Ir al contenido principal

Sexo

El curso pasado, mi grupo era un horror. Como tutora, supongo que no les serví de gran cosa, porque no conseguí que mejoraran en nada, ni salvé sus vidas, ni nos hicimos supercolegas, ni nada de eso que uno puede imaginar cuando ve películas norteamericanas ambientadas en las aulas.



Source: flickr.com via Sara on Pinterest


Tengo que decir que hubo una excepción, excepción de la que hablaré algún día, excepción que me salva de la depresión y la desidia docente.



Source: google.com via Sara on Pinterest


Las tutorías eran normalmente de la siguiente manera: profe (es decir, yo) entra en clase histérica perdida, quemada, se lía a gritar (gritar no, que yo no grito, chicos, sólo hablo alto) y les cae una bronca de mil demonios, bronca que les resbala del todo, pero que hay que aguantar semana tras semana.

Se portaban fatal, todos los profesores se quejaban de ellos, y cuando eres tutora, ellos es convierten en los tuyos, tu clase y cosas por el estilo, como si los hubieras parido tú a todos y después los hubieras educado tú (muy mal, por cierto).





Aquel día comencé porque uno de ellos llevaba un tiempo tocando el culo a las chicas de la clase, y ellas aguantaban estoicamente, sin quejarse a la tutora (es decir, a mí), pero un buen día el sobón decidió pasar a otra cosa y le puso ambas manos en los pechos a una compañera y ella no pudo más y, aparte de darle un sonoro guantazo, decidió contármelo a mí (es decir, la tutora).
No sé cómo mi filípica fue llevándoles por el camino de hay que darse a respetar, no podéis dejar que un tío os toque ni el culo ni nada si vosotras no queréis, hacia el lugar de fulanito sale con menganita y menganito ha dejado a zutanita. Y entonces, quizá por mi vehemencia y mi mala leche, ellas empezaron a soltar cosas por esas boquitas que me dejaron impactadas.


Source: imgfave.com via Lori on Pinterest


- Cuando llevas mucho tiempo saliendo con un tío tienes que hacerlo con él, porque si no te deja.

- Si no estás dispuesta a hacerlo, ningún tío quiere salir contigo.

- El novio de Fulanita le pone los cuernos con Menganita, pero es sólo porque ella no quiere chupársela.


Source: google.com via Sara on Pinterest


¿Cómo se os queda el cuerpo? No sé si os lo he dicho, pero mis alumnas, mi tutoría del año pasado, y mis alumnos de este año tienen 13 AÑOS, 14 si han repetido.

Atención: buscando fotos para ilustrar este post, no sabía cómo hacerlo, y me he encontrado con las que véis, pero fijáos en la postura de la chica en las dos últimas. Da que pensar.

Comentarios

  1. Uf. Es un tema difícil. Yo creo que ha llegado un punto en el que tanto los niños como las niñas se desinhiben cada vez más pronto. Pero claro, yo pienso que los hombres y las mujeres estamos hechos de diferente pasta y ellos siempre tendrán más lugar más grande en el cerebro reservado para el sexo. Así que sí. Me creo a tus alumnas en eso que dicen de 'le pone los cuernos porque su novia no se la chupa'. Eso también lo he oído yo. Es realmente triste pero es así...

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Ay dios! lo mismito me a pasado con mi grupito este año, también tienen más o menos la misma edad entre los 11 y los 15 en mi caso porque los tengo doble repetidores y dos cursos. Los más jóvenes de 11 y 12 son todo chicos y la verdad los pobricos dicen cosas de penes y de follar pero sin enterarse de mucho en realidad. Las chicas son las más preocupantes en mi caso, este año me tuve que plantar y dar una clase de sexualidad a mi manera por que en el centro no tiene clase de sexualidad, cosas que no entiendo, y ya estaba escuchando demasiadas barbaridades. Y es que las frases que has puesto parecen de mis chicas! Me parecen demasiado jóvenes para mantener relaciones sexuales, pero lo que más me preocupa es que lo hacen totalmente desinformadas, las mías al menos eso de que te quedas embarazada decían que es un mito porque es muy difícil y tienes que ser una guarra y follar mucho o con muchos, creían que las pastillas anticonceptivas y los preservativos funcionaban igual y que eso de las enfermedades de trasmisión sexual se arreglaba diciendole al chico que antes de hacerlo que se lavara. Pero la inconsciencia en materia sexual se mantiene más allá de esta edad, y es que una conocida, de 26 años, se ha enterado este año de que tiene VIH, cosa que ella ni se imaginaba que le podía pasar, y eso que el condón en el bolso lo lleva sólo de adorno.

    Lo siento por el comentario tan largo, es que me embalo y no paro.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. J. Vela, es verdad que somos diferentes hombres y mujeres en el terreno sexual, pero lo que más me preocupa es su edad. A esa edad se puede hacer lo que se quiera con una niña sí él es un poco listo, y no me parece ni medio bien. En algo fallamos todos.

