viernes, 22 de abril de 2016

Una queja

Últimamente mis días son la mar de completos. Y el de ayer no podía ser menos.

Ayer, entre otras cosas, mis alumnos, muchos alumnos, se quejaron de mí en Jefatura de Estudios.



Se juntaron todos los cuartos y decidieron que era totalmente injusto que les hubiera dejado sin teatro a ellos, por culpa de unos pocos que se habían portado mal. Se plantearon hasta hacer huelga con tal de que yo les dejara ir al teatro hoy. Y fueron a hablar con la directora y el jefe de estudios del tema.

Después, algunos de ellos vinieron a contármelo, para que no me pareciera mal, para decir las cosas de frente y que yo supiera lo que habían hecho y sus razones.



Les escuché, algo que no he hecho en los últimos días.

Y sé que tienen razón, claro que la tienen. Porque fueron un grupito de seis u ocho los que actuaron mal. Y castigarlos a todos por eso es bastante injusto, pero les expliqué que los culpables aún no habían reconocido su culpa ni habían pedido perdón, a pesar de que se les había dado bastantes oportunidades para ello (la última fue este lunes, que les mandé escribir una instancia, y les dije que el tema era solicitar que se les levantara el castigo y para ello tenían que argumentar sus razones).




Así que mañana NO voy a llevar al teatro a los alumnos de cuarto, pero aún queda otra obra de teatro para dentro de quince días, una que teníamos prevista para ellos, como la de hoy.

No sé lo que pasará de aquí a entonces, porque me considero una persona bastante flexible, pero al salir me crucé con mi directora y me dijo que era bueno que escarmentaran un poco, y que si insisten y quiero llevarles a la próxima, que haga lo que crea conveniente, siempre que los culpables den algún paso, instigados o no por los demás, pero un paso.

¿Qué opináis? Sé que no hay en esta vida nada más injusto que el castigo colectivo, pero ellos, a pesar de todo, entienden mi enfado y mi decepción, creo. Y yo, por supuesto, los entiendo a ellos perfectamente.



Ayer salí de clase con una mezcla de rabia y orgullo. Rabia porque haya personas tan egoístas que, aún sabiendo todos quienes son, no sean capaces de dar la cara. Y orgullo porque jamás pensé que mis alumnos se pondrían en pie de guerra por no poder asistir a una obra de teatro, o a dos. Siempre creí que esas cosas les daban igual. Y creo que algo estaremos haciendo bien cuando les importa, de verdad, no poder ir al teatro.

29 comentarios:

  1. No te quepa la menor duda de que algo estais haciendo bien!! El problema es que los culpables son unos egoístas y fastidiaron en su momento a sus compañeros y lo siguen haciendo ahora al no asumir sus consecuencias.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema es complejo. Allí estábamos tres institutos. Empezó el jaleo y no se sabe a quién culpar. Yo sé lo que hicieron los míos, porque algunas de las voces que oí las reconocí perfectamente, pero he optado por darles un margen para asumirlo y quizá me he equivocado.

      Besos.

      Eliminar
  2. Hola Ro! Que te sigo leyendo a diario pero no comento nunca. Me parece que estás haciendo una labor envidiable, no por lo del teatro o las actividades extraescolares, sino por tu labor didáctica. Sé que tienes toda la razón en estar enfadada, yo me indigné leyéndote en el otro post, pero como alumna modelo que fui te digo que un castigo colectivo es lo peor, igual que advertencias genéricas. Los culpables de verdad o infractores nunca dan la cara o se dan por aludidos. Me parece super injusto que haya niños que se pierdan ir al teatro por esos compañeros que precisamente como compañeros no actúan. Muchos de ellos es la única oportunidad que tienen para este tipo de salidas, como tú dijiste porque sus familias no pueden económicamente o no tienen esas inquietudes/prioridades. Además, y que conste que no va por ti, siempre pensé en mis años de estudiante que los castigos colectivos los ponían los profesores para eludir su responsabilidad de ser ellos los que impusieran el castigo.
    En fin, tema un poquito peliagudo, ya nos contarás cómo consigues resolverlo. Un beso y mucho ánimo, que estas cosas no te quiten las ganas de trabajar como lo haces, dignificando la palabra docente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo. No sólo por lo injusto de los castigos colectivos y porque no se aproveche el "momento sensible" del alumnado que se ve atraído por el teatro. También porque creo que la labor de Ro es de quitarse el sombrero.
      Yo me suelo quejar, precisamente, de la poca formación que tenemos los docentes en psicología y pedagogía. Y tengo entendido-además de tener experiencia- que este tipo de dinámica de grupo a la que se hace referencia, esa por la que esperamos que el grupo se imponga a los infractores, no se dá si el grupo no está cohesionado y si el lider de esa protesta no es auténtico lider.
      Si hablamos de adolescentes...que queréis que diga: es casi imposible que esas condiciones se den en cuarto de ESO. Creo que debería tachar el "casi".



