jueves, 26 de marzo de 2015

De Campos

Tengo que hacer aquí una confesión.

tierra de campos


Soy de Tierra de Campos.

Sí, esa extensa zona llana, de campos de cultivo, situada entre Palencia, Valladolid, Zamora y un poquito de León, que históricamente se llamó Campos Góticos y de ahí derivó simplemente a Tierra de Campos.

tierra de campos palomar


Ser de Tierra de Campos supongo no es como ser de cualquier otro lugar. Ser de Campos te moldea el carácter y te convierte en una persona diferente en tu relación con el mundo, sobre todo con el espacio geográfico, y en especial con el clima.

- Miras al cielo en una noche de verano y dices cosas como: mañana va a hacer muchísimo calor. Así, sin más. No sabes por qué lo sabes, pero lo sabes.

mar de Castilla



- Oteas el horizonte ( y es que en mi tierra si miras al horizonte puedes ver muy muy lejos) y dices o piensas cosas como "por allí, a unos ocho kilómetros, parece que está lloviendo".

palomar


- Hueles el aire de una tarde de verano y piensas: " se avecina tormenta".

nube polvo


- Lleva diez días lloviendo, todo el mundo está harto y se queja y tú calladita porque ya se te ha escapado alguna vez y te han mirado mal, piensas: "esta lluvia es buenísima para el campo".

paja


- Sale el sol cuatro días en marzo, parece que llega la primavera, los árboles se llenan de flores y tú mueves la cabeza de un lado a otro pensando: uff, dentro de unos días esas flores están heladas, mal año de cerezas...

girasoles


- Hace buenísimo, calor incluso. Coges una chaqueta para ti, otra para los niños y, como te miran mal, miras a lo lejos y dices: esta tarde me lo agradeceréis, se va a levantar el cierzo.

montañas campos


Ser de Tierra de Campos es no preocuparse por las cuestas ni las curvas, porque no forman parte de tu vocabulario hasta que sales de tu tierra, saber que si subes al campanario de una iglesia, puedes ver veinte pueblos a la redonda, adorar la montaña pero suspirar cuando reconoces estar llegando a tu tierra porque no ves más que horizonte llano por todos los lados,  amar los árboles y saber su inmensa importancia porque no hay muchos alrededor, tener ganas de ciudad, de salir de allí, y querer, tener que, regresar de vez en cuando, cada vez más a menudo.


mar de campos


Y, sobre todo, es poner cara rara cuando alguien te dice que el paisaje de tu tierra es feo, no decir nada y pensar: "Tú qué sabrás. Es el mar de Castilla".

40 comentarios:

  1. Ro, yo también soy de Tierra de Campos y me acabo de emocionar toda!!!
    ¿No te ha pasado a ti ir por otra parte de España, ver un campo "amarillo" y decir "¡¡¡Que boniiito!!!" porque te recuerda a tu pueblo (y que los de alrededor te miran raro, claro...)?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En serio? A veces nos parece un rollo pero es lo mejor.

      Besos.

      Eliminar
  2. Ro, te entiendo perfectamente.
    Yo tengo una batalla permamente con mis amigos que me dicen una y otra vez que La Mancha es un secarral.
    Besotes
    Coquelicot

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Pues es una batalla perdida pero también te entiendo.

      Besos.

      Eliminar
  3. ME HA ENCANTADO...ME HA ENCANTADO EL POST,RO...TE HA SALIDO...
    ...TE HA SALIDO...UN POEMA DE TU TIERRA,MIRA LO QUE TE DIGO...
    BESOSSS!!!

    ResponderEliminar
  4. Ohhh!!!!! Me has hecho regresar a mi pueblo durante un momento!! (es que hace un mes que no lo piso y tengo un mono increíble!!). Yo soy de pueblo, un pueblo que vive de la agricultura y del melocotóon, y también miro el cielo y pienso mañana lloverá, mañana hará calor... Cuando llueve y va bien para el campo me alegro y a veces mis compañeros de trabajo me miran como si fuera una seta jaja. Y tienes razón... cuando hace buen tiempo pronto, las flores se hielan y eso es malísimo para las cerezas y las almendras, aunque las pobres cerezas, cuando ya casi están a punto siempre llueve y se rajan por la mitad!!

    Ale, ya he sacado mi vena de hija, nieta, biznieta... de agricultores.

    Un besazo reina!!!

    ResponderEliminar
  5. Vamos, que ser de Tierra de Campos es llevar a una pequeña meteoróloga dentro...
    A mi esos paisaje me encantan!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí.

      A mí también me gustan.

