lunes, 30 de enero de 2017

Mis alumnos de este curso (3)

Ana es mi alumna más especial. Y lo es porque hasta ahora me ha resultado imposible llegar a ella. Y creo que nadie lo ha hecho.



Según las personas que la conocen más, y mi orientadora, Ana tiene algún tipo de trastorno de la personalidad que no saben a ciencia cierta porque su madre, al insinuárselo, dejó de venir al centro y negó la palabra a los profesores cuando los ve por la calle.

Es una niña totalmente dependiente y que no sabe desenvolverse sola en muchos ámbitos de la vida cotidiana. Y luego, por ejemplo, es capaz de aprobar exámenes, especialmente si se trata de cuestiones mecánicas. Sabe hacer operaciones matemáticas pero no resolver problemas. Sabe y se estudia toda la teoría de lo que sea pero luego no sabe qué contestar si, como por ejemplo el jueves pasado, le pregunto que qué problemas cree que tienen la ciudades actuales. Lo busca en google, poniendo la pregunta con todas las letras, pero no sabe qué copiar de todo lo que encuentra, no sabe gestionar algo tan sencillo como eso.



Los primeros días que les llevé a trabajar con los ordenadores, se sentaba delante de uno, el que fuera, y esperaba que se obrara la magia. Hasta que llegaba yo y le daba al botón de encendido.

No he conseguido que se haga una cuenta de correo electrónico para poder trabajar con ella. Y lo hemos intentado. Una compañera primero y luego yo, pero luego no se acuerda de qué había puesto de contraseña, no sabe cómo, no sabe qué poner... No habla delante de sus compañeros y cuando me pregunta algo o cuando lee en clase lo hace en voz tan baja que es apenas audible.

Tampoco es capaz, según me han contado, de ir sola a un supermercado o a ningún sitio, y sale siempre de casa con su madre.



Nuestra psicóloga la recomendó, al llegar al instituto, hace ya cuatro años, ir a algún campamento, apuntarse a alguna actividad por la tarde, salir de alguna manera del ámbito familiar, pero en casa se lo tomaron como una ofensa.

El curso pasado, o hace dos, fue al cine con todos sus compañeros del instituto el día antes de las vacaciones de Navidad (actividad que se organiza cada año). Y, según me contaron, aquello fue demasiado para ella. No entendió ni un segundo de película y todo alrededor le quedaba demasiado grande. No ha vuelto a ir.




Hace un mes, o algo más, les hice un cuestionario sobre cine, porque estamos haciendo un proyecto (o llamadlo como queráis) de trabajar la lengua a través del cine, vemos películas y me resumen, buscan información y hacen fichas de las películas, las comentan y me dan su opinión por escrito, han investigado y realizado todos un trabajo sobre un tema relacionado con el cine... en fin, que estamos en ello.

Ana en su cuestionario me dijo que no había visto ninguna película, que en casa no veía películas, que no le gustaba el cine, que no recuerda haber visto ninguna, que no quiere ver ninguna y así hasta el infinito. Si le preguntara sobre libros, sus respuestas serían las mismas. De música, igual.




Entiendo que alguien no sepa apreciar ninguna manifestación artística (no, no lo entiendo, pero puede que eso ocurra, ¿no?), pero que no sea capaz de entender un reloj, de coger sola un autobús, de ir a la compra, de manejar dinero o un móvil con dieciséis años y sin una discapacidad, al menos evidente, eso no lo entiendo.



Y sé lo que me diréis. ¿Pero es que los servicios sociales no pueden hacer nada? Cualquiera de nosotros pensará que esta niña está abandonada. Pero en su casa no le falta de comer, viene muy limpia y aseada a clase, se viste correctamente y no creo que en su casa tengan conciencia de que estén haciendo algo mal con su hija.

Bueno, pues ahí estamos, no me digáis que no tengo variedad...

