Ir al contenido principal

El nuevo curso

Aún no hemos empezado el curso con los alumnos, pero ya estamos preparándolo, en este momento con mucho trabajo, tanto que apenas puedo pensar en otra cosa que no sea el nuevo curso, mis nuevos alumnos, nuevos proyectos, expectativas...



En este curso, como en el pasado, voy a tener de nuevo muy pocos alumnos. Es la característica de la plaza que ocupo: alumnos con dificultades de todo tipo en grupos pequeños.

Creo que este año tendré incluso algunos menos que el curso pasado, y eso hace que el trabajo de correcciones, por ejemplo, sea mucho menor, aunque es cierto que de esta forma puedo corregirles más a diario y de manera personal.



Voy a tener un grupo de segundo de la ESO de seis alumnos, durante siete horas a la semana, un grupo de tercero de la ESO de once alumnos, ocho horas a la semana, y luego un grupo de cuarto de la ESO de nueve alumnos. Este último, el de cuarto, es un grupo especial que se ha formado con mis alumnos del año pasado de tercero que no tienen muchas posibilidades de conseguir el título sin ayuda, y ahí estoy yo, con muy pocas ganas de volver a tenerlos en mis clases, pero en cierta manera obligada a volver a tenerlos para echarles una mano a ver si entre todos conseguimos que titulen.



Por lo que parece, no me voy a aburrir ni un poco.

Y en estos días estoy preparando el trimestre, organizando las actividades, los proyectos, la programación, intentando poner orden en mi caos mental para empezar el lunes con las ideas muy claras y con ganas de trabajar a tope. También con algunas decepciones, porque el inicio del curso no se nos está dando, al menos a mí, como quisiera, pero sigo buscando las ganas y la ilusión, porque los chicos se merecen que lo dé todo.



Así que ahora me voy, a una de esas aburridas reuniones de inicio de curso de las que se saca poco provecho, pero que hay que hacer, porque deberíamos coordinarnos, deberíamos trabajar todos juntos, deberíamos hacer muchas cosas que luego quedan en nada.

Por cierto, por si alguien no lo ha hecho, todos tenéis que leer esto. Porque a veces necesitamos un mantra así para continuar, o para empezar. Gracias a Toni por escribirlo.


Comentarios

  1. "Deberíais..."
    Me ha encantado el texto de Toni, por cierto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toni es, sin lugar a dudas, uno de los profesores mejores que tenemos en la secundaria, y al pie del cañón, nada de dar conferencias desde fuera de las aulas. Se ha involucrado hasta tal punto que ahora mismo es el director de un centro en el que está poniendo en marcha todo lo que lleva años haciendo en clase (al menos lo que puede), como un centro sin deberes, trabajar proyectos, la importancia del alumno por encima de todo. Soy fan.

      Besos.

      Eliminar
  2. Que un par de piedras en el camino no te quiten la ilusión. Además, ¿cuándo salen las cosas como queremos?

    Me ha gustado mucho el texto de Toni.

    Un besito y ánimo!

    ResponderEliminar
  3. Odio esas reuniones. A muerte. Siempre termino con la sensación de que perdemos el tiempo y todo queda en agua de borrajas.
    Vaya final potente que tiene el texto de Toni. No hay nada más que añadir.
    Ánimo para este principio de curso.
    (¿y qué te está pareciendo el libro de los apegos?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo empecé ayer y no te sé decir aún, pero ya te contaré cuando lo termine.

      Besos.

      Eliminar
  4. ¡¡Ánimo, Ro!!!
    Feliz inicio de curso. Buen texto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Así cómo no voy a estar animada...

      Besos.

      Eliminar
  5. ¡Madre mía! Considérate afortunada. En mi centro los grupos son inmensos. Los de pmar, FP Básica, etc. están a 15 como mínimo. Los demás de 30 a 34- he legado a los 39 en bachillerato.
    Trabajar con estos alumnos especiales es, a veces, ingrato. Pero cuando las cosas salen dan mucha alegría y satisfacción. Tienes pocos, mejor. Verás como dejas un asemilla plantada en sus almas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí suele ser lo normal, pero en los pueblos los grupos están más desahogados, porque no tenemos tantos alumnos. Además, mi plaza de Pmar hace que tenga menos alumnos con más horas, y eso se nota en el cómputo final.

      Besos.

      Eliminar
  6. Pues aquí estamos, listos para empezar. O casi. Yo, la verdad, ando con miedo. Mi nuevo centro no tiene nada que ver con el antiguo, vamos, es muy, muy diferente en muchos sentidos, pero aún así... Voy a tener mogollón de alumnos y mucho trabajo. Solo espero que este año el trabajo me sea más grato, porque si sientes que lo que haces tiene sentido, pues todo se lleva mejor.

    Nos iremos leyendo. Te deseo un inicio de curso muy, muy bueno.

    Muaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preparados, listos...

      En fin... ya nos contaremos.

      Besos.

      Eliminar
  7. No me puedo imaginar clases con tan pocos alumnos... me resulta extrañísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es. Y también tiene su dificultad, porque nos podemos aburrir como ostras y eso tampoco está nada bien.

      Besos.

      Eliminar
  8. Vaya, el grupo al que no tenías ganas de ver, supongo. Bueno, a ver si este verano han cambiado aunque sea un poquito. Voy a leer el enlace.

    ResponderEliminar
  9. ¡ánimo para el comienzo con tus chicos! Y a los problemillas intenta darles la importancia justa porque desgraciadamente siempre hay que lidiar con alguno. Un 10 para el texto de Toni!!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Empezaremos con todas las ganas que podamos.

      Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…