Ir al contenido principal

La edad de la ira. Teatro

La principal razón para ir a Madrid el fin de semana pasado ha sido que, desde hace ya meses, teníamos entradas para ver una obra de teatro.



Y no una obra cualquiera, sino la adaptación al teatro de la novela de Fernando J. López, La edad de la ira, hecha por el propio autor.


Le pregunté a Fernando sobre la conveniencia de que fuera mi hijo pequeño a ver la obra, y lo cierto es que creo que era el más joven de todos los asistentes, pero me dijo que le gustaría y acertó de lleno en el pronóstico.

Yo llevaba días emocionada, porque tengo tendencia natural a la exageración y estas cosas me llegan. Desde que, hace años, Bettie me señaló esta novela y la leí, mi relación con ella y con su autor ha ido siendo cada vez más cercana. La he leído con mis alumnos ya tres años en clase, he tenido varios encuentros con su escritor y con mis alumnos, que han derivado en cierta amistad y entendimiento con Fernando, una persona maravillosa y cercana.



Así que yo iba predispuesta, no solo a que me gustara, sino también a que me emocionara. Pero el ambiente del auditorio fue pronto, a partir de la primera escena, de total emoción por lo que estaban viviendo Marcos, el protagonista, y sus amigos.

Me ha parecido un acierto total eliminar a los adultos de la obra y que aparezcan los hermanos de Marcos, que en la novela no tienen protagonismo a pesar de ser, claramente, personajes muy importantes en la trama.



Nos encantó la puesta en escena, y en un momento pensé que mi peque tendría dificultades en seguir una historia que habla a la vez de presente y pasado pero, como suele pasar, me equivocaba.

A partir de la primera media hora, empezaron a escaparse lágrimas de mis ojos. Y un rato después mi adolescente también lloraba, emocionado. La historia le llegó muy dentro. Como creo que a todo el público.

Un par de días después, mi marido, hombre de pocas palabras, señalaba que era una obra "necesaria" para todos, especialmente para nuestro adolescente favorito, pero también para él, como padre. Y eso me parece la mejor conclusión de todo lo que allí vimos.


Comentarios

  1. Que bien Ro, se disfruta tanto el teatro cuando la obra te llega, verdad?
    A ver si giran por mas ciudades!
    bs

    ResponderEliminar
  2. Me emociono sólo con leerte. La joven compañía nos ofreció la obra Punk Rock este curso en Gijón pero los alumnos tenían justo esa semana el viaje de estudios. Ojalá traigan también esta y no nos la perdamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué pena porque es un proyecto maravilloso el que tienen. Quiero repetir con más cosas que hagan ellos.

      Besos.

      Eliminar
  3. Desde que nombraste esta obra, he querido ir a verla con mi hijo, ahora que ya la has visto y hablas así de ella y la reacción de tu peque, tengo clarísimo que tenemos que ir ya. Muchas gracias por todo lo que me haces descubrir a través de tu blog, no sólo libros, obras de teatro o películas, sino puntos de vista, ideas y más....me encanta leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no has conseguido entradas, ya no hay. A ver si reponen o lo que sea porque mucha gente está pidiendo más días.

      Gracias a ti por leerme, que me encanta y que me digas esas cosas también.

      Besos.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. En Madrid tiene todas las entradas agotadas porque están pocos días. Piensan en gira en el año que viene pero aún no sé por dónde.

      Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…