martes, 11 de noviembre de 2014

El efecto contrario

Por mucho que leas sobre el tema, por mucho que pidas consejo, por mucho que acudas a profesionales y sobre todo, por mucho que te esfuerces, cuando eres padre o madre siempre vas dando palos de ciego.

imagen
Ya sabéis muchas cosas de mis hijos, pero por si acaso alguien es nuevo por aquí, diré que mi peque es un niño bastante especial, raro, que diría yo. Y que, entre otras cosas, odia el colegio (aunque a lo mejor esto último no es tan raro).

El caso es que su despiste habitual hace que no siempre apunte los deberes (no quiero hablar de deberes que me enciendo) ni si tiene al día siguiente que llevar un libro o una cartulina, o lo que sea. Sus profes se portan bastante bien al respecto, y hacen lo que tiene que hacer, reñirle y ponerle una nota en la agenda para avisar en casa de sus olvidos.



Hemos empezado este curso especialmente mal en ese terreno, y decidimos entre todos darle un ultimátum para que se fije más y esté más atento. La próxima nota que traigas en la agenda, tendrás un castigo.

Dos días, dos, tardó en venir la nota. Decía:

No ha hecho la multiplicación y la división.

El "no" venía tachado hasta que no se veía.

Le debí de mirar muy raro.

- Te lo voy a explicar, mamá. El caso es que yo no encontraba los deberes, pero luego aparecieron y la profe ya me había puesto la nota así que lo tachó. Así que no es una nota ni nada porque al final dice "ha hecho la multiplicación y la división", ¿verdad?

- ¿Seguro que lo ha tachado ella?

- Sí.

- ¿Estás seguro?

- Sí.

- ¿Seguro?

- No... He sido yo. Pero es que no quería que me castigaras.

Amenazo con un castigo y consigo que me mienta, algo que no suele hacer.

imagen
Después de unas cuantas notas más, y una calificación mala en un examen de matemáticas (el niño decidió por su cuenta y riesgo que el examen era muy largo, y lo era, se cansó e hizo la mitad, un cinco), al final le castigamos SIN NADA. Castigo duro donde los haya. No hay tele los días de diario, no hay películas los fines de semana, ni tablet, ni wii, ni nada de nada. Solo el techo para mirar al vacío, y los Legos a los que ha vuelto estos días, por necesidad, claro.

imagen
El castigo se irá ablandando a medida que vayamos viendo mejoría, en notas de agenda y en calificaciones. Y ni una mentira más.

Dos semanas después, y sin haber logrado nada, mi hijo dice el domingo por la tarde que está deseando ir al colegio.

"Vaya, menos mal, parece que algo hemos logrado, todo va mejorando", pienso.

imagen
- Es que esta casa se ha convertido en un infierno, y prefiero estar en el cole, por lo menos allí puedo estar a mi aire.

Sólo le faltó decir "por lo menos allí no estás tú dando la vara", pero sé que lo pensó.

O sea que el niño habitualmente no está bien en el cole y he conseguido que no esté bien tampoco en su propia casa. Bien, Ro, te has lucido.

¿Y ahora qué hago?

(no me apetecía poner imágenes de madres enfadadas e hijos castigados, así que hoy voy por libre)

48 comentarios:

  1. jajajajaj levantarle el castigo! Volverá a ser feliz como una perdiz.... Me siento tan identificada con lo de las notitas de la profe y la mentirijilla de tu hijo...Mil besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo quitárselo hasta que no vea algún cambio en esto... ayyyyy.

      Besos.

