martes, 21 de abril de 2015

El esfuerzo

En estos días por fin les puse a mis alumnos el vídeo aquel que ya compartí con vosotros.



Después de verlo varias veces, me quedo con algunas frases que se dicen sobre el esfuerzo, las horas de trabajo que hacen falta cuando uno se dedica a cualquier disciplina, sea la que sea.

Creo que uno de los grandes males de nuestros días es la falta de esfuerzo. Los jóvenes, mis alumnos, las nuevas y no tan nuevas generaciones, lo quieren todo ya. Por eso a veces todo se les hace cuesta arriba.

https://es.pinterest.com/pin/465911523925353293/


Veo a mis alumnos con una lámina de dibujo, empiezan y quieren terminar ya. No saben que necesita tiempo, y paciencia, y eso que mientras están en ello están disfrutando. Y, aún disfrutando, quieren verla terminada.

https://es.pinterest.com/pin/165577723776680171/


Pido a mis alumnos que escriban alguna cosa, y quieren ponerlo en el folio desde el minuto uno, que les salga bien, y no haya que tachar, ni tirar el primer borrador, y el segundo, y el tercero. No va con ellos hacerlo a sucio, apuntar ideas, pensar... Tienen que tenerlo ya.

Kamishibai 3.mp4


Veo a mi hijo con una nueva partitura y, en lugar de ponerse a aprenderla poco a poco, quiere hacerla entera ya, hoy, ahora mismo, y protesta si no le sale bien a la primera.



Supongo que son los tiempos que vivimos, la inmediatez de muchas cosas. Ahora vas a la biblioteca, consultas en el ordenador y sabes donde está el libro que quieres. Antes quizá nos tocara pasar un rato consultando fichas y otro mirando estanterías.

Ahora necesitas una información y das a un botón en el ordenador y tienes toda la que quieras. Antes tenías que buscar la enciclopedia o el libro adecuado, seguir buscando, leerlo, y muchas veces no encontrabas aquello que necesitabas.



No tenemos paciencia, cada vez menos, y nuestros jóvenes aún menos. Por eso cualquier cosa que requiera un esfuerzo, por pequeño que sea, se les hace tan cuesta arriba.

No creo que sea culpa suya. Los jóvenes y los niños no son los que tienen la culpa, sino que son reflejo de la sociedad en la que vivimos.Y no sé qué podemos hacer al respecto.

20 comentarios:

  1. Pienso como tú,que su ansia de inmediatez es un reflejo de la sociedad en que vivimos.

    Me ha venido a la cabeza una canción de Queen (ya sabes q yo soy muy musiquera...) :
    I want it all (And I want it now).
    Te la busco.
    ; )

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón, la inmediatez está destruyéndolo todo...
    Aunque lo que a mi me interesa saber es qué pensaron del vídeo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, yo también tenía ganas. A algunos les emocionó, a otros les sorprendió. TEngo una clase, así como muy de ciencias, que no entienden el valor de lo que no pueden pesar, o medir o contar, y a aquellos los dejó sin palabras, en general. Porque ellos piensan algo muy parecido, pero verlo y que te lo digan es algo diferente.

      Besos.

      Eliminar
  3. Pues solo te digo una cosa: la primera foto que has puesto, va directita a ser imprimida y colgada en los cuartos de mis niños. ¡Hasta luego!

    ResponderEliminar
  4. Te iba leyendo y pensaba que la culpa es nuestra, de todos y cada uno de nosotros, y veo que has llegado a la misma conclusión. ¿Qué podemos hacer? Creo que poco, pues dependería no sólo de que tú hagas algo al respecto, sino de que todos lo hiciésemos también, y es complicado. Y la vida misma va en ese camino ya, todo lo queremos ya ... comidas para calentar, citas médicas a golpe de app, hay una catástrofe y en dos horas ya nos quejamos de que el gobierno X no ha hecho/dicho Y, móviles para contactar en tiempo real con cualquier parte del mundo y a cualquier hora, programas TV donde enseñan cómo ganar dinero rápido y por no hacer nada ... Todo, absolutamente todo ya está enfocado a la inmediatez y a la ley del mínimo esfuerzo.

    Y sí ... es una puta pena.

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensamos lo mismo. Y nos afecta a todos, pero a los más jóvenes, a los niños, mucho más.