      Besos.

      Eliminar
  6. Qué bonito. Mi suegra es de Palencia y aunque vive en Galicia desde hace más de cuarenta años, la he reconocido en tus palabras.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto Ro, ayer escribí de mi hija mayor y me gustaría saber de tu opinión experta en la materia. Es normal que empiece tan pronto?. Besos

      Eliminar
  7. Entiendo lo que es echar de menos algo que al resto le parece feo... cuando el cielo lleva muchos días estando celeste me altero toda! Solo otro limeño podría entender la melancólica tibiez del cielo gris panzadeburro de mi Lima natal x)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja. Me siento comprendida hoy.

      Besos.

      Eliminar
  8. Precioso tu texto y preciosas fotos, un post con sentimiento. Con respecto a la lluvia, no he entendido jamás porque un día lluvioso es un día feo y menos aquí en mi zona donde los días lluviosos son dos al año y aún así vienen mal, y como digas que hace falta, que el campo cambia y todo es más bonito te miran con cara de ¿tú de dónde has salido?, así que siempre me tengo que callar lo que me gusta que llueva y coger el paraguas y las botas y pasear con mi hija bajo ese agua que además aquí tanta falta nos hace a veces.
    Te sigo desde hace mucho tiempo y me encanta tu blog, nunca había comentado pero hoy me has tocado la fibra y tenía que hacerlo.
    Reyes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario y más aún cuando dices que te gusta mi blog y que me lees.

      Besos.

      Eliminar
  9. Lo cierto es que no tiene nada que ver ser de ciudad con ser de campo, es como intentar comparar el día con la noche.

    Me encanta pasar todo el tiempo que puedo al aire libre, ya sea en la playa o en la montaña, pero también tengo que reconocer que según pasan los días echo de menos mi ciudad: el caos, las prisas, la gente yendo y viniendo...

    Un texto muy bonito y también las fotos con que lo has acompañado :)

    Te sigo, que me ha gustado tu blog ^^

    Un saludo!!

    Carolina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no tiene nada que ver. Me encanta la ciudad, y vivir en ella, porque lo he elegido así, pero me siento de campo, es más, me siento de Campos.

      Besos.

      Eliminar
  10. Yo nunca he pensado que el paisaje de Castilla es feo... para nada, que me pierde eso de mirar un horizonte infinito... y que también corre por mis venas un trozo de esas tierras.
    Pero respecto a la lluvia... Me miro al espejo y he descubierto que me están saliendo escamas, sí, sí, y hago blublublu... me estoy convirtiendo en pez, o por lo menos en anfibio!
    Tenemos un paisaje hermoso, verde a toda pastilla, pero no para de llover!!!
    Socorro, que esto no era lo pactado, que ya nos habíamos convertido en Euskadi Tropikala!
    Por aquí también sabemos de las cosas del clima, y los que no sois de aquí, nos soléis mirar raro cuando avisamos de la chamarra, del gorrito de agua, del parapluie...!
    Jajajajaja!

    Al mal tiempo buena cara!
    Y a esas fotas maravillosas... cara de boba! Son preciosas!

    Pues nada, ánimo que ya nos queda la última cuesta del trimestre!
    Besos pasadísimos por agua!
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa. Sí, entiendo que si llueve tanto como en tu tierra te tiene que hartar, en la mía apenas llueve, y muchas veces se echa en falta, y nuestro paisaje no es tan espléndido, pero a mí me gusta.

      Un día, me queda un día.

      Besos.

      Eliminar
  11. ¿Tú no te sentirás orgullosa de tu tierra, no? ;))
    A mí es que me resulta "aburrida", todo igual, tengo que reconocerlo. Por aquí hay montañas, quizá aburre toda la "vegetación" igual, pero subes, bajas... Cuando vas a casi cualquier parte, igual, hay desigualdades. Pero Castilla, uff, siempre igual. Pero claro, si me hubiera criado allí, supongo que sería lo que me gustaría. De hecho, siempre he estado harta de ver el paisaje de mi tierra, y me di cuenta de que me había hecho "mayor" la primera vez que, al volver, me alegré de verlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un montón. Pero antes no era así. Nunca he renegado de ella pero cada vez me siento más de allí.

      Besos.

      Eliminar
  12. Qué bonito Ro! Eso es amar tu tierra!! Ya estoy aquí!!!! Yuju! (sindromedehada.blogspot.com) ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Localizada, ahora ya te visito sí o sí.

      besos.

