martes, 4 de febrero de 2014

Mi alumna

Hace ya algún tiempo que quiero contaros el caso de Laura.

Laura es una de mis alumnas.

Venía de un colegio en el que le habían diagnosticado como alumna de necesidades educativas especiales, en su caso por bajas capacidades. Llevaba con apoyos toda la educación primaria y su orientadora le había dicho a su madre que jamás conseguiría un título. De ningún tipo. Así, sin más.

Laura empezó el curso pasado en nuestro centro con apoyos de la PT (especialista en pedagogía terapéutica) y con muchos complejos, muchas inseguridades. No quería leer en alto en clase, no preguntaba nada, apenas se le oía cuando hablaba. Era un bicho raro, solitaria, sin amigos, y con la autoestima por los suelos.

imagen

Mi amiga PT y yo formamos un gran equipo. Pensamos que no era bueno que la sacara de clase para apoyarla y empezamos los apoyos dentro del aula. Los había hecho en un par de ocasiones y siempre con buenísimos resultados. Me parece la mejor forma de apoyar y ayudar a un alumno.

Laura aprobó todas las materias la primera evaluación, menos las matemáticas, sin ningún tipo de adaptación significativa, es decir, exigiéndole lo mismo que a los demás y haciéndole los mismos exámenes (por primera vez en su vida). No veíamos razón alguna para los apoyos, no entendíamos todo lo que había tenido que pasar en el colegio... Pero seguía, a pesar de todo, con la autoestima muy baja. Si toda tu corta vida te han dicho que no vales para estudiar, es difícil que te lo creas en algún momento. Necesitaba un empujón.

En la segunda evaluación sacó de nota media  en lengua un siete con ocho. Y ahí va su profe y le

pone, por trabajo y actitud, un nueve. Ella no se lo podía creer, era su primer nueve, y sus compañeros tampoco.

imagen


Tuve quejas de uno de sus compañeros, que se había metido bastante con ella, y no podía creer que sacara mejores notas que él. No sólo se me quejó a mí, sino que fue a la tutora y a jefatura de estudios a decir que estaba favoreciendo a una compañera y que era injusto. No estaba muy equivocado. Estaba favoreciendo a una compañera y no estaba siendo justa, pero no habían sido muy justos con ella nunca, y sabía que necesitaba algo que la motivara. Me mantuve firme en mi decisión y llevó un nueve en el boletín de notas.

En la tercera evaluación terminó con un ocho, merecidísimo y para nada un regalo. Aprobó todo menos las matemáticas, que terminó superando en septiembre. (por cierto, os diré que el chico que se quejó de mí tuvo que reconocer su error cuando al final de curso, con un cuatro y medio de nota en la última evaluación, le puse un seis por su trabajo y esfuerzo, que también eran importantes y dignos de contar aquí otro día)


Cuando volvió después del verano, Laura no era la misma. Seguía siendo el bicho raro, pero mucho menos. El primer día que en clase se metieron con ella, le dio una patada en sus partes al abusón.

-Profe, Laura ha pegado a José.

- ¿Quéeeee?

No me lo podía creer. Le dije al chico que si volvía a meterse con ella, no iba a ser la única patada que recibiría. Y no me refería a una patada real, por supuesto, aunque eso ellos ya lo saben.

En diciembre convocamos nuestro concurso de Microrrelatos de Navidad, anónimo, y ¿a que no sabéis quién lo ganó? Sí, ella, mi Laura.

imagen
Y ahora tiene un blog, y dice que quiere ser escritora. Sigue siendo un bicho raro pero ya nadie es capaz de callarla ni de acobardarla, porque ha decidido que ella vale para hacer lo que quiera.

Su madre vino en Navidad a darnos las gracias, a mi amiga PT y a mí. No creo que todo esto sea mérito nuestro, sino de ella, pero a veces un pequeño empujón es necesario para demostrarnos que nosotros valemos igual o más que los demás.

46 comentarios:

  1. Tan tempranito y ya me has hecho llorar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No llores, que hoy estamos contentos.

      Besos.

      Eliminar
  2. Te escribo con lágrimas en los ojos...qué maravilla de niña y de profes!!!
    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te puedes imaginar qué ejemplo de superación nos ha dado a todos. Y lo orgullosa que está su madre.

      Besos.

