Ir al contenido principal

Grecia VIII y fin.

Último día de nuestro viaje.

Como algunos me lo habéis pedido, os contaré que la noche anterior los chicos compraron bebida en un súper cercano, pero no había hielo, así que compraron guisantes congelados. Toneladas de guisantes congelados para enfriar sus cervezas.

Pero no los dejaron en las bolsas. Sacaron los guisantes y llenaron la bañera, y las mesillas de noche de guisantes y cervezas. Y por la mañana estuvimos metiendo guisantes en bolsas, pero aquello quedó bastante indecente...

Amanecimos muy pronto, dispuestos a que no nos matara el calor por esos parajes.


Estábamos preparadas de pantalón largo y camiseta discreta para entrar en los Monasterios.


Aún así, nos hicieron poner una falda a todas las chicas.


Monísimas...


Los Meteora son los monasterios del aire. Nos sorprendió cómo se construyeron esos monasterios en lugares tan inaccesibles.



A algunos solo se lleva a través de cestas colgantes.



No sé si apreciáis en la foto un albañil que llevaba arena una y otra vez al monasterio para hacer unos arreglos, a través de una especie de cesta colgada de un cable.


Entramos, como ya os he dicho, a uno de ellos, el más grande, el Megalo Meteoro.





Y aquí mis preciosas chicas vestidas de la abuela de la fabada, porque sus hombros tampoco podían quedar al descubierto. Como veis, todo un lujo de riqueza y color en los estampados.


Los chicos no se libraron. Se tuvieron que poner pantalón largo, y estaban la mar de atractivos con ellos.

De allí, muchas, muchas horas de viaje para llegar al aeropuerto de Atenas. Contamos 17 horas de viaje desde que salimos del hotel hasta que llegamos a casa. Luego, por cuestión de retrasos y maletas, fueron un par de ellas más.


Estas caras de cansancio, al coger el avión que nos llevaba a Madrid, lo dicen todo. No aguantaríamos ni un día más de viaje, pero ha sido todo inolvidable.

Comentarios

  1. Jajajajajajaja los guisantes jajajajajaja.
    Los monasterios son una pasada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alucinantes. Y el momento guisante también.

      Besos.

      Eliminar
  2. Yo recuerdo mis viajes de estudios con los de 8º de EGB de entonces... mortales, con cantidad de enécdotas que...!

    Te he leído todas las etapas, me ha encantado el viajecito, joooo!
    Bueno, ahora descansa y para un poco ya, no???
    ;););)

    Venga, Kalimera!
    ;) Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he descansado suficiente, no he venido tan hecha polvo como el curso pasado.

      kalispera.

      Besos.

      Eliminar
  3. Guauuuu, qué pasada los monasterios!!! Y que mieduqui, ¿no? Vaya, al de las cestas colgantes creo que yo que me lo dejaría por el camino.
    Lo de los guisantes buenísimo. Pobres, si es que oyen campanas y no saben dónde, jajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bastante miedo. Son preciosos, y no tuvimos que subir a las cestas. Si no, aún estaríamos ahí haciendo cola...

      Besos.

      Eliminar
  4. Pedazo de viaje. Me he leído todas las entradas seguidas y además de apetecerme ir a Grecia (con algo menos de calor) me ha encantado la aventura. Lo de la playa y la noche de San juan, sin duda no lo olvidarán.
    Genial viaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que olviden el viaje, a pesar del calor y de un montón de cosas buenas y no tan buenas.

      besos.

      Eliminar
  5. Jajjajajajaaj que fashion las faldas-abuela de la fabada!

    Me imagino que dormirías muy a gusto en tu cama después de tanto viaje.
    Pero que te quiten lo bailao.
    ; )

    Bssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, deseando llegar a casa, pero sin ansiedad, la verdad...

      Besos.

      Eliminar
  6. Qué genialidad el momento guisante y todo el viaje. Y me reitero, los profes os merecéis un premio. Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, pero nosotros también lo hemos pasado genial.

      Besos.

      Eliminar
  7. Me meo con los guisanteeeeeeessss...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que los de la limpieza del hotel se rieran mucho. Hubo que reñirles, pero solo un poco, porque a mí me daba la risa.

      Besos.

      Eliminar
  8. Precioso el viaje.
    Lo mejor el estilo fabada o yogur griego, que tanto da.
    Isthar
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, básicamente da lo mismo.

      Besos.

      Eliminar
  9. la ultima foto de cansancio nada, creo que reposando un par de dias volverias todos a ir!!

    bienvenida a casa

    ResponderEliminar
  10. Me troncho con el ingenio juvenil de los guisantes XDDDD

    Joe, lo de la falda me parece un pelín excesivo si llevábais pantalón largo... Si voy yo me pillan también, ...

    En fin, supongo que mereció la pena :D

    ResponderEliminar
  11. Que envidia.
    Estaba convencida de que a los monasterios no dejaban entrar a mujeres.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…