viernes, 29 de mayo de 2015

Elegir letras o ciencias

Hace un par de años os hablaba de que aún en los tiempos que corren, existe la diferenciación entre ser de letras o de ciencias. Y que además me cabreaba mucho que se intentara que los alumnos buenos fueran a ciencias y los malos a letras.

https://es.pinterest.com/pin/149744756337135178/


Lo dije entonces y me reitero ahora: los alumnos deben estudiar aquello que les gusta y aquello para lo que están más capacitados, e intentar encontrar el equilibrio entre ambas cosas.

Porque uno puede querer ser arquitecto y no estar capacitado para ello, porque es incapaz de visualizar el espacio, por ejemplo. Y uno puede querer ser médico o enfermero y marearse ante la sola visión de la sangre.


https://es.pinterest.com/pin/149744756337135171/

Por tanto, todos los alumnos, a una tierna edad, tienen que plantearse si aquello que les gusta es lo que mejor saben hacer, ser realistas con sus capacidades y sus necesidades y decidir en consecuencia.

Ahora, en estas próximas semanas, muchos de nuestros alumnos se encuentran en esa tesitura. Algunos me paran por los pasillos para preguntarme por alguna optativa de Bachillerato, para preguntar si necesitan las matemáticas para hacer Psicología, si es muy difícil esta o aquella materia.

La orientación académica y profesional en los centros está en manos de los Orientadores. Y son ellos los que explican a alumnos y padres lo que pueden o deben hacer sus hijos.

Pero es complicado. Y además, cada uno tenemos una opinión al respecto, y los orientadores también. A veces creemos, o creen, que un alumno está desperdiciado porque elija una opción y no otra. La verdad es que todos queremos lo mejor para nuestros alumnos, y los padres lo mejor para sus hijos.

https://es.pinterest.com/pin/149744756337135184/


Cuando un alumno lo tiene claro, y aquello que quiere es algo asumible para él, no hay nada más que hablar.

Quiero hacer medicina, mis notas son bastante altas, mi sueño es ése y tengo posibilidades de entrar a estudiarlo y de ser un buen profesional en el futuro.

Nadie tiene nada que decir ante eso.

Pero si el caso es:

Quiero hacer medicina, me gusta, es mi sueño, pero mis notas nunca han sido demasiado altas.

Pues bien, no tienes muchas posibilidades de estudiar medicina, por tanto vete pensando en un plan B, en la posibilidad de no hacerlo. ¿Qué te parece enfermería? ¿Qué otras cosas te gustan? ¿Tiene que ser la rama sanitaria?

https://es.pinterest.com/pin/508695720386738756/


Los casos más difíciles, y que siempre se nos presentan son:

No sé lo que quiero hacer, pero nada de medicina ni nada de eso, y nada de letras, que son un rollo, pero no tengo notas muy altas, no me da para hacer una ingeniería, y tampoco sé si quiero hacerla. ¿Qué hago?

O por ejemplo:

Yo solo quiero dejar las matemáticas, cualquier cosa que no tenga matemáticas, odio las matemáticas, pero quiero hacer algo de ciencias, como química, o física o algo de eso.

Podría seguir, porque hay mil posibilidades más.

https://es.pinterest.com/pin/388928117797242063/


Ahora nuestros alumnos tienen que elegir cuando terminan segundo de la ESO (14 años) si en el futuro van a hacer Bachillerato o van a hacer Formación profesional. Y es demasiado pronto para tomar esa decisión.

https://es.pinterest.com/pin/330733166361867659/

Ayer me tomé un café con algunos de mis ex-alumnos, chavales que están todos estudiando distintas ingenierías, que eran bastante buenos en clase, y que tenían más o menos claro lo que iban a hacer. Les planteé qué habrían hecho si hubieran tenido que elegir al comenzar tercero, si lo tenían entonces tan claro como ahora. Todos coincidían en que no, y que es una locura tener que hacerlo tan pronto, porque a esa edad tonta puedes escoger con poca cabeza.

En fin, que podemos seguir reflexionando sobre el tema, pero las cosas no están mejor que hace unos años, y lo peor es que no sé si están mejor que dentro de un tiempo...

(sí, hoy las ilustraciones no tienen nada que ver con el tema. Tienen todas enlace pinchando en la foto, y pertenecen a esta página).

38 comentarios:

  1. Si la verdad es q o son vocacionales o lo tienen difícil a esas edades. Y en cuanto a lo de los tontos para letras. Te digo q el tío más listo q conozco, estudió conmigo letras y luego hizo historia del arte y ahora está en plan Indiana Jones de arqueólogo en EEUU...si eres listo de verdad, da igual lo q hagas mientras te guste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está muy claro, pero no para todo el mundo. Y hay mucho clasismo que empieza en el instituto entre muchos alumnso de ciencias y de letras...