      Besos.

      Eliminar
  5. El artículo que compartí el otro día, y que leíste, decía algo de esto. Es verdad, vivimos en una sociedad de la prisa y la inmediatez y nos desquicia esperar.

    Por eso todo lo que no tiene resultado YA, nos parece inútil o superfluo. Hablo en plural porque... ya se sabe. Y a ver qué hacemos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queremos ver resultados antes incluso de iniciar los procesos, y eso en muchas cosas es completamente imposible.

      BEsos.

      Eliminar
  6. Jo, es increíble como la tecnología condiciona nuestro comportamiento en tan poco tiempo...aunque yo no creo que sea sólo la tecnología

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco creo que sea solo eso, también es la sociedad, el consumo de usar y tirar, el valor de lo nuevo, de lo joven...

      BEsos.

      Eliminar
  7. Tienes toda la razón del mundo, lo veo con mis hijas, cuando empiezan algo, quieren terminar enseguida, les cuesta aceptar que ciertas cosas requieren tiempo. Pero de alguna forma, hay que enseñarles que crear y pensar requieren tiempo de verdad, no sólo unos instantes.
    Y me gusta mucho la frase de Tolstoï que has puesto.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que enseñárselo, pero es ir contracorriente en muchos sentidos.

      BEsos.

      Eliminar
  8. Podemos predicar con el ejemplo... porque nosotros también nos dejamos llevar por ese afán de inmediatez, no nos damos cuenta pero todos lo hacemos en todos los aspectos de la vida. Y, para muchas cosas, la inmediatez conlleva frustración si no lo consigues y una alegría menor aún consiguiéndolo, porque no se disfruta igual.
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo cada vez soy más impaciente, me dejo llevar por las redes sociales, por internet, la inmediatez de buscar algo y quererlo tener ya.

      Besos.

      Eliminar
  9. Gran frase la primera.
    Es algo que me desespera de mi hijo, que acaba de cumplir 3 años, lo quiere todo para ya, no sabe esperar, no entiende que las cosas requieren su tiempo, por más que yo intento enseñárselo. Pensaba que conforme fuese creciendo cambiaría, pero ya veo que no tengo que tener muchas esperanzas.

    ResponderEliminar
  10. No entiendo el drama del vídeo. Podrá haber gente que lo piense, porque hay gente ignorante por doquier, pero cualquier persona con sentido común valora y admira el trabajo de los artistas, tanto o más que el de un científico. No hay más que ver las grandes estrellas, el dinero que ganan, las masas que mueven, por ser artistas. Llegar a lo más alto es muy difícil, pero está mucho más "premiado" (por así decirlo) que en otras profesiones. Todas las profesiones tienen sus puntos flacos, pero no se debe menospreciar ninguna, de ninguna de las maneras. Así como tampoco hay que sobrevalorar. Todas son imprescindibles. Todas son necesarias en el mundo que vivimos, de una forma u otra. Y es comprensible que las personas "de números" no comprendan el arte, la literatura, etc. pero lo mismo les sucede a las "de letras".
    Con lo de dar más horas de matemáticas que de danza... es muy discutible. Las matemáticas son totalmente útiles para la vida diaria y, vaya, son básicas, hasta para la música. Una buena comprensión matemática significa mucha facilidad y capacidad para comprender otros ámbitos de conocimiento. Lo mismo con las lenguas, aprender lenguas te permitirá recitar bien tu guión. Hay conocimientos básicos y conocimientos específicos, no se puede negar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que en este país en los últimos tiempos todas las artes están siendo menospreciadas, y la reforma educativa nos está trayendo más de eso aún, por eso hacía falta una defensa de todo lo que signifique ser artista, no como algo marginal sino con la misma importancia que todo lo demás.

      Besos.

      Eliminar
  11. esta entrada me describe totalmente. Naci y creci en un barrio de Madrid, circustancias familiares hicieron que me viniera a vivir a un pueblo de Toledo, siempre he echado de menos Madrid: sus calles, su gente, su bullicio y sus prisas. De ahi que odie la tranquilidad que los pueblos transmiten y que sea nefasta para las manualidades, no tengo paciencia, siempre lo he dicho

    ResponderEliminar

Cuéntame...