      Eliminar
  2. Ay Ro, cómo te entiendo... Puede que el caso de mi hijo, objetivamente sea menos agudo, pero en esencia es igual, las sensaciones que me genera las mismas que describes.
    Los dos últimos cursos han sido buenos, en gran parte porque la profesora era muy empática, muy cariñosa con el niño, y a él le dio muy buen resultado. Pero el paso a quinto está siendo duro, no tanto como fue primero de primaria, pero volvemos al drama de los deberes. Le mandan muchísimos deberes, de dos horas diarias no baja ninguno de la clase. A mi eso no me gusta nada, pero yo al niño no le digo nada, porque si es el método de esta profesora, hay que aceptarlo y punto. El caso es que él no se queja tampoco, pero tarda siglos en hacer los deberes, se olvida cosas, se deja libros en clase... Cuando le digo que si sigue así la única solución es cambiarle del cole, le da un ataque: "noooo, que me encanta mi cole y tengo muchos amigos"...
    El otro día me subió hasta la tensión, y estoy segura que es del estrés que me genera ver que el niño no es capaz de amoldarse al ritmo (exigente) de su profesora. El caso es que al final no suspende, pero anda siempre al límite.
    Lo dejo, que te estoy metiendo un rollo impresionante. Pero vamos, solo para que sepas, que lo de tu hijo no es un caso aislado, abundan los niños así. Que llevan otro ritmo mental, de personalidad y de madurez, y les cuesta mucho adaptarse en general a la metodología que se sigue en este país, y en concreto a la de algunos profes aún más.
    Un beso, ánimo y paciencia!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los deberes es un verdadero calvario. Pero, aparte de eso, y de la inmadurez de nuestros hijos con tantos olvidos, tantos despistes... es que no sé cómo hacerlo, no estoy consiguiendo nada, y lleva ya el mes de octubre casi entero castigado. Ahora si tiene examen y la nota es buena, el finde le aflojamos un poco, y los días de diario ve un poco de dibujos, eso sí, a la hora de cenar porque antes no tiene ni tiempo.

      Besos. Espero que estés bien y que lo de la tensión no sea nada. Cuídate.

      Eliminar
    2. Ya, si lo complicado es saber cómo hacerlo. Ahí creo que no hay recetas, depende de cada niño. Yo no he encontrado lo que nos funciona a nosotros. La misma medida hay días que ha dado resultado y otros que no.
      Lo que me da rabia es que es un problema evitable con otro sistema educativo. Pero bueno, es lo que hay y tenemos que adaptarnos y sobre todo conseguir que nuestros hijos lo hagan de la mejor manera posible.
      Te paso este artículo/entrevista http://www.elmundo.es/espana/2014/05/26/53823529268e3e2b728b457b.html

      Un beso
      (estoy bien, la tensión me bajó, pero como la tengo en el límite tengo que ir a la farmacia a controlar cada día...)

      Eliminar
  3. En cuanto al niño yo no se qué decirte, porque no tengo hijos y desde fuera vemos las cosas de manera muy sesgada. En mi opinión, intuyo, que el decirte lo de la casa infierno no es más que una manera de darte lástima, de hacerte sentir culpable, tú sabes mejor que nadie que listos son y también sabes que hay límites que son necesarios. Amenazar con castigos que nunca se cumplen es una de las peores soluciones por las que creo, humildemente, puedes optar. Eres madre y profesora, conoces la edad a la que estás enfrentando, aunque los sentimientos seguro que te impiden ser todo lo objetiva que serías con algún alumno. No se Ro, quizá puedas permitirle desde casa, algún pequeño despiste, bajar un poco el ritmo de la clase sin que ello suponga un problema grave, hacer pactos con él, pero no te dejes impresionar porque se sienta fatal ahora en todas partes...es su táctica. Es mi humilde opinión. Desde fuera.
    En cuanto al tema deberes, se que te crispa, pero es algo que me intriga y me gustaría que hicieras una entrada hablando de ello, desde tu postura académica y maternal. Todas las madres, incluso las que tienen tiempo y niños muy aplicados se quejan de la cantidad de deberes que llevan los niños, y ahí tiene que haber alguna razón. Y si hay alguna maestra en la sala por favor, me encantaría que nos contase su punto de vista: a favor o en contra.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOmbre, claro que es una manera de chantaje psicológico, que es algo que se le da genial. Si yo te contara... pero no veo mejoría, al menos no claramente, y eso es lo que me preocupa, que no obtenemos nada y le estamos quitando mucho. Lo de los castigos, de verdad que solo se pueden poner si sabes que vas a cumplirlos, aunque te cueste la vida, así que no puedo quitárselo, no sin una muestra clara por su parte de que las cosas están cambiando.

      y lo de los deberes, sí, haré una entrada, un día que no esté enfadada por el trabajo esclavizante que tiene mi hijo cada tarde.

      Besos.

