lunes, 14 de diciembre de 2015

Vivir con un adolescente (2)

Reconozco, con el corazón en la mano, que estoy enganchada al mi móvil, y que me paso horas cada día entre el wasap, y las redes sociales.



Pero los chavales viven con el teléfono pegado a la mano. Y no se quieren separar de él ni para ir al baño. Literalmente.

A mi hijo, hasta ahora, le dejamos el móvil solo los fines de semana, para que no le despiste en sus estudios. Y eso genera discusiones casi diarias del tipo:

- ¿Qué te cuesta? ¿Pero qué te cuesta dejarme el móvil todos los días?

O, la que es peor:

- ¿Qué te he hecho yo para que no me dejes el móvil?

Todos los días, sin excepción, hay una excusa más o menos válida para que le deje el teléfono un momento.

- Mamá, escucha un momento. Tengo que pedir los deberes de la academia.

- Llama con el mío.

- Pero es que no me sé el teléfono.



O:

- Mamá, es muy importante que mande un mensaje esta tarde.

O, el colmo:

- Mamá, tengo que publicar una foto en instagram hoy. Déjame el móvil, que tiene que ser hoy sin falta.

Y luego está la picardía.



Os comento.

Antes, hasta hace unos meses, yo dejaba el teléfono de mi hijo en mi mesilla y a él no se le ocurría buscarlo ni usarlo. Ahora hemos ideado una búsqueda de los huevos de pascua versión teléfono móvil.

Todos los días me abre los cajones, busca aquí y allá. Al principio me lo localizaba enseguida. Ahora yo me he hecho más lista y lo guardo dentro de un calcetín, debajo de unas bragas, dentro de una bota...

En fin.



Lo último.

El fin de semana pasado, domingo por la noche.

- Venga, dame el móvil que lo guardo.

Sorprendentemente, tarda poquísimo en entregármelo. Me acuesto, lo pongo encima de mi mesilla y llega mi chico.

- ¿Y eso?

Miro, y me había dado un móvil viejo, una auténtica patata, en lugar del suyo. Y para disimular, lo había metido en la funda de su propio móvil.

Pues eso. Adolescentes.

37 comentarios:

  1. la desesperación agudiza el ingenio xDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues está desesperado. Definitivamente.

      Besos.

      Eliminar
  2. ay que picaresca, jajajajjaa... Desde mi visión de lectora me ha entrado la risa, ahora si me pongo en tu piel de madre,...

    La verdad que esto de los móviles es un tremendo vicio. La semana pasada que estuve de viaje y tuve muy poco acceso a wifi, la verdad es que lo agradecí, me desenganché un poco del vicio redes sociales... Viene bien de vez en cuando. Y en verano cuando voy al pueblito 0 cobertura hasta que llegamos a pueblo algo más grande, y ahí se nota que somos unos adictos, jajaja enganchados al wasap...

    En fin... Animo en estas luchas adolescentes,

    Un besín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy muy enganchada, pero lo de mi hijo es una pasada.

      Besos.

      Eliminar
  3. Jajajaj, perdona que me ría, pero es que soy muy fan!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me hace gracia, pero no se lo puedo decir.

      Besos.

      Eliminar
  4. q joios, es q se las saben todas. muak

    ResponderEliminar
  5. Jjajjajaja lo del final es buenísimo! hay que ver cómo agudizan el ingenio...
    :DD

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. No se Ro! Quizá se podría intentar de otra manera... ¿Y si tratas de llegar a un acuerdo con él para que utilice él móvil entre semana durante un tiempo prudencial? Una media hora o así... Siempre y cuando haya cumplido con sus obligaciones, y que si éstas se ven afectadas, retiras él acuerdo. Seguro que agradece el voto de confianza y tú ganas en dolores de cabeza ��

    Te leo todos los días y nada más lejos de decirte como tienes que educar a tu hijo... Pero quizás la sugerencia te de alguna idea. Un besito!

