Ir al contenido principal

10-12-14

Ha llegado el momento de hacer balance del año.

Sí, ya sé que el año aún no ha terminado. Pero esta fecha es la que nos propusimos para comprobar cómo habíamos cumplido aquellos propósitos de comienzos de año.

Os adelanto desde ahora mismo que he suspendido con una malísima nota. Juzgad vosotros mismos. Estos eran mis propósitos:


1. Leer más, mucho más.

imagen
Este propósito SÍ lo he cumplido. Mi lista de lecturas este año ha sido más larga que en años anteriores. Estoy contenta, porque estoy, poco a poco, recuperando un ritmo lector que, después de tener niños, nunca pensé que volvería a tener. He leído una media de poco más de un libro a la semana, y aún nos queda el mes de diciembre casi entero, con sus vacaciones. Laralaralaaaaa...


2. Hacer un montón recetas de mi nuevo libro del pan, y de mi casi nuevo libro del pan casero.

imagen



En la primera mitad del año hice bastantes recetas de los dos libros, pero desde el verano para acá he cocinado poco y he horneado poquísimo pan. No ha habido ganas.


3. Rescatar recetas olvidadas de la familia o de mis libros de cocina y probar alguna los fines de semana.



Cero, pero cero patatero. Nada de recetas familiares, nada de nada. Y no sé por qué.


4. Ir a un spa, por fin...

imagen
Nada, que no se me logra, ni aún teniéndolo pagado (tengo un bono de esos de un finde de spa para dos), nunca llega el momento.


5. Adelgazar y ponerme en forma.

imagen
Perdonad que me ría.

6. El curso de caligrafía.

imagen
Me las prometía muy felices porque ya lo tenía reservado, pero luego se juntaron una serie de cosas y no pude ir. Sigo deseando, de verdad, y mucho, ir, pero no termina de suceder.


7. Redecorar algunas partes de mi casa.

imagen
Mira, una que sí... A comienzos de año estuvimos cambiando cositas de aquí y de allá, mejorando bastante la casa, su comodidad y su aspecto, y ahora tenemos nuevos proyectos para cambiar alguna cosa más, bueno, en realidad una de las más importantes para el tema de la comodidad: la cocina.

8. Poner en marcha y continuar durante el año con mi Project life, que me lo van a traer los Reyes (lo presiento), a mi ritmo y sin agobios.

imagen

Lo de "a mi ritmo" sí que lo he cumplido, tanto que ahora mismo estoy haciendo lo de mayo, así que voy lenta, muy lenta, pero no lo he abandonado.

9. Reestructurar mi armario, tirar, donar, reciclar y comprar solo lo que necesite (bueno, o casi).



Intentos de reestructuración ha habido, de verdad de la buena, pero mis armarios y los de todos los miembros de la familia están por encima de su capacidad. A ver, porque me he propuesto hacer una quema estas navidades.


10. Viajar por placer. Ya tengo un par de cosas en mente.

imagen
Viajar he viajado, pero no todo lo que me gustaría. He hecho dos viajes importantes: Grecia en junio y Francia y norte de Italia en agosto. Pero luego no he realizado esos pequeños viajes de fin de semana que siempre solía hacer. No se puede tener todo.

11. Conocer más mi ciudad y mis alrededores: esa cafetería bonita, ese restaurante del que me han hablando...

imagen
He salido algo más, y por tanto he conocido algunos lugares de mis alrededores que no conocía, pero no tanto como habría querido.

12. Ir mucho más al cine.

imagen
Esto ha sido lo peor. Si antes me propongo ir más al cine, menos voy. Creo que ha sido el peor año cinéfilo de toda mi vida. Sin exageraciones. No he ido al cine más que en muy contadas ocasiones y he visto poquísimo cine en casa. Un completo desastre.

13. Ir mucho más a conciertos con mi peque.

imagen
Mucho más implicaba ir algo. Pues la realidad es que han sido un par de conciertos en todo el año. Muy mal mi papel como madre de un peque deseoso de música. Tengo que decir a mi favor que la oferta cultural y musical de mi ciudad deja mucho que desear. Por ejemplo, dos sesiones de ballet que hay en este mes, el Cascanueces y El lago de los cisnes, son en días de diario por la noche, el momento ideal para un niño (y una mamá) que se levanta a las siete de la mañana cada día.


14Preocuparme menos.

imagen
Ja. No tengo nada más que añadir.

Comentarios

  1. Bueno, pues ahora a conseguir los que no hayas conseguido, tenemos 2015 por delante jeje.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, a conseguir los que me quedan, pero poco a poco.

      Besos.

      Eliminar
  2. Bueno, alguno has cumplido, es que es taaaan difícil.
    Lo de los conciertos es complicado, cuando mis hijos eran pequeños en Gijón teníamos una oferta mensual que se llamaba Música maestro, que era muy asequible y cada mes, un domingo por la mañana, hacían un concierto de música clásica dedicada a un compositor, narrada por un locutor de la ciudad y explicando curiosidades y cosas así. Además, otro día al mes iban con el cole a ver un concierto parecido. Esas iniciativas son geniales.
    Lo del cine...uffff, es que el precio es horrible. Yo he tirado muchísimo de autocine, sobretodo en verano porque sino menuda ruina, y aprovechamos la fiesta del cine, pero es que es por semana y claro, nos suele pillar fatal. Un besín y has hecho dos viajes preciosos, son dos países que me gustan mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí la oferta cultural es muy reducida. Una pena.