      Besos.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo Ro!!! Yo tengo un par de anécdotas que me indignan muchísimo... La primera fue en un centro de orientación profesional que fuimos con el instituto. La orientadora que me tocó a mi cuando se enteró de que quería hacer informática me lo intentó sacar de la cabeza alegando que "era una carrera de hombres y no encontraría amigas". Ella me recomendaba estudiar magisterio o psicología... otra ya fue en la universidad con un profesor que se quejaba porque las mujeres hacíamos informática... enfin.

    El caso es que afortunadamente no hice caso a nadie y aquí estoy, trabajando de programadora y haciendo lo que me gusta.

    Un besazo reina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tuve un profesor de Física y química que decía que el cerebro de las mujeres no estaba preparado para las ciencias, que hiciéramos letras y cosas de esas fáciles, que no valíamos para otra cosa. No me dices nada nuevo. lo mejor es que no le hiciste caso ni a uno ni a otro y ahí estás, feliz con lo que querías.

      Besos.

      Eliminar
  3. Las ilustraciones son preciosas, me encantan ;)

    Y estoy totalmente de acuerdo con que a los 14 años, salvo casos excepcionales de vocación innata, se es muy inmaduro todavía para tomar esas decisiones. Lo maltratada que está la educación, siendo lo más importante que tiene un país....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los vocacionales suelen tenerlo claro y tener pocos problemas al elegir. Lo malo son los demás, que son mayoría.

      Besos.

      Eliminar
  4. Y para rematar todo, hay otra categoría "inclasificable" para los burócratas de la Educación: la de aquellos que han hecho Bachillerato de Artes (llamado a desaparecer) porque lo que más les gusta de este mundo es la música y, todo hay que decirlo, algunos son unos estudiantes "reguleras"... Y ahora estudian Historia y Ciencia de la Música con notas estupendas y un futuro que se avecina incierto.
    En fín, ya vemos que nuestro país no apuesta por invertir en educación y mucho menos en arte o cultura. Mal vamos con esos planteamientos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es sangrante. Que sepas que yo he dado clases en bachillerato de Artes dos años, en distintas escuelas, y he vivido cómo es eso, y cómo son menospreciados los estudiantes de artes, y cómo a algunos los habían mandado allí no porque les gustara el arte o se les diera bien, sino porque era "más fácil". En fin.

      Besos.

      Eliminar
  5. Justo ayer por la tarde mi hija y yo estuvimos leyendo un reportaje en el periódico sobre las novedades que se implantan este año en educación. La pobre ya se agobió pensando en que tenía que elegir. Todavía empieza el instituto este año, pero no creo que en dos tenga nada lo suficientemente claro. Ella me dijo, toda convencida: -mami, a mí me gusta el Arte, en general...

    Espero que la orientadora del instituto cumpla bien su función y la asesore lo mejor posible...

    Realmente, no me gustan mucho las novedades. Creo que cada vez vamos a peor. En fin... es lo que hay. Espero que algún día los que mandan se den cuenta de lo mal que lo están haciendo...

    Besos y que disfrutes el fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me gustan las novedades. Pero te diré que si empieza primero el curso que viene, simplemente al terminar segundo tiene que tener muchas cosas claras. Y a veces es simplemente que el profesor no me gusta y no quiero matemáticas, cuando luego las opciones de todo lo que me gustaría ser necesitan las matemáticas, por ejemplo.

      Besos.

      Eliminar
  6. Las ilustraciones son preciosas. En relación al tema, pues sí, es complicado y tener que elegir tan pronto no ayuda. Cuando me llegue el momento con mis hijos, espero poder ayudarles, aunque, lógicamente, la decisión debe ser de ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La decisión debe ser suya, pero ya te darás cuenta de que, a esas alturas, son muy maleables, por amigos, profesores,... y no siempre eligen lo que deberían según sus intereses y capacidades.

      besos.

      Eliminar
  7. ay Ro,,,me has hecho llorar y te extrañaras.

