Ir al contenido principal

Sucedió en junio

Junio ha dado mucho de sí. Tanto que no sé ni por dónde empezar.



En mi trabajo, las cosas fueron muy bien, pero tuve mucho, muchísimo trabajo. Nos dieron un certificado por el trabajo realizado, preparamos a los alumnos para un concurso de lectura, terminamos un montón de cosas que teníamos a medias, hicimos las exposiciones orales del trimestre y las recuperaciones finales. Y también ha habido despedidas, muchas despedidas, porque a la mayoría de mis alumnos no voy a volverles a ver, al menos en el aula.

En casa, ha sido un mes muy largo y duro: el peque se presentaba a su examen del conservatorio de música y hemos estado muy ocupados y un poquito estrenados con el tema.

Por lo demás, he tenido poco tiempo para hacer nada.

He visto algunas películas, por llevar al niño al cine y despejar un poco. Os hablé de algunas aquí, aunque no todas son de este mes.



He seguido y terminado la sexta temporada de Juego de tronos, por supuesto, y aún la estoy asimilando para hablar de ella.




Y de lectura, no he conseguido recuperar ritmo, porque no he tenido apenas tiempo y mi capacidad de concentración ha sido muy baja. Aún así, estos últimos días ya de piscina he recuperado un poco las ganas y he leído algo más. En este mes:

Te dejé ir.

Terminé por fin Un juego de niños, de Donna Tartt.

La segunda parte de Las dos amigas: Un mal nombre.

Esto es agua de David Foster Wallace.



En cuanto a la cocina, os diré lo mismo que el mes pasado: el caso es que he cocinado mucho, y muy variado, porque sigo con la dieta (un poco más relajada, pero sigo) y hay que echarle imaginación, pero solo he publicado una receta.



Eso va a cambiar este verano, pues tengo intención de cocinar más, más variado y también de enseñar a cocinar a mis hijos, que falta les hace.

No sé si lo he dicho, pero hoy empiezan mis vacaciones.

Comentarios

  1. Que tal el libro de Foster Wallace? Lo recomiendas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero se lee en media hora, escasa. Me ha parecido interesante.

      Besos.

      Eliminar
  2. ¡Madre mía Ro! ¿Cómo no ibas a estar estresada? Si solo de leer el post ya se cansa una...
    Nada, este verano cambiamos a la prooofeee por madre, cocinera y lectora. Esperando estamos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya la hemos cambiado, que ya estoy de vacaciones. Ahora voy a dar guerra con recetas y libros, y niños, y vacaciones...

      Besos.

      Eliminar
  3. Me parece fenomenal que les vayas enseñando a cocinar,yo con los mío ya he empezado y funciona!
    Descansaaaaaaaa

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola!!!!1 Pues ha sido u mes con muchas cosas.
    Y lo de enseñarles a cocinar me parece genial.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Mola esto de resumir los meses, me lo estoy planteando para hacer balance

    ResponderEliminar
  6. Espero que, por contraste, julio sea tranquilo y placentero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



Ofensas

No soy una persona polémica, y no suelo tener comentarios negativos en el blog, ni mucho menos hirientes o insultantes. Alguno ha habido, pero ya son unos cuantos años por aquí y lo extraño sería lo contrario. No me refiero precisamente a este espacio, que es un poco mi casa y en la que entráis y comentáis personas a las que voy conociendo, a algunas personalmente y a otras de manera virtual, pero que sois siempre educadas y correctas, y que, por supuesto, podéis siempre mostrar vuestra opinión y vuestro desacuerdo a lo que digo, y lo hacéis sin indignación ni escándalo.


Me refiero a que en general, en las redes sociales especialmente, y en twitter en particular, últimamente muchas personas se sienten ofendidas a la primera de cambio. Hay gente a la que le ofende todo, hasta les ofende que no te ofendas. Y cada palabra tuya podrá ser utilizada en tu contra por alguien en algún momento.

A mí me resulta agotador. Quiero decir, que por supuesto que me molestan cosas que leo, sería insens…