34 comentarios:

  1. ¡¡¡Hola!!!! Este caso me ha recordado mucho mucho a un compañero de clase de mi hijo al que tenía un poco en el olvido, tanto el comportamiento de la niña como la familia. En mi caso la diferencia es que la madre tenía una situación distinta, tenía más hijos de otros padres que no se habían hecho responsables y su economía no era muy buena y la alimentación del niño era precaria, pero lo de enfadarse ante la insinuación de un problema y negar la realidad era tal cual, delante de mí criticó e insultó a un profe que no veas.
    Lo que cuentas del cine ocurrió en este caso, y una cosa curiosa es que lo poco poquísimo que hablaba con sus compañeros o profes lo hacía de una forma rara, como repitiendo textos de las lecturas de clase, no sé si me estoy explicando. Si le preguntabas el porqué de algo no respondía, no sabía gestionar la información...lo malo es que ahora que es mayor no tiene ningún estudio, se ha quedado en 1º de bachillerato, no hace nada más, no se prepara para nada...una pena.
    Seguro que esta niña con una profe como tú mejora, ojalá la familia asuma el problema para que ella encuentre su sitio.
    Besos y muy feliz semana, me tienes enganchada a estas crónicas de clase.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tan complicado como que los pasos que tendrían que darse ya se han dado y la familia no quiere seguir por ahí, así que no hay nada que hacer.

      Besos.

      Eliminar
  2. Madre mia Ro...me he quedado alucinada
    ¿qué será de ella cuando los padres envejezcan? ¿o si les pasara algo?
    bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sé, supongo que será una mujer sola y rara de esas que no se relaciona. No lo sé.

      Besos.

      Eliminar
  3. Esa niña niega la realidad, lo ha aprendido de su madre. No lo cuentas pero parece que no tiene hermanos, si los tiene habría que ver si se comportan igual. ¿Y si alguien habla con el padre? Quizá de alguna pista....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos niegan la realidad, pero se ha hecho lo que se ha podido y es su hija. El padre no pinta nada y no tiene hermanos.

      Besos.

      Eliminar
  4. Me encanta como lo cuentas y como lo ilustras. Yo también estoy enganchada a estas crónicas de realidad adolescente.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta como lo cuentas y como lo ilustras. Yo también estoy enganchada a estas crónicas de realidad adolescente.

    ResponderEliminar
  6. Cuando te leía me estaba acordando de Carrie, salvando las distancias, pero esa madre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo había pensado. Es verdad, salvando las distancias. Yo no conozco a la señora, porque no ha venido por mucho que lo he intentado. No le interesa nada de lo que le digamos, y dejará el instituto este año o el que viene y en casa...

      Besos.

      Eliminar
  7. Esos casos suelen acabar en diagnóstico, yo hablaría con orientación - EAP porque los síntomas parecen claros. Me encantan los cáctus de tela que has puesto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, en este caso no, porque se ha intentado y no ha habido manera. Sí ha recibido apoyos por problemas de aprendizaje pero la madre no va a consentir un diagnóstico. Trabajo en el departamento de orientación.

      BEsos.

      Eliminar
  8. Jaja me ha dado risa lo de "no me diréis que no tengo variedad"... el resto no, da poca risa. La verdad es que tienes un panorama para no aburrirte. Las ilustraciones muy adecuadas también. :)
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo mucha variedad, de verdad, son niños todos especiales, pero cada uno a su manera.

      Besos.

      Eliminar
  9. Madre mía, pobrecita :((
    Evidentemente tiene algún trastorno, y sin ser profesional se me vienen varias cosas a la cabeza, porque lo de no saber gestionar pero si memorizar, hacer cosas mecánicamente pero no estructurarlas, estoy segura de que no pilla los dobles sentidos de las cosas, ¿verdad? Si encima a eso le sumas una madre que ayuda (a agravarlo, evidentemente), y la edad... Porque ahora, de buenas a primeras con 16 años, cuando todos los niños "normales" tienen problemas, no puedes pretender que ella se lance al mundo. Jova, y luego nos quejamos de algunas tonterías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo muy claro lo que tiene, pero no lo voy a decir porque no soy profesional. Y con algún tratamiento y una familia en condiciones llevaría una vida muy normal.

      Besos.

      Eliminar
  10. Pobrecita.. algo evidentemente le pasa, su comportamiento muy normal no es. Ojalá puedan ayudarla..
    Que preciosos los cactus..
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que no creo que podamos hacer nada.

      Besos.

      Eliminar
  11. Qué complicado. La cantidad de personas con problemas que tenemos tan cerca...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Si miras alrededor...

      Besos.

      Eliminar
  12. La variedad es el sino de cualquier aula, uno de los problemas es cómo atender casos como el que tú explicas que requerirían una atención personalizada, pero... normalmente el número alumnos/as en clase lo hacen casi imposible.
    Espero que tarde o temprano alguien pueda hacer algo por la alumna que comentas.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, ya ha cumplido 16 y estamos en un momento en que poco se puede hacer. No tengo mucha esperanza.

