martes, 19 de abril de 2016

Los nombres del fuego

Esta Semana Santa leí la última novela de Fernando J. López, un autor con el que hemos tenido bastante éxito en las aulas en los últimos dos cursos y que, además de ser un magnifico escritor, es un gran comunicador que se gana a los chavales en cuando llega al centro.




Título: Los nombres del fuego 
Autor: Fernando J. López.
Editorial: Loqueleo.



Abril y Xalaquia tienen mucho en común.Las dos acaban de cumplir dieciséis años.Las dos quieren ser dueñas de su futuro.Y las dos están a punto de ver cómo su vida cambia para siempre. Solo las separa el tiempo y el espacio: del Tenochtitlán del siglo XVI al Madrid del siglo XXI. Dos mundos en los que ambas se verán obligadas a emprender, en compañía de sus amigos, un arriesgado viaje. Dos recorridos a través de la magia y el misterio que comparten un mismo y último interrogante, el de la identidad.


Además de ser una novela muy entretenida, con una trama rápida y que se va enlazando de manera que no puedes parar de leer, es una gran novela, que contienen mucha miga. No sé cómo explicarlo. Fernando nos muestra en su obra cómo es él. Y él es una persona excelente, con grandes valores. Eso no quiere decir que sea una novela con moraleja, ni que se empeñe en ser didáctica, como se hace muchas veces con el género juvenil, algo que particularmente aborrezco. Es una novela que te sorprende a cada página con frases que subrayarías y te apuntarías en tu agenda.

Y, por si eso fuera poco, es una novela transmedia. Eso quiere decir que los personajes salen del libro y también están presentes en las redes sociales. Echad un vistazo a su página: Los nombres del fuego. Cada personaje tiene presencia en la redes con su propio perfil.

Estoy acostumbrada a leer literatura juvenil de todo tipo. Y esta es de la buena. Si os llama la atención, os la recomiendo.

14 comentarios:

  1. Gracias pro la recomendación, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por estar siempre por aquí.

      Besos.

      Eliminar
  2. Me lo apunto porque yo también odio la moraleja y me gusta este tipo de libros sobre todo si no la tiene ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no la tiene. Odio que nos pasemos la vida con moralinas en los libros infantiles y juveniles.

      Besos.

      Eliminar
  3. ¡Gracias! Ya tengo libro para comprar por el día del libro a la quinceañera. Me has picado un montón, que lo sepas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues espero que le guste. A mis alumnos les está gustando.

      Besos.

      Eliminar
  4. Hola. a los adolescentes de mi zona esta publicación les engancha precisamente porque es transmedia. Ya sabemos lo que les apasiona todo lo relacionado con las redes. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso también es un punto a favor.

      Besos.

      Eliminar
  5. Me lo he comprado hace un rato. Autorregalo del día del libro. Y para quitarme el disgusto de la dichosa Lomce. En esto no ha funcionado pero, ¡ey! ¡Libro nuevo! xDDDD

    La edad de la ira me encantó, ya lo sabes, así que tenía que ver qué tal este :D

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, ¿Impulsiva tú? Nooooo, solo igual que yo. Que porque esta tarde no he salido, que si no...

      Eliminar
    2. No tiene nada que ver con La edad de la ira. Este es más para el público juvenil, pero a mí me ha gustado mucho.

      Besos.

      Eliminar
  6. No me suena este libro y no sé si me gustaría (eso de los dos mundos ... no sé, no sé), pero me ha llamado la atención y lo buscaré para ojearlo. Por cierto, no tenía ni idea de que había una editorial con el nombre de mi blog; voy a ver ...

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene algo de fantasía, pero no es fantástico. Y las situaciones que plantea son muy realistas. Y la editorial... es le nuevo sello de Santillana.

      Besos.

      Eliminar
  7. Me lo apunto compañera. ME convence eso de es que de la buena. EStoy harta de novelitas sin fondo

    ResponderEliminar

Cuéntame...