Ir al contenido principal

¿Qué me está pasando?

No sé qué me pasa últimamente. Quizá sea el ambiente de pobreza en el que vivimos (sí, pobreza es la palabra más adecuada, moral, cultural, económica... podemos seguir añadiendo). Quizá sea al viejitud, que me va llegando y me voy haciendo cada vez más y más rara.

El caso es que yo, la persona más derrochadora que conozco (lo digo absolutamente en serio) estoy empezando a ahorrar en las cosas más extrañas.

Si hace unos años, no, tan solo unos meses, me lo dice alguien, me río en su cara.

Sin embargo ahora...



Antes me compraba tupper superbonitos para guardar las sobritas de la comida.

Ahora reciclo (manera guay de decir que los lavo y los guardo) los del chino.




Aún no he llegado a esto pero todo se andará.



Comprar los moldes más bonitos para las magdalenas.



O guardar los de la caja de galletas de mantequilla que comimos ayer viendo el partido. ¡¡¡Qué cutre soy!!!


Comprar a todas horas cuadernos y libretas bonitísimos.




O reciclar papeles del instituto escritos por una cara y hacerme libretas con pastas recicladas. La última es tan fea... y en la tapa pone el nombre de otra persona... Un horror (no he encontrado horripilantez que se asemeje en foto)

Gracias a que no fumo, si no, me veo cogiendo colillas por las calles de la ciudad...

¿Qué me está pasando?

Comentarios

  1. Fffff. Creo que es algo general. Después de todo el fin de semana viendo a muy distintos amigos y teniendo con todos la misma conversación (crisis, crisis, crisis), he llegado a la conclusión de que hemos de reinventarnos. Yo, al menos, tengo que asumir que no soy lo que era. Vivir como mis padres cuando no tenían un duro. Ahorrar 50 euros al mes si quiero dentro de un año hacer un viajecito. Pasar los domingos en el parque y suprimir las chorradas. De momento sólo me estoy aproximando a la idea pero, si te digo la verdad, y sin proponerme nada, estamos a día 11 y este mes aún no me he gastado ni un duro. Creo que es cuestión de asumir que somos pobres y adaptarnos a nuestro nuevo yo.

    ResponderEliminar
  2. Yo no te puedo ayudar, porque siempre he sido un poco rata (bueno, no, mucho) y ahora estoy divinamente: es decir, haciendo lo mismo que hacía antes. Lo único que ahora, ahorro menos y los viajes son más cerca. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. JAJAJA! Yo es que soy todo lo contrario, nada derrochadora y además se pueden hacer cosas recicladas super bonitas. Para mi las cosas viejas tienen un plus. Ahora porque estamos en pero llevamos en crisis energética, y en crisis ecológica mucho tiempo y la verdad me asusta la de cosas sobrantes que hay en el mundo, cosas que acaban en la basura, pudriéndose, muertas de asco. Qué pena!
    Además es un buen momento para trabajar nuestras creatividad, sacarle partido e intentar convertir lo viejo y feo en bonito y que apetezca volver a usar.
    Feliz día!

    ResponderEliminar
  4. Solo añadiré una cosa, ya ni me acuerdo a pasarme por zara, lo peor es q creo q esto no ha hecho mas q empezar......

    B*

    P.D. Ya estoy co tormenta de espadas.....

    ResponderEliminar
  5. Se llama conciencia social...je je je
    Yo cada vez que compro algo, me pienso mil veces si lo necesito o no...normalmente gana el no.
    Por cierto, te he lanzado un reto, pásate por mi blog.

    ResponderEliminar
  6. Es normal. A mí también me pasa pero no porque sea rata. Siempre me gasto lo que tengo y ahora no tengo más. Estamos en una depresión bastante importante...

    ResponderEliminar
  7. Yo desde que me casé trato de ahorrar más. Antes vivía con mis padres y bueeeno, no eres tan consciente del gasto de dinero hasta que lo pones de tu bolsillo...Pero me pienso bastante las cosas antes de comprarlas...un saludo

    ResponderEliminar
  8. Es que yo siempre he sido muy manirrota, hasta el punto de hacer compras importantes a final de mes sin mirar si hay o no hay. Y lo más grave es que nos han bajado el sueldo a mi chico y a mí, sí, y somos cuatro en casa, pero mi situación económica no es mala, ni mucho menos. Debería gastar más, incentivar la economía y todo eso, pero no sé qué me está pasando.

    El sábado me dejaron por la mañana sola en el centro comercial y volví a casa con un traje de la selección para el peque y una camiseta para mí de 9.95. No soy la que era. Además, vi una chaqueta moníííísima en mango y se quedó ahí, mirándome en la percha. No puede ser!!

    Besos a todas.

    ResponderEliminar
  9. Ah, Sister, qué bien. Yo también acabé el segundo y me fui como loca a empezar el tercero. Estoy ya en el segundo tomo. La cosa se va poniendo muy tensa. Ya comentaremos.