    M. M. En mi insti sí hay educación sexual, y no veas lo bien que les viene, y que todos, incluidos sus padres, hablen abiertamente del tema. Y, en estos tiempos, aún no es así.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Da miedo, mis hijos ya son más mayores y parece que con una idea diferente del sexo que cuentas tú que tienen "tus chicos".
    El respeto es fundamental y la información, pero bien dada, no se trata solo de saber como se pone un preservativo...un tema espinoso, pero con esa edad desde luego les falta madurez emocional.
    Para hablar largo y tendido.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Bueeeeeno, bueeeno. Madre mía...me quedo alucinada. Yo a su edad acababa de dejar de jugar a las barbies, y por mí hubiera seguido más pero ya no se veía muy bien entre mis amigas...pero es verdad que a medida que van pasando los años más pronto van perdiendo la inocencia. Esta conversación ya la tuve en numerosas ocasiones y casi siempre después de haberme cruzado con los chavales a la salida del instituto. Van como en estampida, diciendo unas cosas: Cagon dios tia, no me jodas que te parto la jeta (y eso se lo oí a una niña que tendría 13 años), o una parejita a la cual el le iba metiendo la mano a ella en sus partes(las cuales vi del todo), tendrían la misma edad, 13 o 14... y ahora empiezan a salir mucho más jóvenes que antes, con 14 años ya van con sus minifaldas y sus tacones, ridículas!!Horrible!!!no sé que es lo que está pasando, quiero creer que mucho es la educación que dan algunos padres, pero no sé...miedo me da...

    ResponderEliminar
  6. Madre mia¡¡¡ Como Marlen, yo con 13años aun andaba con mi barbie, y lo dejé porque mis dos amigas del portal, cuando volví de pasar el verano fuera, ya estaban en modo "necesito chicos porque soy super mayor". Yo esas cosas no las he vivido porque estuve en un cole de solo chicas hasta los 16 años (ahora es mixto) y cuando entré en el instituto sólo había 3 chicos en mi clase por lo que no teníamos problemas de este tipo.
    Lo que si que es verdad que hay veces que me cruzo con chicas y chicos de 13/14 años y es increible. Yo sólo espero y deseo que mis sobrinos y futuros bebes (si los tengo) no sean así..

    ResponderEliminar
  7. Me quedo "muerta". Desde luego creo que falla la educación en casa, lo tengo MÁS QUE CLARO. A ver, en mi caso no recuerdo que mis padres me dieran ninguna charla sobre sexo, pero tampoco tenía todos los estímulos que tienen hoy los adolescentes. No se veía apenas sexo en la tele o no te lo dejaban ver, no existía internet (y con esto lo digo todo)) y en fin...es verdad que tampoco vestíamos a los 13 como si tuviesemos 30. Creo que los padres son demasiado permisivos, creo que se creen demasiados a sus hijos y por otro lado creo que la sociedad, medios de comunicación con programas como Mujeres Hombres y viceversa, Gran Hermano, Busco marido, Granjeros salidos....etc está lanzando mensajes que les llevan a pensar así. Es complicado pero lo que me flipa es que con toda la información que tienen a su alcance sigan pensando como piensan con respecto a las ETS, embarazos, respeto a uno mismo, etc...Me considero una persona abierta de mente y progresista, pero desde luego que pienso que a estas edades que contáis el sexo está DE MÁS.

    ResponderEliminar
  8. Te admiro profundamente, tratar con adolescentes debe ser dificilisimo!!
    Un beso,
    Mlu

    ResponderEliminar
  9. Estoy a punto de entrar en coma... tengo una niña de 7 años... que fuerte. Creo profundamente en el dialogo. Y espero que esto sepa enfocarlo con mis hijos. Creo que es parte esencial para los muchachos no se pierdan. Madrecita.

    ResponderEliminar
  10. buf, 13 años! qué pena me da en el fondo.

    yo no sólo jugaba con barbies, también saltaba a cuerda, a gomas...

    ResponderEliminar
  11. Da pena más que otra cosa, como dice Julia, porque gastan muy pronto la infancia, en parte porque entran al instituto con sólo 12 años.

    Srta Moneypenny, Yo también tengo un niño de 6 años, y otro de 11, y cada vez que pienso que le queda sólo un año en el colegio, me dan los siete males.

    El otro día en la graduación de niños de 6º de primaria había niñas disfrazadas (no se le puede llamar otra cosa) de mujeres, con tacones, vestido de lentejuelas y maquilladas. No puedo entenderlo, porque a esa edad estás a merced de lo que digan tus padres, y eres fácilmente moldeable, por tanto muchas veces tenemos lo que queremos.

    En el insti cuando veo a una niña de primero o segundo de la ESO maquillada la mando a lavarse. No me parece razonable. Podemos hablar de libertad, está muy bien, pero con 12 o 13 años todos necesitamos que nos pongan los límites. Y muchas veces no se está haciendo en casa.

    ResponderEliminar
  12. Terrible pero lógico. Tan idolatrado está el sexo y el placer, tan por sentado se da en la cultura televisiva y cinematográfica que tener pareja equivale a sexo desde el primer momento, que los chavales dicen: ¿para qué voy a salir con una que no quiere hacerlo aunque sea muy maja cuando hay tantas igual o más majas que quieren?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…