    De pequeña soñaba con ser medico, supongo que porque mi pediatra era la señora mas maja y amable que habia conocido.
    Las letras siempre me han encantado. Leer, escribir, narrar,...todo lo relacionado con la lengua, la literatura, las reglas de ortografía,...recuerdo a mi abuelo haciendonos dictados y corriendo nuestros deberes.
    Llego la ESO, y con ello el dibujo tecnico, biologia, sociales (que no conocimiento del medio), quimica y fisica, informatica, comunicación audiovisual, matematicas dificiles,... Me encantaba, pero me suponia mucho estres tener que pasar 3 horas paga acabar un alzado, revelando fotografías, u observando durante un mes la luna para exponer mi trabajo en la clase de astronomia.
    Así que como siempre me gustaron las letras, llegue a bachillerato sin matematicas pero con latin y economia (letras mixtas podemos llamarle)

    Y ya, no puedo decirte más. Porque me costo tanto terminar segundo de bachillerato, tanto agobio con la PAU, con el programa de PAU y todos sus mierdas, que termine bachillerato y deje de estudiar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no me extraña, porque a veces, muchas, lo que escogen los chicos hace que terminen abandonando, a veces sin terminar siquiera. Una buena elección condiciona mucho a la hora de continuar tus estudios. Y es algo que no terminan de ver algunos: que mi hijo haga ciencias, que tiene más salidas, dicen algunos padres. Y eso está bien así en general, pero si tu hijo va a vivir los próximos tres años tan agobiado que no va a querer seguir estudiando, no te ha merecido la pena.

      besos.

      Eliminar
  8. Pobrecillos... Aunque tomar decisiones forma parte de la vida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Forma parte de la vida, pero no os imagináis lo perdidos que están la mayoría.

      Besos.

      Eliminar
  9. Me parece verdaderamente una locura el que un niño de 14 años tenga que decidir que quiere ser en la vida (porque con 14 años se mire como se mire se es todavía un niño). Necesitarán un gran apoyo y un buen asesoramiento por parte de orientadores y padres, y aún así me da la sensación de que estamos condicionando a una toma de decisión muy importante a niños que todavía no son conscientes de lo relevante que es esa decisión. Aún me quedan muchos años para que me vea en esa tesitura con mi hija pero sólo pensarlo ya me estresa, no quiero ni pensar lo que puede suponer para ellos y entiendo que para ti que lo vives y ves todos los días suponga un desasosiego.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora mismo al terminar segundo eligen si en su futuro van a querer hacer bachillerato o no, porque las matemáticas que escogen ya les condicionan eso. Y me parece difícil.

      besos.

      Eliminar
  10. Me parece una barbaridad eso de elegir demasiado pronto. Yo hasta que no vi mis notas de selectividad no me decidí definitivamente por la carrera, aunque he tenido la suerte de que siempre he sabido lo que se me da bien y lo que me gusta. La suerte es que lo que he estudiado me ha hecho inmensamente feliz y para lo que tengo capacidad, y eso es algo en lo que se fijan muy pocos chicos a la hora de escoger carrera.

    Besooss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco lo tenía claro con dieciocho años, así que me dan mucha penita.

      Besos.

      Eliminar
  11. Creo que las decisiones no se pueden posponer indefinidamente, creo que es mejor tomar pequeñas decisiones poco a poco, que luego tomar una gran decisión in extremis.
    Saber en qué quiere emplear el tiempo no me parece una decisión descabellada a los 14 años.
    La clave es que sea flexible, que no sea absolutamente irreversible y de esa forma, al haber más posibilidades, la experiencia es más rica.
    Que las trayectorias no tiene por qué ser sota, caballo y rey, ESO, Bachilleratos, Universidad. Pero que si uno decide no tomar el camino estándar, haya entradas y salidas que no te obliguen a ir donde no quieres, sólo porque no viste el cartel a tiempo.

    Otro caso de los que dices, Ro, es cuando se te da bastante bien todo y en realidad no sabes qué elegir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es lo que dices, la clave está en la flexibilidad si te equivocas en tus elecciones. Aún no sabemos cómo va a ser, pero ahora mismo en tercero de la ESO hay dos itinerarios diferentes para los que van a hacer bachillerato y los que no, y a esa edad puede que no lo tengas claro. Hay muchos alumnos, los conozco, que no lo tienen claro. Y lo peor es que escojan la opción más fácil por la edad y las circunstancias y luego se arrepientan.

      Besos.

      Eliminar
  12. Decidir es complicado, pero en algún momento hay que hacerlo... Peor es el modelo alemán donde les "clasifican" siendo todavía muy pequeños.
    Lo peor es que uno nunca sabe si eligió bien o no, porque no sabes la vida que habrías tenido de elegir otra cosa.
    En cualquier caso, salvando casos extremos como alguno de los que has puesto (el de mates es de traca), yo no sabría asesorar, lo veo una grandísima responsabilidad.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay que hacerlo, pero creo que las opciones deberían ser más intercambiables, con posibilidades de pasar de una opción a otra con facilidad si las cosas se tuercen...

      besos.

