lunes, 28 de julio de 2014

Agobios vacacionales

Sabéis que me gusta agobiarme incluso de vacaciones. Y este año no iba a ser menos.

Estoy descansando mucho, leyendo mucho, tejiendo, pasando tiempo con los niños, con los amigos...

Pero he tenido esta semana unos días de nervios, de agotamiento y de no dormir.

Os cuento.

imagen

A finales de curso, el profe de instrumento de mi hijo le dijo que se apuntara a un curso de verano, que estaba bien, que le iba a divertir...

En fin, que el niño dijo que sí, le matriculamos y no lo dimos muchas vueltas hasta hace unos días.

Empieza el curso con una presentación oficial. Vamos padres y alumnos. Mi hijo es el más pequeño de todos con bastante diferencia sobre el resto. La mayoría son adolescentes y adultos.

imagen

Esa noche, la noche anterior a empezar las clases, me pongo bastante nerviosa.

- Bueno, mañana a ver qué tal el curso.

- No sé si quiero ir, mamá.

- Pero si dijiste que te apetecía...

- Ya, es que pensaba que era un campamento de verano de esos de comer en la hierba...

- ¿¿??

En fin. Madre toda una noche sin dormir pensando "si no le gusta, a pesar del dinero perdido, y de todo, no va". No le podía obligar, porque la música se está convirtiendo en una parte importante de su vida, y hay cosas que no se pueden forzar.

El horario, además, es un poco salvaje. De nueve y media a siete de la tarde. Todo el tiempo música. ¿En qué demonios estaba pensando cuando le apunté?

imagen

Así que le llamo y le cuesta un montón levantarse, va con mala cara todo el camino, no tiene ganas y piensa que va a ser un rollo.

Paso el día intentando distraerme. Paseo por el centro, desayuno por ahí, quedo con una amiga, voy de compras, intento no pensar en ir a buscarle y salir corriendo de allí con el niño de la mano.

Las siete de la tarde por fin, y cuando sale, bebiendo un refresco, hablando con su profe y con una sonrisa de oreja a oreja.

Me bombardea con todas las cosas que han hecho, con todo lo que ha aprendido en un solo día, con las horas que lleva tocando el instrumento...

Esa noche, al ir a acostarle, me dice:

- El año que viene me voy a volver a apuntar.

33 comentarios:

  1. Ufff!!...me alegro!!!...Me alegro muchíísimoo!!!
    BESOS!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa, no te puedes imaginar lo contentos que estamos todos...

      Besos.

      Eliminar
  2. Ojalá la música se enseñase así de manera pública y no pagando un pastón, pasa como con los idiomas...en fin.
    Me alegro por tu niño y por tí :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuanto he asomado un poquito por este mundillo de la música, me estoy dando cuenta de lo poco que se fomenta desde las instituciones. Una pena.

      Besos.

      Eliminar
  3. : ))
    Mis hijos han estado estos días en un curso parecido y se lo han pasado bomba!

    Ahora a relajarse madre sufridora...
    ; )

    Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este está disfrutando un montón. Y aprendiendo lo que no nos podíamos ni imaginar.

      Besos.

      Eliminar
  4. Qué angustia, por favor!! Menos mal que al final está encantado.
    Un abrazo,
    Marialu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, lo he pasado mal. Ahora lo llaman todos "mascotín", porque es el más pequeño y se ha convertido en su mascota. Y no imaginas lo que está aprendiendo. Hasta va a tocar por primera vez en una orquesta!!!

      Besos.

      Eliminar
  5. Jajajajajaja. Según parece, la música forma una parte más importante de lo que creías de su vida. Nos agobiamos mucho por ellos, le damos vueltas a todo, y al final la mayoría de las veces, las cosas son mucho más simples. Menos mal que "no sabías en qué estabas pensando cuando le apuntaste"; parece que lo va a disfrutar mucho. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo está pasando genial, y parece que le está viniendo también muy bien. Es muy infantil e inmaduro, y de repente quiere empezar el conservatorio y hacerse profesional. Pocas veces le oigo hablar de futuro, y en estos días no hace más que pensar en mejorar en su instrumento.

