Ir al contenido principal

Ayer

Ayer fue un día intenso.

Eran las ocho y cuarto de la mañana, iba a trabajar, conduciendo tan tranquila, hablando de tonterías con mis compañeros de coche, cuando uno de éstos se me cruzó por el camino.






Source: 500px.com via John on Pinterest








Estábamos ya llegando al instituto. Iba muy muy despacio. No suelo correr, pero ayer precisamente iba más tranquila que otros días.
Y sin embargo, no pude evitarlo.
El coche tiene un golpe considerable. Y acababa de salir del taller. Ahora ya no puedo decir que todos los golpes y arañazos que tiene se los ha hecho mi chico.
Pero el zorro no sobrevivió.

Me llevé un disgusto tremendo. Y todos mis compañeros, que vieron el animalito a unos cientos de metros del instituto, se enteraron de lo que había pasado, y los que aún no me habían visto llorar, que eran pocos, pues ya me vieron...
Definitivamente. Ayer fue un día intenso.


Comentarios

  1. Jo!! lo siento un montón!! son cosas que pasan y suerte has tenido de que ibas despacio, y el animalito..pues que le vamos a hacer no es para nada culpa tuya..asi que arriba que es viernes!! Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Uf. A mí ayer también me pasó de todo, menos atropellar a un zorro. Pero Ro, tengo una buena noticia: ya es mañana. :)
    ¡Buenos días! Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pobrecita, vaya día...
    Siento muchísimo lo del pobre animalito, me alegro de que ustedes estén bien; al fin y al cabo es lo más importante; porque lo del coche tiene solución.
    Es un accidente sin más, no es culpa de nadie; pero no es una experiencia agradable.
    Un besote enorme acompañado de un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pobre zorro y pobre tú! Pero hay veces que es inevitable y estas cosas pasan. Peor fue mi tío, que atropelló una culebra de 3 kg!
    Besos*

    ResponderEliminar
  5. Bueno, es una lástima por el zorro, por ti, y por el coche... pero al menos no fue un jabalí...

    ResponderEliminar
  6. Lo siento mucho. Te mando un beso muy fuerte para que se alivie un poco el disgusto.

    ResponderEliminar
  7. Ohhhh pobre....Es un pena, piensa que por lo menos no os ha pasado nada.
    En las carreteras cercanas al pueblo de mi padre se cruzan tambien mucho animales e intento ir siempre bastante alerta...

    ResponderEliminar
  8. Ay pobriña!! Bueno mujer, fue una cosa inevitable....

    ResponderEliminar
  9. Ay Ro... ay... no se que decirte... está en el cielo de los zorrillos, ya está cariño, ya está, no hay más, le has llorado y eso le habrá emocionado. No tenemos el control de la vida Ro.

    ResponderEliminar
  10. Lo siento mucho Ro, por el animalito, y por tu disgusto y susto (imagino). En qué lugar maravilloso vives donde te encuentras zorros para ir a trabajar?? qué envidia!!!

    ResponderEliminar
  11. Comprendo lo mal que lo pasarías.

    ResponderEliminar
  12. Vaya, lo siento mucho, menudo susto, me pasó una vez con un perro (debes vivir en zona privilegiada :-) ), pero pudimos evitarlo. Menudo susto, y me imagino cómo me habría sentido si no hubiera podido evitarlo :-( Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Vaya disgusto te habrás llevado, te comprendo perfectamente...pobre animalito
    gracias a dios a vosotros no os ha pasado nada porque es un peligro!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Vaya día que pasarías ayer...y hoy...
    Pero tienes que relativizar y ver que tú no tuviste la culpa y que los pobres animales salen por doquier sin que tú puedas hacer nada para evitar ese desenlace...
    Ayer te pasó a tí...pero le puede pasar a cualquiera...
    Besos y mucho ánimo...que tienes por delante todo un fín de semana,Ro..!

    ResponderEliminar
  15. Yo tuve un accidente grave por salvar a un perro... al menos me queda ese consuelo aunque el coche me tocó tirarlo, y yo estuve mala más de dos años.

    Feliz fin de!!

    ResponderEliminar
  16. Jo, menudo chasco de día! Pobre animalillo, y menudo disgusto el tuyo, me lo puedo imaginar... La parte buena, es pensar que habría podido ser peor y haber salido mal parada tú también dentro del coche, así que viendolo por ahí, de que estás sana... Quizás te anime un poquitín...
    Muchos besitos, y ánimo, que ya es fin de semana

    ResponderEliminar
  17. Ay, pobre, te entiendo muy bien. A mí una vez me pasó con un conejo... qué mal lo pasé.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…