      Eliminar
  13. La eterna historia. Ciencias o letras, para empezar. Quizá eso es "lo fácil". Lo de después es más difícil. ¿Historia o Filosofía? ¿Filología o periodismo? Es que me gusta esto, y lo otro. O me apasiona la física, pero odio las mates (era mi caso xDDD aunque las letras siempre acabaron ganando).

    Muy, muy difícil. Lo peor de todo es que entre los que asesoran también hay mucho prejuicio, y mucha presión en las familias, y a esas edades (los 17-18, no te cuento los 15) aunque parezca lo contrario, no se suelen tenar las cosas muy claras.

    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de lo fácil y lo difícil depende siempre de para quién. Elegir siempre es complicado. Y no estamos preparados para ello a tan tierna edad.

      besos.

      Eliminar
  14. Decisión fácil: mi hija tiene clarísimo que quiere seguir estudiando.
    Difícil: el martes se presenta en casa con las opciones para 4º, y hay que llevarlo firmado MAÑANA. Y nosotros sin tener ni idea. Estoy muy cabreada con el colegio, porque además ya lo dijimos, y aseguraron que intentarían informar a los padres. Pero no. Le dan a una niña que acaba de cumplir los 15, una mini charla, en la que le dicen, esto no te lo vas a creer, que "si tienen dudas, se vayan para ciencias".
    Y aquí nos tienes, a su padre y a mí, abriéndole los ojos. Explicándole que, si no va a hacer nada de biosanitaria ni técnicas, haga el favor de no estudiar Física y Química (terrible por cierto, no ha formulado en su vida), que le cuestan la misma vida. Todo, porque sus amigas le han dicho que mejor Ciencias, aconsejadas por sus padres que... empieza otra vez el círculo.
    En fin, que son unos "bebés" para decidir esas cosas. Que en la clase, el mejor alumno con diferencia, con sobredotación, se va también para letras y por lo visto los profes han puesto el grito en el cielo. Y que no sé si cambiaremos algún día.
    Por cierto, y por si a alguien le sirve de algo, lo que hicimos fue enseñarle las carreras que se podían estudiar con la opción del bachillerato de ciencias sociales. Ahí ya vió algo que le gustaba, aunque sea extrasupermegapronto para eso, y se vió aliviada de poder dejar lo que tanto le cuesta.
    Menudo rollo te he soltado hija, pero es que me has pillado de pleno.
    P.D.: y verás cuando llegue el peque que pasa a 1º...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En nuestro centro la orientadora se ha reunido con los padres de tercero y de primero de bachillerato para ver qué opciones tienen, y están informando de las optativas en los otros cursos. Pero aún así, no saben nada.

      El peque en primero no tiene mucha optatividad, no hay muchas opciones y lo vas a tener más fácil. Cuarto siempre ha sido el curso clave, con la reforma lo será tercero también. Yo creo que hacéis muy bien en vuestros consejos. Si eso le cuesta tanto y no lo tiene claro, que deje la optatividad lo más abierta posible pero sin sufrir innecesariamente, y las ciencias sociales son una buena opción si cuestan las mates o la física y química y la biología.

      Mi hijo para el curso que viene "solo" tiene que escoger entre matemáticas aplicadas o académicas por un lado, tecnología, plástica o música por otro y religión o valores éticos por otro. Después, la optativa, que él tiene claro que este año será francés porque lo lleva bien de momento.

      Besos.

      Eliminar
    2. Madre mía, y yo me quejaba...

      Eliminar
  15. En mi época también había que elegir con 14 años si hacías BUP o FP...también era una decisión importante y también había mucho clasismo...creo que este problema lo habrá siempre que se tenga que decidir tan pronto. Y también creo que siempre habrá dudas, siempre habrá descartes por asignaturas que no gustan, siempre habrá gente que lo tenga super claro y también otra que siendo buen@ en todo no sabe hacia donde tirar...lo bueno, por otra parte, es que cada vez aceptamos mejor el hecho de habernos "equivocado" y cambiar de rumbo...y no lo digo sólo por los alumnos sino también por los padres...en fin, menudo rollo jeje

    Las ilustraciones son preciosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón en que antes si alguien se equivocaba de opción era como si se terminase el mundo. Ahora los padres y los profesores vemos que no pasa nada, y si hay que perder un año, se pierde, que la vida es más larga y más importante que todo eso.

      besos.