      Eliminar
  4. Yo no soy madre, así que supongo que veo las cosas más fáciles de lo que son. Pero aún así me atrevo a dar mi opinión. Yo no creo que debas agobiarte tanto, o es que alguna vez cuando te has enfadado con tu marido o con tus hijos no has pensado aquello de que bien estoy trabajando... Pues tu hijo también, se le han puesto las cosas difíciles y cree que en el cole, por poco que le guste, está mejor.
    No se que edad tiene, pero debe empezar a asumir sus responsabilidades, y la única que tiene es hacer los deberes y estudiar. Que a su edad es mucho, pero no te sientas culpable. En mi opinión te está poniendo a prueba, a ver hasta donde aguantas y con un poco de suerte vuelve a la situación anterior en unos días. Así que tranquilidad y a seguir con el plan previsto.
    En cualquier caso, el castigo me parece un poco excesivo, has pasado de todo a nada y ahora te arrepientes, y es que poner un castigo que no eres capaz de cumplir es peor que no ponerlo. Y además es un castigo en mi opinión poco claro, "a medida que...", y cual es esa medida, la conoce el niño...
    En fin, que no se si te ayudo o lo empeoro, espero que sea lo primero.
    Un saludo, Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ayudas, claro que me ayudas. Si pongo un castigo siempre lo cumplo, y ese es el problema, que no veo el final, y quizá he sido demasiado dura. Ahora, que lleva una semana sin traer una nota en la agenda, le estoy dejando media hora de dibujos a última hora de la tarde. Sabe que si va mejorando el castigo va poco a poco a tener más privilegios. Pero no lo vemos nada claro, porque los logros son tan mínimos... y parece que se acostumbra al castigo...

      Besos.

      Eliminar
  5. Yo creo que, como le has castigado tú, te está castigando él... Pero no me hagas mucho caso, que soy demasiado inmadura en esto de la maternidad.

    Un besote y mucho ánimo, guapa!

    Marialu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenlo por seguro. Me está castigando. Los lunes le llevo yo al cole, porque entro más tarde a trabajar. Ayer se puso lloroso y compungido... No quiero ir al cole, esta vida es un rollo, en plan mártir. Se me encogió el corazón, que es lo que pretendía él, y le vi entrar en el colegio con un compañero riendo y empujándose. Ya sabes, en cuanto te das la vuelta...

      Besos.

      Eliminar
  6. A veces los castigos son contraproducentes, pero en este caso creo que es justo y que debes aguantar el tipo. Seguro que por lo menos lo intenta, dale un margen de reacción y no te dejes chantajear!! Y mucha mucha mucha paciencia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo está intentando, de verdad que trabaja y se esfuerza pero luego tiene olvidos tremendos y...

      En fin... Besos.

      Eliminar
  7. Hola!!
    Primera vez que entro por aquí . Bueno , no sé, la edad del niños , sólo te puedo hablar desde mi experiencia de ser madre de dos niños de 13 y 10 años . El pequeño se le,olvidaba todo hasta los,otros días , la verdad nunca le castigué , siempre le dije que confiaba en él , que podía conseguirlo para mi orgullo y que me revolcaría de alegría como un cerdo en su corral , cuando me trajera buenas notas y no se le olvidara todo . Y aquella época pasó . Aunque suelo ser dura y exigente con ellos,cuando es necesario , creo en la fortaleza de los comentarios positivos ,cuando envías comentarios positivos el cerebro se activa inmediatamente de una forma diferente. Pero nunca te arrepientas de tus decisiones , porque tu tienes la mejor intención , y eso sí , síguelas hasta el final. Y cambia de estrategias de vez en cuando , para sorprenderle . ¿No hay alguna actividad del cole que le guste?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi coincidimos. Mi peque acaba de hacer 9. Y estoy de acuerdo contigo en lo de la confianza, pero también les enseño que las cosas hay que demostrarlas, y si me engaña o me oculta cosas no puedo volver a confiar hasta que me lo demuestre.

      Besos.

      Eliminar
  8. Uffff... qué complicado!!!. Yo también soy partidaria de que cuando se les pone un castigo, hay que cumplirlo, aunque nos fastidie. Pero entiendo que ahora mismo, tal como está la situación, tú también estás castigada (y el resto de la familia, padre y hermano... porque afecta a todos...). Sólo te queda tener esperanza y pensar que va a servir para algo, que cambiará. Además, ya sabes, los niños nunca dejan de sorprendernos, y quizá cuando menos te lo esperes, todo irá bien...
    Mientras tanto, mucho ánimo y mucha fuerza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El castigo está siendo duro, pero él tiene que saber que está en su mano.

      Besos.

