Ir al contenido principal

Esta semana 11

Esta semana ha sido muy dura para mi hijo pequeño. Exámenes y más exámenes en el cole y en el conservatorio. Exámenes también para el mayor, aunque este se agobia poco con eso. Maldita adolescencia.



Esta semana he estado prácticamente toda ella cabreada porque no me siento muy apoyada en general en mi centro. No sé cómo deciros, hay corrientes, movimientos, posicionamientos, y yo paso de todos ellos, voy a lo mío y no me entero, así que cuando haces un movimiento todo el mundo está a ver si alguien te apoya para ponerse a favor o en contra y ya he dejado claro que me importan todos un huevo de pato, que los únicos que me importan son mis alumnos.



Esta semana he hablado seriamente con mis alumnos. Tenía que hacerlo porque estoy de mala leche con ellos, porque no me responden a lo que quiero, porque creo que cuando algo no funciona no hay que mirar solo a un lado, y parece que mis indirectas no funcionan, mis broncas tampoco y vuelvo al cariño, que es lo que mejor sé dar y mi mejor baza, y si no gano nada en cuestión de trabajo, la ganaré en buen rollo y tranquilidad.



Esta semana ha sido completamente caótica en muchas cosas, porque hemos estado todos malos con otra gripe o un catarro o qué sé yo, sin ganas de preparar comidas, durmiendo poco y mal, mi profe de zumba enferma,... así que no he hecho las cosas como debiera, a pesar de mis planeamientos de vida sana.



Esta semana he estado entretenida con un libro del que tampoco puedo hablar, que saldrá a su nuevo destino en breve y que espero que guste, o que no disguste demasiado, sin más.



Esta semana por fin he terminado (o casi) todos los libros viajeros del mundo y ya puedo leer lo que me apetece.

Esta semana he venido a casa de mamá a verla que hacía un montón, desde Navidad, que no veníamos. Así que aquí estoy, sin hacer nada más que sofá y manta y mamá. Que también es un buen tratamiento de relax.


Contadme cómo ha ido vuestra semana...

Comentarios

  1. En mi lectura en diagonal el otro día solo pillé parte de la historia del insti...y me cabreé mucho.
    He estado muy desconectada esta semana, no sabía que había sido tan liada para ti
    muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrás estado liada, no te preocupes, ya pasó.

      Besos.

      Eliminar
  2. Mi semana ha sido un caos... A ver si cuento algo en el blog, pero es que ni ganas me quedan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ha enviado antes de tiempo. Ánimo con la próxima, espero que mejore!

      Eliminar
    2. Pues vaya. ESta tiene que ser mejor, para las dos.

      Besos.

      Eliminar
  3. Con tutorías y reuniones en el cole. La próxima semana más. Aunque mi semana ha sido muy breve...solo he trabajado dos días...
    Feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien. Ya queda poco para las vacaciones. Una semana y tres días. Empezaré la cuenta atrás, que tengo ganas.

      Besos.

      Eliminar
  4. Pues parece que mejor que empiece la próxima, ¿no? La decisión para tus alumnos creo que es la mejor, si de todas formas no vas a conseguir nada (que no me lo creo, dales un poco de tiempo), por lo menos no te pases el curso enfadada. Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.
    Aquí la evaluación es la semana que viene, así que a los niños todavía les quedan exámenes. Temiéndole estoy a las notas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, llevo una larga temporada de enfado en enfado con ellos, y no hago que cambien de actitud en cuanto al trabajo. Así que paso de todo.

      Besos.

      Eliminar
  5. Por aquí empecé agotada porque tuve visita en casa, luego evaluaciones (esas tardes me matan) y he terminado la semana con una fiebre intermitente desde el viernes... así que, también quiero que acabe. Por cierto, tú decisión es la misma que la mía respecto a algunos alumnos. Y ellos mismos ya me han dicho que ¿cómo que se me ve tan feliz? XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es. Al menos que no falten las sonrisas.

      Besos.

      Eliminar
  6. Pues la mía rarísima. Empecé la madrugada del domingo al lunes con un susto gordo con mi hija, ambulancia incluida, que va mejorando. Con dos familiares en el hospital, que van mucho mejor también, con líos de vecinos que no tienen que ver conmigo que estoy en medio, mi hijo agobiado con el TFG, las prácticas y los exámenes y un sinfín de tonterías que me tienen agotada. Creo que esta, por mal que salga todo, siempre será mejor.
    Besos y ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tuya sí ha sido mala. Y lo que dices, esta solo puede ser mejor.

      Besos.

      Eliminar
  7. Esta semana será mejor, ya verás Ro.

    Me hace mucha gracia la expresión: que te importen todos un huevo de pato, jajajjaa. Pero es la mejor opción; yo en mi trabajo voy pasando fases. A veces estoy muy contenta y otras no tanto. Al final me desvinculo un poco de los compañeros porque sino me deja k.o y me llevo a casa el malestar y no, no es plan.

    Me encanta lo que te involucras con tus alumnos, año tras año, en una clase en otro, en un centro o en otro.

    Esta semana espero que en casa tengáis mucha salud y mucha vida sana; y muchos menos exámenes. Que vuelva la profe de zumba (me he enterado que la mía también se ha ido.. snif, iba poco pero ahora ya ni hay. Lo cambian por baile activo ¿?).

    Y que el finde de descanso con mamá te haya dejado con pilas recargadas.

    Un besín

    ResponderEliminar
  8. Ánimo Ro!
    A veces influye la mala salud...Cuando se está baja de defensas todo se ve peor...
    Yo estoy saliendo se una anemia muy fuerte que me ha dejado muy debilitada.
    Ahora todo va a mejorar,ya verás!
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. "todos los libros viajeros del mundo" jiji

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…