    Pau.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me molesta en absoluto que me des tu opinión o que me des un consejo. Solo faltaba... Y tienes razón, pero el año pasado se lo dejé un poco por la tarde y luego se le olvidaba dármelo, y las notas empeoraron. Así que de momento intento no dejárselo, aunque la mayoría de los días lo ve un ratito por una razón o por otra.

      Gracias por leerme. Besos.

      Eliminar
  7. Jajajajajajajaj lo siento! Pero es muy ingenioso tu hijo! No te enfades con él.... Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se le van ocurriendo cosas para salir del paso. Si no me enfado. Estamos en una etapa de negociaciones. Tooooodo el rato.

      Besos.

      Eliminar
  8. jajajaja, lo peor es las ocurrencias, no se si se creen muy listos o que sus padres están en la parra...pero son de un inocente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que juegan con una ventaja, que muchas veces estamos cansados para entrar al trapo y lo dejamos correr...

      Besos.

      Eliminar
  9. Qué locura esto de los móviles, a ver como lo gestiono yo cuando llegue el momento (que espero que sea dentro de muuuuuchos años)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. No te queda tanto. Ya lo verás.

      Besos.

      Eliminar
  10. jajaja... esto me suena...
    Yo a mí hija se lo dejo por la semana, pero sólo por las tardes, después de que acabe los deberes y por la noche, fuera de la habitación, queda en la sala de estar. No suele haber problema, y a veces me olvido y no lo compruebo. Una noche, después de que se había acostado, fui al baño y vi una luz sospechosa en su cama... intentó esconderlo, pero ya la había cazado... Consecuencia: tres días sin móvil... Espero no se le vuelva a ocurrir...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que tiene que quedar fuera de la habitación. No os imagináis la de chicos que van sin dormir a clase por culpa del móvil.

      Besos.

      Eliminar
  11. Qué bueno! y el bandido te dio gato por liebre!! jiji

    ResponderEliminar
  12. Jajajaja. Los míos ya son mayores y se lo dejo porque son muy responsables y es un paso normal.
    Pero en la ESO estaba como tú. Al final llegamos a un acuerdo y si acababan los deberes y las cosas temprano y todo bien les dejaba el móvil o el ordenador para las redes sociales(fue hace tiempo y no había wasap) una media hora, pero no de noche que ahí ya se nos descontrolan.
    Un besito y poco a poco os entenderéis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El año pasado le dejaba media hora por la tarde, pero se olvidaba de devolver el teléfono y siempre me pedía más. Y tuve que cortarlo.

      Besos.

      Eliminar
  13. Pobrecito, déjaselo un ratooo :P. Ahora que lo peinso, qué fácil lo tuvieron mis padres con eso, no tuve móvil hasta los 18... porque tampoco había lo que ahora, jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que si hubiera tenido móvil no hubiera sido capaz de controlarme.

      Besos.

      Eliminar
  14. 😂😂😂😂😂 pero si es mío, lo mato.
    Al peque el otro día tuvimos que quitárselo, y se quejó, pero bueno. Ahora, como le toque a la quinceañera, no lo quiero ni pensar 😖😖😖😖😖

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están así las cosas, complicadas.

      Besos.

      Eliminar
  15. Menudo ingenio jajjaa yo a mi madre le hago eso y no veo móvil en mi vida. En mi caso lo solemos guardar (más que nada cuando cenamos o comemos en familia) durante ese rato.
    También lo que siempre me gustaría que hicieran los padres es por lo menos que dejen avisar en plan que si quieren algo que llamen a este otro número (me refiero a casos urgentes)
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro. Todos los amigos de mi hijo tienen el teléfono de casa, y pueden llamar cuando quieran, y el mío a ellos también.

      Besos.

      Eliminar
  16. Jajajaja, son de esas cosas que te enfadan pero que te hacen pensar que tienes un hijo inteligente.
    Dichosos móviles, no podemos vivir con ellos ni sin ellos.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  17. Hay que reconocer que tu adolescente es divertido!!, la mía también tiene lo suyo, y eso desgasta...............!!
    Besos, Mª José

    ResponderEliminar

Cuéntame...