jueves, 12 de noviembre de 2015

Etiquetas

Ya os he contado por aquí que odio las etiquetas en las personas, que no me gusta cuando tienes alumnos nuevos e inmediatamente te dicen: este tiene dificultades en matemáticas, este es (porque además siempre es un "es") un Tdah, este es Acneé (alumno con necesidades educativas especiales), este lo otro y lo de más allá, porque te predispone, y eso hace que primero sepas sus defectos y no te pares en sus virtudes, que seguro que son muchas.

foto

Eso nos ha pasado con un chico nuevo.

Viene de otra comunidad, y normalmente tardan mucho en llegar los papeles con las notas, el expediente... No sé, es una chorrada, porque hoy por hoy están todos los expedientes informatizados y solo es cuestión de un click, pero bueno, ha tardado más de un mes en llegar la información.

Cuando llega, nos dice que ese alumno "es" un alumno de necesidades especiales, que necesita adaptaciones en todo, lo que traducido quiere decir que tiene muchas dificultades y un desfase de al menos dos cursos en todas las materias, y que cuando termine cuarto, si llega, no titulará porque sus notas no son las reales, sino unas notas adaptadas a su nivel.

foto

Pero cuando ha pasado un mes todos los profesores, que no sabíamos que este alumno "es" especial, le hemos hecho pruebas, lo hemos tenido en clase y entre todos, sin conocerlo, ya le habíamos hecho un diagnóstico, un diagnóstico que nada tiene que ver con el que nos llega. Posiblemente, y dada nuestra experiencia ya con ese tema, los profesores que le damos clase coincidimos en que puede que el alumno tenga algún problema de atención, pero nada más.

El alumno sigue la clase, está interesado, es despierto, contesta normalmente bien a las cuestiones que se plantean en clase... su único problema es que se despista mucho.

En el primer examen que les pongo, saca la segunda nota de la clase. Vale que solo aprobó uno y él no (tenía un 4,5) pero me parece una gran nota teniendo en cuenta todo lo que nos dicen de él, y sin adaptaciones de ningún tipo, sin conocer a su profesora...  Vamos, que todos los demás, que ya me conocen, fueron bastante peor, y no tienen una etiqueta en sus expedientes.

foto

Y resulta que, mirando su informe, descubrimos algo bastante sorprendente. El chico había sido diagnosticado ¡en segundo de infantil! y desde entonces no hay ninguna prueba más, ningún diagnóstico más. Desde entonces, año tras año, al chico se le ha ido adaptando la materia para hacérsela más fácil, y sus notas no han sido las reales del curso en que estaba, por lo que siempre ha estudiado algo diferente de sus compañeros.

Palabras textuales del papelito en cuestión (porque no es un informe en toda regla, no están las pruebas que le han hecho ni nada, es solo un papel): "El alumno puede encontrarse dentro del espectro del autismo".

foto

Es decir, que con cuatro años piensan que a lo mejor, tal vez, puede que tenga un problema, no vuelven a mirarle, ahora tiene quince, y lleva toda la vida con apoyos, arrastrando una etiqueta que no pensamos que le corresponda, o que puede que haya superado, mejorado, no sé, o que nunca existiera.

Alucino, de verdad.

39 comentarios:

  1. Madre mía... esto es de ciencia ficción!!! me parece alucinante que en 11 años no le hayan hecho ningún diagnóstico en condiciones... y así vamos!!

    Un besazo reina y muchísimo ánimo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece increíble pero así ha sido el caso, y no he exagerado nada.

      bEsos.

      Eliminar
  2. Desgraciadamente no me sorprende, pero sí me entristece. Es tremendo lo de este chico, pero sin llegar a una situación tan extrema, lo estamos viviendo en casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no nos sorprende demasiado. Y es terrible.

      Besos.

      Eliminar
  3. Alucinante...pues me alegro de que los informes tarden, ayuda a los chavales a que se les quite la etiqueta al menos por un tiempo.
    Sin embargo yo que lo veo desde el lado de la salud, hay ocasiones y personas o familias (no digo que ésta la sea) en las que la etiqueta de una enfermedad los libera. Hay autores que hablan de la "enfermedad como liberación", es decir, mi enfermedad o la enfermedad de mi hijo justifica mis acciones o las no acciones: el que el niño sea TDAH justifica el fracaso escolar y justifica también la incapacidad de los padres de educar, de esforzarse y de sufrir intentando que el niño mejore. Habría que ver el entorno familiar de ese niño.
    No se si me he explicado bien, igual lo he simplificado demasiado :-)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy interesante esto que dices, Bienve...porque es verdad que en esta sociedad tan injusta que tenemos y que nos fuerza a ser los mejores en todo, puede ser muy frustrante no conseguirlo...y, como bien dices, no sólo para el niño también para los padres.
      Sin embargo, es una pena que tenga que ser una liberación que te diagnostiquen de una cosa o de otra :(

      Eliminar
    2. Todo lo que me dices, con lo que estoy de acuerdo absolutamente, Bienve, me da para escribir largo y tendido sobre ello, porque creo que tendemos a las etiquetas porque nos descargan de responsabilidades...