      Eliminar
  9. Es difícil dar un consejo,cada niño es un mundo.
    Desde fuera da la sensación de que os está midiendo.
    Se me ocurre que insistáis en el refuerzo positivo.
    Ánimo Ro,poco a poco irá mejorando el asunto.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lleva tomándonos las medidas desde el mismo día que nació. Y lo del refuerzo positivo lo práctico todo lo que puedo, y en clase me sale pero en casa me cuesta más...

      Besos.

      Eliminar
  10. A ver, creo que ya hemos hablado de este tema en alguna ocasión. ¿Tu hijo no tenía un déficit de atención? Y que no me venga nadie a decir que eso no existe, porque puedo ponerme de muy mala leche. Es que de verdad creo que ya lo hemos comentado, pero por si acaso te lo recuerdo. Mi hija está (creo que puedo decir estaba, esa horrible etapa ya ha pasado) diagnosticada, y te aseguro que cuando se le olvidaba algo, o perdía la tarde en hacer dos sumas, no era porque quisiera. Podía haberle prometido comprarle la luna, o una tienda entera de juguetes; cuando tenía una mala tarde, o sea, casi todas, daba exactamente igual, simplemente es que no era capaz de hacerlo. Algo así como decirle a un diabético, ¡ehh, segrega un poco de insulina muchacho, que te sube el azúcar! Como al principio no tenía ni idea de qué iba el tema, la castigaba mucho. La he llegado a tener castigada sin nada con 5 años, y con una simple figurita de un príncipe o un animalito, le bastaba para entretenerse. En fin, solo quiero decirte que creo que no es culpa suya, que es que NO PUEDEN, y hasta que su cerebro no madura, en mayor o menor medida, pero siempre mejora, por mucho que te empeñes no vas a conseguir nada. Así que toca hacerse la idiota, y ayudarle. No darle todo hecho, pero tampoco castigarle por todo. Y según todos los psicólogos, ya sabes: REFUERZO POSITIVO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También creó que es un problema de inmadurez, pero la presión en el colé no cesa y tenemos que responder a ello. El curso pasado se pasaba la tarde con dos sumas. Este año rinde mejor, pero hasta cierto punto, después se cansa, y es que casi todas las tardes traspasamos ese punto con creces.

      En fin, que te voy a contar...

      Besos.

      Eliminar
  11. Un consejo: no te flageles. Te lo dice una madre de un niño con TDA que ha pasado por todas las etapas habidas y por haber: enfado, incredulidad, pena, culpa, impotencia... Y para más INRI soy maestra, así que muchas cosas que predico con los padres de mis alumnos en casa me las tengo que comer con patatas.

    Lo de apuntar en la agenda es que ni se lo plantean. Y tu niño está en Primaria. Espera a que llegue a la ESO.

    Yo lo que hago es prepararle todas las semanas la agenda (lo hacemos los dos juntos): en el espacio de cada día apunta la inicial de las asignaturas que tiene y se compromete a escribir al lado el trabajo que le mandan, y si de alguna materia no tiene deberes ha de poner: NO, en el hueco dejado. Así se obliga a sacar y apuntar en la agenda en todas las clases. No siempre lo hace, pero le va mejor que si tiene la agenda en blanco delante.

    También le superviso todas las semanas el carpesano. No sé por tu tierra, pero aquí (Valencia) los profesores de instituto obligan a llevar el trabajo en hojas sueltas, que los niños han de numerar y llevar ordenadas dentro de su fundita de plástico transparente para cada asinatura. Resultado: mi hijo lleva unas barajas de folios revueltos impresionante. Pues cada fin de semana tiene que sacarlo todo, clasificarlo por áreas, ordenarlo, fecharlo, etc.

    Organízale también un horario de deberes. No pueden estar horas y horas sin acabar las cosas.

    Bueno, yo hago éstas y otras muchas cosas, y también me enfado, le riño, le castigo, lloro..., pero menos que antes. Hay que ayudarles mucho porque realmente lo necesitan.

    Besos.
    Maribel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo que me dices, o la mayoría de las cosas, ya las hago. Y van funcionando pero de aquella manera y no siempre. Mejor que sí no las hiciera, claro.

      Besos.

      Eliminar
  12. Yo de experiencia de madre, nanai, pero no sé, visto desde fuera creo que estás obrando bien. Lo que pasa es que tu pequeño es MUY LISTO, y está apelando ya a lo último de lo último, que es el sentimiento de madre. Él pensaba que el castigo sería una cosa "para asustar", y viendo que va en serio, pues busca otras herramientas. :P

    Pero por lo demás, por tu intento de que se responsabilice de su trabajo, pues nada que objetar. Hace poco leí un artículo que iba sobre eso.