    ResponderEliminar
  10. Yo tiendo a la manirroteria, pero hace más de una semana que cobre mi último sueldo y digo último, último que ya me he quedado sin trabajo, al menos hasta septiembre, y puede que no vuelva si quiera porque creo que me toca apostar por mi, estudiar y tratar de conseguir el trabajo/formación que deseo. Pero va a ser duro, ni tuppers del restaurante chino voy a guardar porque no voy a tener para salir a cenar. Suerte que yo vivo con mis padres y lo único que no me voy a poder permitir son lujos (cine, libros nuevos -siempre me quedarán los libros a 0'5€ de segunda mano - cenitas, fiestas con amigas, esos pantalones preciosos que no necesito pero necesito, etc.).

    ResponderEliminar
  11. Hola Ro! Muchas gracias por tu comentario en mi blog!
    Me siento identificada con lo que cuentas porque yo también soy una manirrota incurable, lo que pasa es que hay que cambiar el chip, y aprender a ser un poquito más responsables, ahora más que nunca. Me imagino tu cara mirando la chaqueta de Mango y pensando "no puede seeeeer...!"
    Tranquila que aquí estoy si necesitas apoyo ;-)
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  12. Por cierto! Que estando en Bruselas compré unos moldes para cupcakes muy chulos de la marca House of Marie, que al parecer tienen un tratamiento para que no engrase el papel. No los he probado todavía pero ya te contaré!
    Además eran bonitas, es estampado vichy azul.

    Mira: http://www.houseofmarie.nl/products/show/category/1/baking-cups

    Espero no haber creado en ti una necesidad absurda :S
    Mmmuac!

    ResponderEliminar
  13. Jajaja! me he reído mucho con esté post! yo también me estoy volviendo una rata en algunos aspectos, sobre todo en la ropa, no me duele gastarme en comida o cosas para la casa, pero en cuestión de armario...
    Por lo de reciclar no te preocupes!! a mi me parece estupendo, vaya! :-)

    ResponderEliminar
  14. ¡Creo que así estamos todos! pero oye, tampoco es nada malo, que por ahí se ven ideas de las famosas RRR de lo más bonitas y resultonas... ¡Y si encima nos ahorramos unos eurillos mejor que mejor!

    ¡Besitos!
    milowcost

    ResponderEliminar
  15. Yo tb estoy un poco pirada en ese sentido. Ahora saco libros de la biblioteca en vez de comprarlos!
    En cuanto a Juego de Tronos es de terror, el autor es más malo q Caín, mira q hace sufrir al pobre lector y ahora a esperar 5 años! a mi, me mata!!

    ResponderEliminar
  16. M.M. otra manirrota como yo. Tu situación es dura, como tantas otras, algunas muy cercanas a mí. Muchos padres de alumnos, muchos padres de compañeros de mis hijos, lo están pasando verdaderamente mal, porque cuando tienes familia las preocupaciones son mayores.

    Intenta tomarlo lo mejor que puedas y prepararte. Nunca viene mal invertir en uno mismo.

    Angie. Hoy acabo de llegar a casa y estuve a punto de ir a por la chaqueta de Mango. No creas. He quedado conmigo misma en que mañana cuando salga de trabajar me paso y la compro. Que esto son dos días, y siempre puedo convencerme de que la necesito con urgencia.

    Vueltas al coco, sí, lo de reciclar no es nada malo, pero con lo que me gusta a mí estrenar cositas bonitas...

    Carmen, es verdad que debemos concienciarnos y reciclar más.

    Dina, vivo sin vivir en mí, de verdad. EStoy deseando meter a los niños en la cama y ponerme a leer.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Te comprendo PERFECTAMENTE, mi situación es muy parecida a la tuya. De momento, no necesito cortarme porque mi situación económica no ha cambiado ( exceptuando la subida de los precios en todo y demás) pero vaya que si ahorro, como nunca oye!!

    V*

    ResponderEliminar
  18. Oye, que se me olvidaba decirte que no te comento porque soy una desgraciada (bueno, también porque tengo poco tiempo) pero que me encanta tu blog y me lo leo todos los días eh? ME ENCANTA!!

    V*

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



Ofensas

No soy una persona polémica, y no suelo tener comentarios negativos en el blog, ni mucho menos hirientes o insultantes. Alguno ha habido, pero ya son unos cuantos años por aquí y lo extraño sería lo contrario. No me refiero precisamente a este espacio, que es un poco mi casa y en la que entráis y comentáis personas a las que voy conociendo, a algunas personalmente y a otras de manera virtual, pero que sois siempre educadas y correctas, y que, por supuesto, podéis siempre mostrar vuestra opinión y vuestro desacuerdo a lo que digo, y lo hacéis sin indignación ni escándalo.


Me refiero a que en general, en las redes sociales especialmente, y en twitter en particular, últimamente muchas personas se sienten ofendidas a la primera de cambio. Hay gente a la que le ofende todo, hasta les ofende que no te ofendas. Y cada palabra tuya podrá ser utilizada en tu contra por alguien en algún momento.

A mí me resulta agotador. Quiero decir, que por supuesto que me molestan cosas que leo, sería insens…