      Besos.

      Eliminar
  13. Me encanta como cuentas las cosas, aunque sean difíciles de contar, como esta. La historia de esta niña me resulta familiar. He tenido alumnos que me la recuerdan tanto en primaria como en secundaria. Quizá los servicios sociales del ayuntamiento tengan conocimiento de ella y la familia. Es evidente que ahí hay algo que no funciona y no solamente es la niña. En los casos que conozco que se han tratado ha sido a través del personal de servicios sociales e incluso con el médico de familia. Es muy difícil ponerlo todo en marcha. Suerte y sigue haciéndolo todo con muchas ganas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los servicios sociales no hacen nada con alguien que está bien cuidado y alimentado, porque tenemos un caso que no lo está, no viene a clase y tiene múltiples problemas y resulta difícil que se hagan cosas...

      Besos.

      Eliminar
  14. ¡Que pena!¿Y la psicóloga tampoco ve la manera de llegarle a la madre?...que horror, es obvio que necesita un diagnóstico y cuanto más tarde peor.
    Si eres su tutora siempre puedes pedir tutoría e intentarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La madre ha retirado la palabra a la psicóloga y no coge el teléfono del instituto ni viene a reuniones. No va a tener nunca un diagnóstico, así nunca tendrá nada y para ellos será "normal". Soy su tutora pero no puedo ir a buscar a casa a una madre que se niega a hablar conmigo ni con la psicóloga.

      Besos.

      Eliminar
  15. lo peor de todo es que lo único que esa niña está acumulando es frustraciones, porque si tuviera un diagnóstico se podría preparar de la mejor manera para el futuro! todos somos distintos y no hay nada mejor que poder adaptar el aprendizaje al alumno... pero es que hay que saber con qué se cuenta! si la madre niega que hay un problema es que no quiere verlo y es una pena porque la vida de toda la familia mejoraría... uu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El aspecto que tiene es que ni siente ni padece. Lleva un par de días que me sonríe, pero creo que es un reflejo porque yo siempre les sonrío a ellos, y acaban imitándote. Hoy había una pregunta sobre ciudades y paí9ses. Ella lo busca y escribe lo que encuentra en internet, pero no sabía qué era ciudad o país de lo que copiaba.

      BEsos.

      Eliminar
  16. Hace dias escuche una noticia en la tele que los padres, asi en general en la actualidad, estamos criando a nuestros hijos entre algodones y en consecuencia estamos dando lugar a individuos dependientes y poco resolutivos ( el año pasado una maestra de mi hijo pequeño, niños 9-10 años, dijo en una reunion q habia niños q aun no sabian atarse las cordoneras... ), pero en el caso de esa chica yo creo que hay algo mas y una pena que la familia no quiera verlo,aunque hay veces en que la familia entera es patologica. Un Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Normalmente mi experiencia me dice que uno de los progenitores o los dos tienen el mismo problema. No conozco a los padres y creo que no los voy a conocer, pero me temo que la madre es parecida, y es muy difícil admitir, por ejemplo, que tu hijo tiene un problema o una deficiencia si eso implica admitir que tú la tienes, y si la tienes tu dificultad para admitirla es mayor. En fin. Suele ser así.

      Besos.

      Eliminar
  17. no será deficit de atención

    ResponderEliminar
  18. Creo que pensamos lo mismo.
    Yo jamás he tenido un caso tan "grave" pero algo parecido sí.
    Una pregunta ¿tiene móvil la niña? Aunque supongo que no.

    Me da mucha pena su situación, y la tuya

    ResponderEliminar
  19. Yo también me estaba acordando de Carrie cuando lo leía (digo también porque ya he visto que lo dicen en otro comentario). Evidentemente que no es lo mismo, pero supongo que es por la actitud de la madre. Una pena que pasen estas cosas :(.

    ResponderEliminar
  20. Este año he entrado en la directiva del AMPA, otra compañera es madre de una niña con autismo y está luchando porque podamos poner en el colegio un aula TEA. El resto de la directiva estamos con ella, pero lo tenemos complicado porque el cole parece no tener mucho interés y porque hay padres de otros niños con autismo que, con tal de no reconocer que sus hijos tienen esa discapacidad, no la quieren solicitar.
    Es triste pero es así. Mi madre y mi hermana trabajan con niños con discapacidad y hay muchos padres que se niegan a ver el problema que tienen sus hijos.

    ResponderEliminar

Cuéntame...