    En un cursillo que hice, el profe, que era psicólogo, nos dijo que para castigar, lo mejor era ir castigando acciones inmediatamente, pero poco a poco. Primero te quito... "lo que sea que use y le guste". A la siguiente, otra cosa, y así. Como si fueras sumando y restando puntos. Pero yo no sé tampoco hasta qué punto eso sería efectivo :P

    En fin, que ánimo, que al final la maternidad, la crianza de los hijos, debe de ser ensayo/error. Porque no hay dos críos iguales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y unos son más fáciles que otros...

      Besos.

      Eliminar
  13. Ufff, que complicado todo...es difícil aún mas dar consejos, pero aunque tu hijo tenga un TDA y aún sea pequeño, yo creo que sí tienen que aprender a ser responsables. Ten por seguro que de ésto va a aprender, aunque se siga olvidando de cosas, seguro que alguna menos habrá y sobre todo flagelarse no sirve de nada, es la decisión que tomaste y en ese momento era la mejor, ¿que te has equivocado? Pues ya lo harás mejor la próxima vez. No se, yo es que creo en el aprendizaje por consecuencias, ya se que pedagogicamente está un poco desfasado pero bueno...ahí está.
    Animo y un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que coincidimos en pensar que uno puede tener x pero eso no puede ser excusa para lo demás. Tiene que aprender a ser más independiente y responsable. Como tiene un problema con eso, le ayudo infinitamente más de lo que lo hice con su hermano. Los olvidos son comprensibles, pero dejar un examen a medias no, no puedo pasar por eso, sea largo o corto, su obligación es esforzarse por hacerlo lo mejor que pueda. Y tampoco puedo dejar que me mienta. También creó que tiene que haber consecuencias a lo que se hace.

      Besos.

      Eliminar
  14. Pienso que ya que en el cole...entre castigos y deberes...el pobre no está a gusto...
    ...al menos que en casa sí lo esté...porque necesita tener un lugar donde no se le baje más la autoestima...
    En esos baches sigue hablando con él con cariño ,firmeza,paciencia...que vea que eres alguien razonable y acogedor a quien siempre puede acudir..
    Ánimo,Ro!
    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Hola Ro, la verdad es que es complicado dar un consejo por aquí. Sobretodo porque necesitaría hacerte un millón de preguntas acerca de lo que habéis trabajado o no hasta ahora, para ver dónde se puede mejorar. Aun así, como recomendación general, tal y como he leído en otros comentarios, creo que debéis insistir mucho en el refuerzo positivo. No únicamente dando premios cada vez que consiga X puntos verdes, rollo super nanny. Los adultos transmitimos muchísimo más de lo que creemos con nuestra manera de relacionarnos con ellos (el tono de voz, la postura, las palabras...) Sobre el TDA podríamos hablar horas y horas, pero más que poner etiquetas yo me centraría en aquellas cosas que tu nene hace bien, y felicitarlo mucho para que llegue a ser consciente de la satisfacción que da hacer bien las cosas. Yo trabajo en un cole donde los castigos brillan por su ausencia, y con este método positivo es cierto que el camino es duro y muy lento (hasta tal punto que llegas a creer que no sirve de mucho, pero al final, la mejoría siempre acaba llegando)

    Ahora, con el castigo ya puesto, tienes que ser firme, en eso creo que estamos todos de acuerdo. Pero puedes verbalizar con él sobre los puntos de mejoría. Muchas veces damos por sentado que los niños saben lo que tienen que hacer, pero a veces el fallo esta ahí. En lugar de decir tienes que portarte bien, hay que especificarles qué es portarse bien (no chillar, respetar tal norma, no pegar, no empujar...) No se si me explico, pero solemos fallar muchas veces pensando que los niños entienden lo que les decimos, cuando no es del todo así. Y a la mínima señal de algo realizado correctamente, como si le tenéis que bailar un sardana en casa para que vea que le apoyáis y estáis con él.

    Siento el parrafón, pero espero haberte ayudado un poco. Ánimo y paciencia. Y sobretodo, nada de flagelarse, lo estas haciendo lo mejor que sabes. Uno aprende a ser padre siéndolo.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trabajé todo esto que me dices con el psicólogo, porque yo no lo tenía tan claro como tú me lo explicas hace unos años. Lo entendí, tiene que saber lo que esperó de él, qué está bien y qué está mal, claramente. Y el refuerzo positivo lo utilizo, pero lo que no he conseguido, por más que lo he intentado, es obviar lo negativo.

