantes. Alguno ha habido, pero ya son unos cuantos años por aquí y lo extraño sería lo contrario. No me refiero precisamente a este espacio, que es un poco mi casa y en la que entráis y comentáis personas a las que voy conociendo, a algunas personalmente y a otras de manera virtual, pero que sois siempre educadas y correctas, y que, por supuesto, podéis siempre mostrar vuestra opinión y vuestro desacuerdo a lo que digo, y lo hacéis sin indignación ni escándalo.


Me refiero a que en general, en las redes sociales especialmente, y en twitter en particular, últimamente muchas personas se sienten ofendidas a la primera de cambio. Hay gente a la que le ofende todo, hasta les ofende que no te ofendas. Y cada palabra tuya podrá ser utilizada en tu contra por alguien en algún momento.

A mí me resulta agotador. Quiero decir, que por supuesto que me molestan cosas que leo, sería insens…