      Eliminar
  3. Eso es una prooofeee y lo demás tonterías ;)

    Como madre llevo una temporada muy agobiada, hablando con profesores, entrenadores y demás, porque parece que el concepto de motivar y animar no es lo más habitual; así que estoy encantada de leer cómo funciona. Si yo fuera la madre no sólo te daba las gracias, te ponía una estatua jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me agobió mucho con lo que respecta a mis hijos. En estos años van a encontrar buenos y malos maestros, algunos con los que se entenderán y otros que no calarán en ellos. Será así y nada podemos hacer.

      Beso

      Eliminar
  4. me ha encantado esta historia, una pasada.Gracias por compartirla

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Madre mía, Ro, muchíiiisimas gracias por ser como eres...me encantaría que (si algún día tengo hijos) tuvieran profesores como tú o como Lileth o como otros tantos profes que conozco y se desviven por sus alumnos

    A mi hermano le sacaban de clase todos los días para esas clases de apoyo...creo que aunque la intención fuera buena (se supone que es dar un apoyo a los chavales que lo necesitan), eso les hace sentirse fuera del grupo, apartados, inferiores y el resto de chavales pueden y suelen ser muy crueles con ellos...llegó un momento que mis padres decidieron que al niño no se le sacaba más de las clases y con mucho esfuerzo y trabajo por parte de mis padres, mi hermano y probablemente de sus profesores salió adelante como los demás, que le costó un año más?? pues como a muchos otros que no necesitan ningún tipo de apoyo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los apoyos fuera de clase están muy bien, pero para niños que están muy perdidos, que tienen un desfase importante con respecto a su clase. Si no, lo mejor es el apoyo en el aula. PEro hay muchos profesores que se niegan, que no les parece bien dar sus clases con alguien en ellas, con otro profe que les quite libertad o que les juzgue... No sé, el caso es que estos apoyos no son tan comunes como desearíamos.

      Besos.

      Eliminar
  6. Buenos días, Ro. Por situaciones como esta siempre he querido dedicarme a la enseñanza (espero tener mi oportunidad algún día...) creo que todo el esfuerzo que hay detrás de esta profesión se ve recompensado más todavía en casos como el de Laura. Siempre he dicho que de todos los alumnos que pueda tener a lo largo de una vida, sólo con mejorar un poquito la vida de uno ya habrá merecido la pena. Pero la realidad es que son muchos los que añadir a la lista y la satisfacción es más grande. Enhorabuena a ti, a tu compi de PT y sobretodo a Laura!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestro trabajo es duro pero tiene grandes recompensas.

      Besos.

      Eliminar
  7. Ole por Laura y por ese tándem profe+PT....sobre todo en estos tiempos que corren.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que a veces estas cosas salen bien y otras, muchas, no salen así.

      Besos.

      Eliminar
  8. Qué historia real tan preciosa...
    Te felicito por esa calidad humana como profesora y como persona.

    Bien por vosotras y bien por Laura,que la vida sea generosa con ella!

    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero. Creo que después de lo que ha pasado las cosas le irán bien, porque sabe que debe esforzarse para conseguir lo que quiera.

      Besos

      Eliminar
  9. Buuuf! chiken skin... Tienes que sentirte orgullosa, por ti y por ella. Enhorabuena por tu trabajo y por tu dedicación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da un poco de vergüenza que me digáis esas cosas...

      Besos

      Eliminar
  10. Te felicito de corazón. Me gustaría ver su blog ¿por qué no me das en enlace?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo, Tracy. Me cuenta cosas de su blog casi a diario, pero no me ha dado la dirección ni yo sé la he pedido, porque es aún muy muy tímida.

      Besos

      Eliminar
    2. Sigue luchando por ella. Un beso para ella y otro para ti.

      Eliminar
  11. Que cosa más bonita cuentas!! Es una pena, pero hoy en día veo muchos profesores que no prestan la atención adecuada, y ojo, que hablo en términos de adecuación, no de cantidad, a algunos alumnos. Motiva mucho ver a profesores como tú, que los apoyan para que den lo mejor de sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los profes no estamos preparados para muchos de los problemas que presentan nuestros alumnos. La mayoría de las veces improvisamos. Es triste, pero no hay medios para muchas de las situaciones que nos encontramos.

      Besos.

      Eliminar
  12. Una historia de suoeracion! Estoy de acuerdo con lo que dices, los alumnos tienes que recibir apoyo en clase, sacarlos fuera es una forma de marginarlos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te diré que en mi centró sólo hay dos profes que aceptamos apoyos en el aula. La de mates que el curso pasado fue tutora de Laura y yo. Así que todos los demás apoyos se dan fuera del aula. Es triste pero es así.