      Besos.

      Eliminar
    2. Ay Ro, es que esa parte es la más difícil. Tanto de entender como de llevarla a cabo, sobretodo porque cuando empiezas a realizarla se da el fenómeno de la curva de extinción, por lo que los niños van subiendo el mal comportamiento, como si de un juego se tratase, para ver quién aguanta más. Y justo ahí, en ese período es cuando menos hay que ceder, porque si no ya saben hasta dónde deben subir su comportamiento la siguiente vez para conseguir lo que buscan. Es bastante duro, la verdad es que sí. Y bastante complicado en la práctica.

      Aun así entiendo perfectamente tu situación, el hecho de mentir supongo que es duro de asimilar para los padres. Pero es un recurso más que ellos tienen para defenderse (piensa en la cantidad de veces que has notado de sobra cuando un alumno no estaba siendo sincero contigo)

      Espero que mañana vaya algo mejor el examen. Y si no, seguro que al siguiente. Todo esfuerzo tiene su recompensa, y eso va por los dos ;)

      Un beso!!

      Eliminar
    3. Gracias. Lo de la curva de extinción no me lo habían explicado así, pero tiene mucho sentido, la verdad. A ver, voy a intentar volver a lo positivo, una y otra vez, y ya te contaré.

      Eliminar
  16. Espera a que te comente Ro que ella sabe de esto... ah, no, que Ro eres tú. ;P

    Yo es que no sé qué decirte, sólo te leo y pienso en lo difícil que debe de ser tener hijos y querer hacerlo bien...
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me hagas reír que ha sido un día infernal. Recuperate de tu catarro.

      Besos.

      Eliminar
  17. Desde luego ser madre (y padre, osea tener hijos) es la "profesión" más difícil y más exigente del mundo... No puedo darte ningún consejo, pero sí te mando mucho ánimo. Un beso.

    ResponderEliminar
  18. ¿Y si en lugar de castigarlo le lanzas un desafío?
    Proponle algo chulo para hacer si es capaz de concentrarse la semana completa sin olvidos (o puedes comenzar con menos días, según lo difícil que le resulte).
    Medita bien el desafío/recompensa porque serán cosas que deberás poder repetir para motivarlo (y es mejor que no sean cosas materiales). Hazle ver que es una situación que sobre todo le perjudica a él pero que también os condiciona a los demás. Pero que sólo él puede cambiarlo y que tú puedes ponérselo simplemente más fácil.

    ResponderEliminar
  19. Mañana tiene un examen y le he propuesto que sí se fija bien y no deja preguntas sin responder, lee los enunciados y hace lo que le piden, es decir, lo que debería ser un examen, le llevo al cine el finde, él y yo solos. A ver wué tal funciona, porque estamos un poco saturados de castigos y tengo que mantenerlo.

    Besos y gracias.

    ResponderEliminar
  20. Es un tema muy complicado éste. Ahora mismo mi hermana mayor está en una situación parecida: mi sobrino se distrae muchísimo (pasa del tema bastante), y a veces se porta mal y molesta a los compañeros, y también está con un castigo total. La situación del examen que dices me la contó ella ayer casi igual. Se pasa todo el examen pensando en las musarañas y al final responde a unas cuantas preguntas y saca un cinco.

    Se ve que los castigos tampoco están funcionando, porque los acepta con indiferencia. A ver si tanto tu como ella seguís con ánimo para esta situación, porque creo que no es culpa de las madres de ningún modo, sino un cúmulo de circunstancias.

    Besos y ánimo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los castigos tienen que ser algo puntual para que funcionen. Intentas que reaccione, pero si no va la cosa, tendremos que cambiar de estrategia, ahora, eso sí, no puedo quitarle el castigo así como así. Ufff.

      Besos.

      Eliminar
  21. Qué difícil es eso... y yo no soy quien para aconsejarte desde mi "no maternidad". Pero no te fustigues tu... no creo que se sienta mal en casa, ni que sea tan grave... son cosas de la edad, unido a que los hijos muchas veces decimos cosas que no debemos para hacer sentir fatal a los padres, aunque realmente estemos exagerando las cosas y lo sepamos. Si prefiere ir al cole, eso que has ganado. Mírale el lado positivo. Y aguanta el chaparrón.
    Lo haces lo mejor que puedes y quieres, no tienes nada que recriminarte. Y no cedas, porque un castigo inconsistente es lo peor que puedes hacer... en todo caso, aprende para la próxima.
    Mucho ánimo y un abrazo!!