      Eliminar
  13. Hola. felicidades por ser de Tierra de Campos y escribir estas maravillosas reflexiones sobre el carácter de tu tierra... unas fotos preciosas y un paisaje idílico... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  14. Yo no pienso que los campos de Castilla sean feos. Al contrario, me fascina la multitud de tonos de amarillo, los campos extensos, la luz, el vacío... Podría ser porque soy de Valencia, he crecido al lado del mar y quizá ha dejado de llamarme la atención, pero me inclino más a pensar que tiene que ver con mi tendencia a la soledad y la austeridad y el minimalismo de formas que desprende el paisaje de Castilla.
    No se, la cuestión es que me parecen paisajes bellísimos y no entiendo porque no es una opinión más extendida...
    Un saludo, Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mucha gente sólo los conoce en verano, cuando los tonos son amarillos y ocres, pero en primavera Campos es maravilloso.

      Besos.

      Eliminar
  15. Me ha encantado el post, Ro. Y las fotos son preciosas.
    Yo soy de ciudad, y de mar... Pero también soy de campo, porque tengo la suerte de tener a gran parte de mi familia en un pueblo, y allí disfruté mucho en mi infancia, en plena naturaleza (eso sí... los campos eran más verdes y había más árboles...).
    Reconozco que cuando atravieso Tierra de Campos, me llama la atención el paisaje (no que no me guste) y siempre me pregunto cómo será vivir ahí. Hoy en día todo el mundo tiene coche, pero antes ¿cómo hacían? porque no quiero imaginarme desplazarse a pie en pleno verano cayendo el sol a plomo y sin una sombra donde cobijarse. A ti te parecerá una tontería lo que estoy diciendo, pero te aseguro que cada vez que paso por ahí, de camino a la Rioja (voy una vez al año), pienso algo de eso.
    Por cierto, la próxima semana iré por esos campos y me acordaré de ti (no sé si decirte que mires al cielo y me digas qué tiempo va a haber... aunque no me importa que llueva, porque me encanta la lluvia)

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivir en los pueblos de Tierra de Campos es duro. Mucho. No te lo puedes imaginar. Mi pueblo cada vez es más pequeño, pocos habitantes y mayores. Nada que hacer, podrías salir un día de invierno, dar una vuelta por todo el pueblo y no encontrar a nadie. Es triste, y una zona donde la gente es ruda, no maleducada ni nada de eso, pero el campo les ha limado el carácter.

      bEsos.

      Eliminar
  16. Yo no soy de Tierra de Campos, soy de La Manchuela, pero en algunas cosas me identifico. A ver, que te digo cuáles:

    -Lo del calor (aunque después de vivir en Valencia, yo siempre creo que no hace tanto calor XD)
    -Lo del horizonte. Aunque supongo que por allí hay más extensión de llanura todavía.
    -Lo de las tormentas.
    -Lo de que el agua es buena para el campo.
    -Lo de las flores (mientras venía de Valencia a últimos de febrero, que estaban todos los almendros florecidos, por ejemplo)

    Y qué bonito lo de "El mar de Castilla". <3 <3

    Me ha requete-encantado este post. Y me ha dado ganas de releer unos poemas que escribí sobre mi tierra hace algunos años para un concurso. Creo que voy a ello :P

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es el mar de Castilla. En primavera, un día de viento, se ven las olas en los campos.

      Besos.

      Eliminar
  17. Yo, que he pasado un mes de vacaciones, durante muchos años en un pueblo de Castilla y León, te entiendo.
    Era empezar a ver llano y ya sabía que nos acercábamos. Esos campos de girasoles!
    Y para ir a la piscina, andando bajo el sol del verano, sin sombra, pero siempre con gorra, llegar y darte un buen chapuzón...
    Sí, campos de Castilla.
    Muy bonito este post.

    ResponderEliminar
  18. No soy de Tierra de Campos, pero sí soy de campo. Nací y vivo en Mérida, pero el pueblito bueno está muy cerca y mi tío es agricultor, así que lo de otear el horizonte y hacer una previsión del clima es algo habitual. Y por aquí el horizonte no es tan extenso, pero casi, y mucho más seco.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  19. jajaja, ay Ro, Ro. Yo no pienso que tu zona sea fea, pero he de reconocer que siempre me pregunto como se pudo enamorar Machado de los campos si solo hay eso: campo!!

    ResponderEliminar
  20. Me has emocionado...Yo soy de la Tierra del Vino, en concreto de un pueblo de Zamora, pero también me vale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada día me gusta más el CAMPO, sus paisajes cambiantes.
      Bonitas fotos y buen artículo!!

      Eliminar

Cuéntame...