      Eliminar
    2. Sé lo injusto que es un castigo colectivo, y ya digo que no sé si me he equivocado al forzar las cosas, pero ha sido la forma de hacerles entender que no pueden hacer lo que quieren y que sus actos dañan a los demás. A lo mejor no me sale bien, pero fue mi forma de verlo y ahora tengo que asumirlo.

      Besos a las dos.

      Eliminar
    3. No me gustan los castigos colectivos, ahora que ya ha pasado ¿lo habeis vuelto a hablar?

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Ufff. A ver si esta semana, y ya a la desesperada, lo consigo.

      Besos.

      Eliminar
  4. Yo creo que has actuado correctamente y si bien, el castigo colectivo es injusto, también creo que a veces es necesario para mover conciencias y que para que entre ellos, hablen, se comprometan y aprendan a que en los colectivos todos cuentan y tienen que trabajar juntos. Creo también que una prueba de que tu trabajo con ellos ha sido importante es precisamente que reivindiquen ir al teatro. Puedes estar orgullosa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que estoy intentando. A ver...

      Besos.

      Eliminar
  5. Orgullo sobre todo, que son mayoría!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero esos pocos tienen que dar un paso, y no lo dan...

      Besos.

      Eliminar
  6. ¡Me alegro muchísimo de la queja! Eso significa que les está doliendo, lo cual es infinitamente mejor que dejarlo estar.
    Respecto a los castigos colectivos... Pues si, son injustos. Pero creo que, llegados a una edad, deben ser los propios compañeros los que fuercen a los culpables para admitir lo que han hecho. Se supone que son un equipo, y como tal deben portarse. Me parecería mucho peor que se pidiera una nota acusatoria anónima. Así que igual que me alegro de que se quejen, lo siento por los que no son capaces de pedir perdón, pero no por tí, sino por ellos. No es una buena manera de llevar sus vidas (no sé cómo lo estaré haciendo yo al respecto como madre, pero es lo que pienso).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría que eso pasara, que entre todos forzaran a los culpables o que al menos les hagan sentir tan mal para que cambien de actitud.

      Besos.

      Eliminar
  7. En el colegio de mi hija los castigos al grupo funcionan, los no culpables se encaran y exigen a los culpables.
    Pero es verdad que son más pequeños, cuarto de primaria.
    Les castigaron sin música hasta el final de curso y los culpables( guiados por la tutora) se enfrentaron al resto de la clase hasta que comprendieron que debían escribir una carta asumiendo los hechos y disculpándose.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces funcionan y a veces no. Veremos lo que pasa...

      Besos.

      Eliminar
  8. Hola, soy profesora universitaria y siempre, siempre me ha parecido muy mal que se castigue a todos sabiendo quienes son los culpables. Si los tienes identificados, pues a ellos hay que castigar. Analogia: ¨Si dos tienes tos, todos tienen que tomar jarabe¨.¿?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo, Cristina.

      Eliminar
    2. Lo entiendo. Y no soy partidaria de esto, ni siquiera soy partidaria del castigo como tal, pero esta vez intenté hacerles ver que tenían que asumir lo que habían hecho sin que nadie les forzara. Insisto en que probablemente me equivoque, pero voy a seguir hasta el final.

      Besos.

      Eliminar
  9. Ole tú y lo q has conseguido. A ver si los aludidos ya se disculpan, lo q les cuesta reconocer sus errores. Muak

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo reconocen, sus compañeros podrán ir al teatro. Lo he dicho y repetido de diversas maneras. No sé si lo conseguiré.

      besos.

      Eliminar
  10. ¿Pues qué voy a opinar? Que eres una profe muy mala xDDDD No, es broma. Yo tampoco soy muy partidaria de castigar a un grupo cuando son unos cuantos los que la lían parda, pero a veces funciona, porque dejan de sentirse "apoyados" por el grupo e incluso el grupo empieza a colaborar para que haya mejor ambiente de clase. Lo malo en este caso es que los responsables no parecen darse por aludidos y les da igual que sus compañeros sigan castigados, lo cual no habla muy bien de ellos.