    ResponderEliminar
  22. Peque sólo tiene dos años y medio, así que esa fase que cuentas me queda un poco lejos, pero te aseguro que ya me da miedo pasarla, entre otras cosas porque a mi hijo ya se le ven las "formas".
    Con la poca edad que tiene, no sé si será porque es hijo, nieto, sobrino y resobrino único por mi parte, porque todas esas personas le mimamn y le consienten demasiado, porque es su personalidad, porque está en los "terribles dos" o vete tú a saber por qué, ya es un completo chantajista.
    Cuando hace algo mal y le reñimos directamente nos ignora (algo que me saca de quicio), cuando consigo que me atienda y escuche lo que le digo han pasado más de 10 minutos y he tenido que repetírselo más de 5 veces (con lo que acabo desesperada). Y si le castigo, si estamos en nuestra casa pasa completamente, si estamos en casa de los abuelos o de los tíos se pone a llorar, porque sabe que ellos le consienten en todo.
    Es algo que me preocupa mucho, porque si seguimos así, me veo con un adolescente mimado y consenido al que no podremos controlar. Está siendo más difícil educar a la familia que a mi hijo.
    En fin, que lo de la maternidad es lo más complicado que nos ha tocado hacer, espero que tengamos suerte y que todo mejore.
    Suerte con tu pequeño, y no cedas, creo que, aunque sea tarde, al final verás los resultados.

    ResponderEliminar
  23. Hola Ro,

    Yo no soy madre, y basándome en mi experiencia como profe lo único que te puedo decir es que confíes en ti misma, te puedes equivocar como todo el mundo, pero por lo que cuentas te has informado, sabes qué es lo que tienes que hacer y pones toda tu voluntad en hacerlo... los cambios los irás viendo poco a poco, pero estarán ahí. Tú, mejor que yo, sabes que con los chicos que les cuesta o que son más difíciles los cambios son más pequeñitos, pero ahí están.
    Animo, estoy segura de que las cosas van a ir mejor.
    Por cierto, algo que siempre les recomiendo a las mamás que se sienten un poco inseguras con sus hijos con TDA(H) es que se apunten a una asociación de niños con ese trastorno, suele ir bien hablar con alguien que sabe exactamente por lo que estás pasando. Si te sirve es lo único que puedo aportarte a parte de todo lo que te han dicho.

    Un beso enorme y mucho mucho ánimo

    ResponderEliminar
  24. El mío era así, de hecho le hicieron pruebas y test de inteligencia porque era un caso perdido, al final tenía disgrafía y una inteligencia muy por encima de la media, pero que no le estaba beneficiando en nada. Tuvimos que titrar muchísimo por él, generalmente con ayuda de los profes, a veces con menos comprensión pero al final se llega a todo y ahora está en segundo de carrera y va genial, hasta con matrículas de honor, que si me lo llegan a jurar hace unos años no me lo creo porque lo pasamos mal muchas veces. El caso es que si lo has castigado castigado ha de seguir, lo estás haciendo biien lo que pasa es que en el momento te hacen sentir la bruja mala, pero no te preocupes que se les pasa, habla con él y no te desesperes.Es que esto de ser padres se complica cada día más. Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me han encantado tus palabras. Nosotros también estamos tirando de él como podemos y como sabemos, con un caso muy parecido. Y todo lo que haga por él sé que es algo de lo que no me voy a arrepentir.

      Besos.

      Eliminar
  25. Aguantar el tirón, está haciéndote chantaje emocional.
    Jugar a algo juntos para desdramatizar.
    No estar enfadados.El castigo ya es suficiente.

    ResponderEliminar
  26. Por si te sirve de algo, los castigos en mi casa no han sido de "no puedes hacer esto que te gusta" sino de "ahora tienes que cumplir con estas tareas", algo así como trabajos forzados pero tareas de las que al final todos nos beneficiábamos. Según el tipo de tarea que le des le servirá también para concentrarse: clasificar algo o pasar la lustradora, todo vale! ;)

    ResponderEliminar

Cuéntame...