      Besos.

      Eliminar
  6. E alegro por el y por ti. La música es muy dura en el largo período de aprendizaje, pero después tiene dulces recompensas. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para él de momento es algo que requiere esfuerzo pero que le está reportando muchas cosas buenas, creo que más de las que lo ha hecho nada en su corta edad.

      Besos.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Pues sí, todo muchísimo mejor de lo que podíamos esperar.

      Besos.

      Eliminar
  8. ¡¡¡Qué alegría has tenido que sentir!!! Me alegro muchísimo por los dos :)

    ResponderEliminar
  9. Ole!!! Qué alegría, la verdad, y más con la angustia que llevabas encima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En casa estamos expectantes. Ya sabes, le gusta mucho el primer día y luego a ver si las cosas siguen bien, si se cansa... Sale de allí agotado, al borde de las lágrimas, por las horas de trabajo y dedicación, pero luego empieza a hablar y se nota que le encanta.

      Besos.

      Eliminar
  10. Pobre, que sería un poco de pánico escénico... Viendo a los otros tan mayores... Pero cada vez tengo más claro que tienes un genio de la música en casa. Me alegro de que al final todo fuese bien. ¡Ay, las mamis! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si un genio, pero su profe está alucinada con él. Supongo que, a pesar de su carácter, va sacando ese talento que lleva dentro.

      Besos.

      Eliminar
  11. las primeras lineas me han puesto tambien mal cuerpo. Me alegro que de momento este feliz, ya nos seguiras contando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya os contaré cómo siguen las cosas.

      Besos.

      Eliminar
  12. Aaay qué angustia y al final pa ná! xDD Yo también soy de las de preocuparme con esas cosas y eso que no tengo hijos aún. Miedo me da que llegue el día!. Pero lo importante es que el niño se lo pasó bien y le gustó y aprendió ^_^
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy de las de anticipar y preocuparme mucho y por nada. El niño está genial y lo está pasando muy bien, así que al final parece que los nervios fueron sin motivo...

      Besos.

      Eliminar
  13. Muchas veces nos agobiamos por cosas que aún no han ocurrido para después darnos cuenta de que finalmente no era para tanto. Me alegro de que tu niño lo esté pasando tan bien en el curso.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está siendo una gran experiencia para él. Ahora mismo se ha levantado él solo y está deseando salir de casa, aún sabiendo que le esperan unas cuantas horas de trabajo duro.

      Besos.

      Eliminar
  14. ¡Uff! Una pequeña lección de lo que es la vida...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad. Muchas veces nos preocupamos en exceso. Y además, tendemos a pensar que los niños son más débiles de lo que lo son en realidad.

      Besos.

      Eliminar
  15. Ufff, ¡¡menos mal!! Me alegro un montón. Soy de las que piensa que las "actividades extras" (es que no sé cómo llamarlas, pero me refiero a idiomas, música, pintura, ..., lo que se hace porque te gusta, no por obligación), se tienen que hacer si se disfrutan, de lo contrario, la cosa puede ir mal y estropear una gran afición que se puede convertir en algo más.
    Espero que siga disfrutando todo el verano, ya nos contarás.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El curso, como es intensivo, sólo dura una semana, que termina el jueves. Así que estoy cruzando los dedos para que le siga gustando y no se canse en estos tres días que quedan. y estoy de acuerdo contigo, todas esas actividades deben ser voluntarias y disfrutarse.

      Besos.

      Eliminar
  16. Pues sí le encanta, genial! Así me ha pasado a mí con la mayor, que se fue a 400 km a un campus de tenis y yo pasé una semana.... Y cuando vamos a por ella, dice que quiere quedarse otra semana :)

    ResponderEliminar

Cuéntame...