      Besos.

      Eliminar
  3. Bueno, algo has conseguido, no te fustigues!

    ResponderEliminar
  4. bueno, bueno!!! que no es que no hayas cumplido los propósitos, están en el nivel de "no tanto como me gustaría", pero qué exigentees son los prooofeees!!! :P

    ánimo con los del próximo año, ve descubriendo cafeterías bonitas que seguro en algún momento caeremos por allí x)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, eso tengo que hacer, ir buscando dónde llevarte cuando vengas a León.

      Besos.

      Eliminar
  5. Suele pasar... Pero si te paras a pensar, seguro que también has hecho un montón de cosas geniales que no te habías propuesto... ¿a que sí?... pues ya está, quédate con lo positivo. ¡Y a por el 2015! a tu ritmo...
    Muac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es verdad, he hecho muchas cosas, pero no todas las que me hubiera gustado...

      Besos.

      Eliminar
  6. Te entiendo totalmente lo del ritmo de lectura después de los hijos! Llega un momento en el que creès que no vas a poder leer con tranquilidad nunca más. Por suerte es solo una suposición. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensaba que no iba a recuperarlo, pero vuelve.

      Besos.

      Eliminar
  7. Pues comparada conmigo... ¡¡¡eres la champion de los propósitos cumplidos!!! jajajajaja... si no te has puesto en forma, has bajado de peso, has ido más al cine o has asistido a conciertos es porque, en el fondo, tampoco es tan importante para ti, luego hay cosas que uno sí que desea y lucha por ellas pero que no se tercian y punto, y otras que la vida te pone muuuuuuuuy difícil. Yo de ti me quedaría con los recuerdos de los viajes, los ratos de lectura, los panes que sí hiciste y lo requetebién que te van a quedar los armarios y la cocina próximamente :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los propósitos son eso para mí, pequeñas cosas en las que mejorar. Las cosas importantes se hacen sí o sí, y esto es opcional y sin presiones, por supuesto.

      Besos.

      Eliminar
  8. Quita.... quita.... queda más de medio mes....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No queda nada, nada de nada... Además, era la fecha pactada...

      Besos.

      Eliminar
  9. Hola: la verdad es que cumpliste muchos de los propósitos marcados... hay algunos como lo de adelgazar o ir al gimnasio que ya sabemos desde que los marcamos que son un imposible, o por lo menos a mí me pasa. Lo de leer siempre depende del tiempo que nos queda de ocio y con niños en siempre complicado. Me parece muy interesante el libro dedicado al pan porque me encantan todo tipo de panes. Ánimo que te quedan unos días para acabar el año y siempre puedes cumplir algún reto más... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de cumplir alguno más, mira que lo dudo, que yo en diciembre me pongo en plan vacacional y es peor...

      Besos.

      Eliminar
  10. ¿Quién programa las actividades culturales? Ni pajolera idea.

    Oye, lo que yo saco en claro es que te lo tomas con filosofía. L ode haber suspendido, digo, jajajaja

    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, he suspendido, pero no puedo hacer nada, y podría engañarme a mí misma pensando que he mejorado en algunas cosas, pero va a ser que no.

      Por cierto, señorita, igual soy yo, y es mi blogger, pero no se me actualizan tus nuevas entradas en el escritorio.

      Besos.

      Eliminar
    2. Voy a mirar, porque a mí -me he seguido para verlo- tampoco me sale -.- Blogger me odia.

      Eliminar
  11. Vivo más feliz sin hacerme propósitos, está claro.

    ResponderEliminar
  12. Te has parado a pensar en todo lo que sacas cada día adelante y no está en la lista?
    Verás como te animas...
    ; )

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Acabo de llegar a una conclusión importante yo solita: tienes un problema con el concepto estirar y el de encoger. Como te dije el otro día, tu casa si se ESTIR, pero es que no contenta con eso, ahora vas y me ENCOGES el año. A ver, ¡que hace dos días que estaba leyendo tus propósitos! Imposible que ya haya pasado un año...

    ResponderEliminar
  14. Tu propósito 14 me lleva de cabeza, ¿cómo lo has conseguido?
    El año que viene más y mejor. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no lo he conseguido, y eso es lo malo...

      Besos.

      Eliminar
  15. Es que no hay tiempo... para cuando dias de 36 horas...??? El 2015 fijo que conseguiremos mas... saludines

    ResponderEliminar
  16. Take easy and be happy, aunque hubieses conseguido uno solo de los que te has propuesto el mero hecho de querer hacerlo es un logro. Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Bueno, bueno, no ha estado mal, y ahora viene otro año para seguir intentando los puntos fallidos :-P Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Yo no hice una lista, porque después tendría que rendir cuentas, como tu... y eso lo llevo nada más que regular!
    Míralo por el lado bueno, ya tienes algunos propósitos para el años que viene ;)
    Enhorabuena por los objetivos cumplidos, y un besote!

    ResponderEliminar
  19. Pues el balance no lo veo yo tan mal, la verdad. Además, a mí me da la impresión que los conseguidos son los más difíciles e importantes.
    Ánimo con los propósitos de 2015.

    ResponderEliminar
  20. No esta mal!!! lo bueno de empezar el año es que podemos pasar los que no hemos conseguido y seguir intentandolo. es como una nueva oportunidad para desecharlos o seguir a por ellos.
    Un beso guapa y a por el 2015

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…