      Eliminar
  16. Puf, yo me acuerdo de estar en primero de carrera y no tener ni de lejos la capacidad de tomar decisiones de futuro en condiciones, así que imagínate cuando elegí en el colegio. Al final las decisiones las tomaban mis padres; las ciencias eran lo bueno y las letras, lo malo. En mi caso la cosa no ha salido mal del todo, pero está claro que tomar esas decisiones siendo tan joven es una ridiculez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además, todos tenemos prejuicios, y como padres, también.

      Besos.

      Eliminar
  17. Tienes muchísima razón, allá por el pleistoceno, cuando yo estudiaba 2º de BUP, tuve que decidir si estudiar letras puras, mixtas, ciencias puras o ciencias sociales. Elegí lo último, porque era la que al final me permitía elegir entre más carreras. Llegado COU decidí estudiar empresariales, porque aunque me encantan las letras, eran consideradas carreras con pocas salidas (oposición de secundaria, básicamente) y pese a que la profesión que más me gustaba era el magisterio, sabía que al final tendría que preparar una oposición y no quería.
    Al final he acabado estudiando una carrera que no me gustó y preparando oposiciones de un temario que no me gusta para realizar un trabajo que no me gusta (valga la redundancia).
    Así que, ahora, lo tengo claro: estudia lo que te gusta, cuando llegue el momento de buscar trabajo, ya se verá. Pero es cierto que les hacen decidir demasiado pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, las ilustraciones son preciosas.

      Eliminar
  18. No sé... Yo escogí en su momento letras, porque no soportaba la profesora que tenía de matemáticas, no explicaba nada bien y me tocaba ella también para física, así que... Escogí el otro camino.

    Acabé eligiendo la opción que entonces era letras mixtas en COU y examinándome de la Selectividad por ahí. Después vino el problema, porque no encontraba nada que me gustase en esas ramas y como no me decidía, hice administrativo mientras me lo pensaba...

    Y pensando, pensando... Terminé, me puse a trabajar justo al terminar y decidí que quería hacer Biología. Oye, lo bueno es que podía con la opción que estudié aunque me fuera a costar, pero ¡no! Había cambiado la normativa y ahora ya no podía, así que... Volví a matricularme en COU por ciencias, estudié los meses de verano toda la física y la química que no había visto anteriormente (imaginaos...) y cursé el COU e hice la Selectividad ¡otra vez! Entré en Biología. Empecé... Compatibilidad con el trabajo = 0 Intenté con los apuntes de una compañera, pero salía del trabajo a las prácticas sobre la marcha y no me daba tiempo ni de estudiar, porque ya salía muy tarde, así que aunque me gustaba y lo llevaba, me agotaba tanto que lo abandoné... Desilusión total...

    ¿Solución? Ciclo superior de Laboratorio al curso siguiente. Turno de noche... Lo disfruté muchísimo, estudié muchísimo, hice las prácticas aprovechando las vacaciones del trabajo (así que vacaciones = 0) y saqué las mejores notas del ciclo hasta esa promoción. ¿Resultado? Se pagaba tan poco de laboratorio, que me quedé donde estaba haciendo trabajo contable y de oficina y finalmente preparando oposiciones y aprobándolas y consiguiendo una plaza.

    Uno nunca sabe las vueltas que da la vida, pero si se equivoca, siempre puede intentar rectificar... Sea como fuere, yo también pienso que es demasiado pronto lo que quieren hacer ahora :(

    ResponderEliminar
  19. ¡Odio el enfrentamiento entre letras y ciencias! Y odio más aún que se consideren tontos a los de letras y listos a los de ciencias, es tan absurdo. Yo siempre he sido alumna de buenas notas y tanto los profesores como los orientadores me decían que debía de ir por ciencias, que no iba a ir a letras o a artes cuando mis notas eran tan altas. Pero yo siempre tuve muy claro que lo mío siempre fueron las letras y las artes, saque las notas que saque. Lo importarte es estudiar lo que realmente te gusta, te apasiona y además, se te da bien.
    Espero que la gente se de cuenta de esto, un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Vengo de la entrada de "ciencias o letras", y te puedo decir que no hay nada nuevo bajo el sol. Estoy cursando un máster de profesorado e hice estudios ingleses (antes llamada filología inglesa), y este es un debate que al que nos hemos tenido que enfrentar todos aquellos que apostamos por las humanidades.
    En mi caso, tuve la suerte de que mis padres siempre apoyaron mis decisiones y me inculcaron que, con tal de que trabajase duro e intentase superarme día a día, escogiese siempre aquello que me hiciese feliz.
    Y no me equivoqué, porque tras haber terminado la carrera y haber pasado un corto período de prácticas en un instituto, tengo la suerte de afirmar que estoy donde debo estar :)
    Saludos!

    ResponderEliminar

Cuéntame...