      Besos.

      Eliminar
  4. Ay por favor es que leo estas cosas y me superan... lo peor es que habrá mil casos así que no tienen la suerte de, aunque sea con 15 años, encontrar a gente que se replantean las cosas y no sigue la ola ya maracada mil años atrás. Las etiquetas son siempre injustas. Ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que sea muy común, espero que no, pero si es tu hijo, te da igual lo común que sea...

      bEsos.

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Hola. es penoso que se etiquete a los niños tan pequeños porque de un meses a otro cambian mucho y todo depende de su entorno y lo integrados y felices que estén tanto en su vida familiar como escolar. Menos mal que llega a profesoras como tu que sí defienden que lo importante del sistema educativo son precisamente los alumnos. Las escuelas no pueden encorsetar, limitar y excluir a muchos (demasiados) alumnos. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un niño no puede tener un diagnóstico de nada tan pequeño, cuando está cambiando día a día.

      Besos.

      Eliminar
  7. Tiene que ser una verdadera impotencia tener que ver casos así.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo verdaderamente bueno es que sí hemos podido hacer algo en este caso. Y este chico está feliz simplemente por verse tratado como los demás.

      Besos.

      Eliminar
  8. Coincido con Marta, es penoso que estas cosas ocurran. Lo mejor que le ha podido pasar es que le cambiasen de centro y fuese al tuyo, donde al menos está libre de esa etiqueta (encima mal colocada).
    Besitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ha sido una suerte para él, y esperemos que aún esté a tiempo de encauzar sus estudios y otras muchas cosas gracias a esto.

      Besos.

      Eliminar
  9. Es q flipo tanto que me vuelvo loca de la mala leche que me entra!!!

    ResponderEliminar
  10. Obviamente el tema de las etiquetas es muy muy injusto...y los diagnósticos mal hechos también!!! y además para ambos lados...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todos los niveles de la vida, pero en el colegio es aún peor.

      Besos.

      Eliminar
  11. Ahi ahiiiii, al mio le estan estudiando eso precisamente ahora, ya te lo dije y no kiero q le cuelguen una etiqueta ya, cuando la alarma ha venido xq las de la guarde decian q no comia con cuchara con apenas dos años y dp xq no habla (xq le hablo en inglés). Sin embargo ahora q come solo con cuchara en poco tpo q lleva ahi, ni les he oido comentarmelo oye. Lo malo muy bien, para q el crio sea el rarito pero lo bueno ni muuuu.
    Ains q me enciendo, muak

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hagas ni caso. En esas edades, puede haber una diferencia enorme entre unos niños y otros, y solo los médicos te pueden decir lo que entra dentro de lo normal y lo que no. Ya te conté que mi hijo mayor no le dirigió la palabra a su profesora de infantil durante los tres años que estuvo con ella, y estaba a gusto, y bien, pero no hablaba. Ahora, ese mismo niño, con diez años más, es el único chico en un equipo de volei de veinte chicas, no da una y no tiene vergüenza, porque le hemos fomentado desde siempre que cada uno es como es.

      Besos y ánimo.

      Eliminar
    2. Gracias, yo estaré ahi para apoyarle y defenderle. Muak

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Pues es algo que se sale de lo habitual, pero no es tan raro...

      Besos.

      Eliminar
  13. La verdad es que es muy triste... y frustrante e indignante...

    Por cierto, me encanta las fotos que has puesto. Me has dado un montón de ideas para navidad...;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema es muy triste, pero no tenía ganas de fotos tristes...

      Besos.

      Eliminar
  14. Menudo consuelo saber que ese tema va igual en todas partes.

    ResponderEliminar
  15. Así va la educación en este país. Qué pena, de verdad...
    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Sin comentarios. Mi madre es maestra, y en los últimos años fue profesora de apoyo para niños con NEE, y mi hermana es PT y AL. Cada vez que hablamos de algo de esto en casa acabamos cabreadas a indignadas, porque no sólo no se solucionan los problemas que hay, si no que cada vez van las cosas peor.
    El problema, en parte, está en el sistema, pero creo que, además, cada vez los profesionales son peores y tienen menos interés, salvo honrosas excepciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Cuéntame...