    En fin, que eres una profesional y sabes lo que tienes que hacer. Acabarás decidiendo lo mejor. Pero yo me quedo con eso, con lo positivo: mira la que han montado porque querían ir al teatro :)

    ¡Besos y un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo estoy intentando pero estos chavales no sé qué pasa con ellos...

      Besos.

      Eliminar
  11. Te entiendo.
    Los castigos de grupo son muy injustos, siempre me han dado mucha rabia. Además si se vuelve a dar el caso la tentación va a ser dejarse llevar a hacerlo mal, total, todos van a ser igualmente castigados.
    Por otra parte es cierto que algo tienes que hacer.
    Si voluntariamente no dan un paso adelante pero tú sabes quienes son, no puedes castigarles solo a ellos?. En plan: ya esta bien de tonterías, no habéis aprovechado la oportunidad, fulanito y menganito, castigados.
    No es fácil acertar.
    En cualquier caso es una alegría que los no culpables estén indignados por no volver al teatro y lo estén peleando.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría castigarles solo a ellos. Pero empecé este pulso y (aun sabiendo que puede que me equivoque) tengo que intentar forzarles a ser ellos quienes me lo cuenten. El lunes siguiente pensé en hacerles un interrogatorio y sacar los culpables, porque no hacía falta ser muy sagaz para saberlo, pero les dije lo que había, y las consecuencias, a ver si se daban por aludidos. Y no ha sido así. En realidad no me han vuelto a mirar a los ojos, y estoy esperando al menos una disculpa, pero no sé si lo conseguiré.

      Besos.

      Eliminar
  12. Pues no se que decirte, por una parte creo que si sabes quienes son pues se les pò
    podría castigar solo a ellos pero por otra parte, tienen que aprender a formar parte de un grupo y no tolerar comportamientos incívicos no?
    El otro día me enteré que a una de las clases de 1º de ESO a las que les di los seminarios de salud afectivo-sexual los han dejado sin excursiones por como se comportaron conmigo y su frase es: "Por culpa de Bienve no vamos de excursión" y tampoco me parece justo. No me gusta la palabra culpa pero desde luego no es por mi, fueron ellos (no todos) con su comportamiento los que han provocado esta situación y tienen que darse cuenta de que yo no he tenido nada que ver. Estamos educando irresponsables que nunca reconocen los errores.
    Yo solo informé a los responsables del programa de lo que había pasado (fue tremendo, se pasaron tres pueblos) y aunque me de penilla, espero que les sirva de algo, pero he pasado de ser la enfermera guay a una chivata, jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, creo que es injusto el castigo colectivo, pero ellos saben que tienen que hacerse cargo de lo que hicieron. No sé, supongo que esperaba que los culpables lo dijeran enseguida. Ya os contaré qué pasa esta semana... Si es que pasa algo.

      Besos.

      Eliminar
  13. Acabo de leer esta entrada. Yo estoy contigo. No sé si será justo o injusto. No sé qué nivel de responsabilidad tiene el resto de compañeros, si siempre permiten a los "gamberros" salirse con la suya o si en el día a día les ríen las "gracias". Tal vez ese día la armaron cuatro alumnos, pero son un grupo y como grupo deben ponerse ellos los límites. Si un día fueran en coche con el conductor borracho, la culpa es de el que conduce y del que lo permite. Creo que cuando se pone una sanción hay que ser firme. Y aunque queramos ser muy guays al final, de los castigos se aprende mucho. Entre ellos son muy capaces de resolver esa situación, igual que ye ponen a ti la queja también podrían poner una queja a sus propios compañeros. Ellos sabrán mucho mejor que tú quienes son los que la liaron. Un besazo.

    ResponderEliminar
  14. Acabo de leer esta entrada. Yo estoy contigo. No sé si será justo o injusto. No sé qué nivel de responsabilidad tiene el resto de compañeros, si siempre permiten a los "gamberros" salirse con la suya o si en el día a día les ríen las "gracias". Tal vez ese día la armaron cuatro alumnos, pero son un grupo y como grupo deben ponerse ellos los límites. Si un día fueran en coche con el conductor borracho, la culpa es de el que conduce y del que lo permite. Creo que cuando se pone una sanción hay que ser firme. Y aunque queramos ser muy guays al final, de los castigos se aprende mucho. Entre ellos son muy capaces de resolver esa situación, igual que ye ponen a ti la queja también podrían poner una queja a sus propios compañeros. Ellos sabrán mucho mejor que tú quienes son los que la liaron. Un besazo.

    ResponderEliminar

Cuéntame...