      Beso

      Eliminar
  13. Hija este tipo de historias me reconcilian con la humanidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bonita... Ya os contaré como sigue. Sólo decirnos que este curso, sin apoyos, mi chica ha sido la única de su clase en aprobar todo en la primera evaluación. Todo!!

      Besos.

      Eliminar
  14. Felicidades. Qué gratificante tiene que ser marcar la diferencia con ese empujón. Si no hubiera caído en vuestras manos su historia sería otra.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es probable que otros profes hubieran ayudado en su caída, pero también es cierto que sí está niña en el colegio hubiera tenido otro trato, no habría llegado a nosotros así de mal. Si la vieras en Navidad subir al escenario a recoger su premio... Orgullo de profe.

      Besos.

      Eliminar
  15. me hiciste lagrimear...es hermoso lo que hacés y es importante que exista gente como vos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa. Y que sepas que aún te debo una carta...

      Besos.

      Eliminar
  16. Joder tía, me dan ganas de salir a la calle y empapelar la ciudad con tu post.
    Bravo pelirroja guerrera. Bravo, bravo tía.

    ResponderEliminar
  17. Lagrimones. LA-GRI-MO-NES. Se me ocurre que os podrían clonar a ti y a tu amiga de Pedagogía Terapéutica y poner una copia en cada IES de España. Para empezar a desterrar ese "No vale para estudiar" o "Nunca tendrá un título". Conozco muchos casos de chicos y chicas así. Algunos, después de dar más o menos vueltas, se han pasado los "nuncas" por el forro de donde quieras y han ido a por sus sueños. Otros, la mayoría, tristemente, han sido marcados, mucho, por esas palabras y esas "bajas expectativas".

    Gracias, Ro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que le dices a un niño o a un adolescente a veces puede marcarle. Así qué tenemos siempre que esperar mucho de ellos. Mucho, porque están llenos de posibilidades.

      Besos.

      Eliminar
  18. Te lo dije en su momento y te lo repito, ojala yo hubiera tenido una, solo una profesora que hubiera visto más alla de los cristales de sus gafas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, no creas que veo mucho más allá de mis gafas, que soy miope...

      Gracias.

      Eliminar
  19. Esos pequeños detalles cambian la vida de una persona... para eso estamos ahí los maestros. Muy conmovedor. En realidad es nuestro trabajo, todos los profesores deberían preocuparse así por los alumnos. Me duele que se vea como algo extraordinario, porque es algo que sucede día a día, ya sea cambios grandes como minúsculos, todo importa.

    PD: Igualmente, pegar no está nada bien!

    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre! Claro que pegar no está bien. Pero hay momentos, como ese, en que Laura merecía que le apoyará. Nadie se pensó ni por un momento en castigarla...

      Besos

      Eliminar
  20. Vaya historia, preciosa. Bien por ella y bien por vosotras.

    ResponderEliminar
  21. Qué bonito, la verdad! Nos demuestra lo importante que es que una confíe en sí misma con la ayuda de los que la rodean y la quieren.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Jo Ro, la verdad que vaya historia bonita y con final feliz. Además ha aprendido una cosa muy importante, y es que es el esfuerzo es que te ayuda a lograr tus objetivos. O sea, que sale "de patito feo", y con una muy buena lección. Como casi todos te han dicho ya, ojalá hubiera más profes así.
    Lo de sacar a los niños fuera del aula es algo que nunca he entendido. La mayoría de los casos que conozco son niños sin problemas graves, solo que necesitan más tiempo, más explicación... Para mí, lo de sacarlos, solo implica que encima se pierdan esa clase, porque cuando salen, el profe de apoyo no es que se dedique a explicarle precisamente esa lección. No sé, quizá alguien algún día me lo explique.
    Besos, y enhorabuena por la parte, muy importante, que te toca. ¡Sin ponerte roja!

    ResponderEliminar
  23. Ro, piel de gallina! Yo trabajo también con niñ@s en situación de desventaja y, por desgracia, no es fácil encontrar en los colegios a educadores implicados que se planteen qué puede necesitar el menor, mirar más allá de los contenidos que tienen que aprender. Mantienes mis esperanzas vivas! Enhorabuena y bien por Laura!!!

    ResponderEliminar
  24. Vaya, cómo me alegro de que diera con vosotros, qué niña tan especial :-)

    ResponderEliminar
  25. Un pequeño empujón, una ayuda dentro del aula, un voto de confianza...sólo eso es ya un mundo. Puede cambiar la vida académica de cualquiera, pero también con trabajo y esfuerzo.

    ResponderEliminar

Cuéntame...