sábado, 15 de noviembre de 2014

Reto 30 libros II

Vamos con la segunda entrega del reto de los 30 libros.

9. Uno de un autor que hayas descubierto este año.

Este año he descubierto a Stefan Zweig. No había leído nada suyo hasta que me encontré con Carta a una desconocida. Después de eso, he leído también Las hermanas y Mendel, el de los libros.


10. Uno que te recuerde un suceso concreto de tu vida.

 Me ha costado muchísimo encontrar algo que pudiera compartir aquí. Un autor que me recuerde a algo en concreto puede ser Zoé Valdés, a la que nos aficionamos todas mis amigas y yo a raíz de conocer Cuba en un viaje de estudios.

este libro lo leímos unas mil veces...

11. Uno del que hayas memorizado fragmentos.


Las Rimas de Bécquer. Cuando tenía doce o trece años y mi padre me trajo este libro en algún viaje, me aprendí de memoria prácticamente todas las rimas. Después de los años, recuerdo aún muchas de ellas.

12. Uno cuyo protagonista te gustaría que existiera en la vida real.

Qué difícil. Si les preguntara a mis alumnas, te aseguro que sabrían a cual elegir. Pero yo no tengo mucha idea. Alguien que me caiga especialmente bien es el señor Linh de La nieta del señor Linh. 


13. Uno basado en un hecho real.


 Iqbal Masih. Lo he leído a finales del verano. Y me ha sorprendido esta historia, de la que apenas conocía unos pocos datos.

14. Uno que no llegaste a entender del todo.

 La primera vez que leí El Principito, con siete u ocho años, no llegué a entenderlo muy bien. Leía una y otra vez el final y no sabía exactamente lo que había pasado.


Luego se convirtió en uno de mis libros favoritos.

15. Uno «de adultos» que leíste de niño.

De niña leí muchos libros "de adultos", quizá porque pronto acababa con todo lo que me rodeaba y buscaba en las estanterías más y más libros. Leí una colección de los premios planeta que tenían mis padres, y de los premios ateneo de sevilla, creo que con diez o doce años, y muchos de ellos no los entendía del todo, o no eran recomendables para mi edad.


Uno de los que recuerdo, así sin echar mucho la vista atrás, es Gangrena, de Mercedes de Salisachs, en la edición de la que pongo la foto.

10 comentarios:

  1. Uyy Ro, que recuerdos me trae la colección de la última foto, estaba en casa de mis padres junto con los ateneo de Sevilla. De mi época adolescente recuerdo especialmente Pasos sin huellas, de Bermúdez de Castro, libro que me marcó muuuuuchísimo y Pepa Niebla, de Torcuato Luca de Tena. Los lei tantas veces y hace tantos años que ahora me da miedo releerlos por si me defraudan, no quiero estropear el recuerdo ¿te ha pasado eso alguna vez con un libro?
    gracias por el deja-vu :-)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que teníamos la misma colección. También recuerdo Pepa Niebla, y la portada como si la tuviera aquí mismo. He estado pensando últimamente qué habrá hecho mi padre con esos libros, que hace años que no los veo.

      Y claro que me ha pasado. Hay libros que me da no sé qué volver a leer, por si no me parecen tan buenos como me parecieron entonces.

      Besos.

      Eliminar
  2. De Zweig, he leído chiquicientos, me encanta, me encanta, me encanta!
    De Zoé Valdés no eh leído nada, no sé, no me llama la atención...
    De Béquer, quién no ha memorizado sus Rimas!
    De Claudel, desde que lo descubrí, me he leído todo, y como tú, pienso que ese abuelo es insuperable.
    De Miguel Griot acabo de tener conocimiento ahora , bueno, no, cuando nos lo presentaste...
    El Principito, lo he leído varias veces, en castellano, en euskera y en francés, y he de apuntar que la ternura del libro es la misma, pero... diferente!
    Y de Mercedes Salisachs solo he leído "El último laberinto", del que presenté una tertulia.

    Ay, libros, libros y más libros....!

    Besos lectores!
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya casualidad. Tenemos un montón de lecturas en común.

      Besos.

      Eliminar
  3. A mi me pasó lo mismo con El principito y con Juan Salvador Gaviota, dos libros que me mandaron leer antes de tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son para niños. Pero nos empeñamos, cuando vemos las ilustraciones, en que tienen que ser infantiles.

      Besos.

      Eliminar
  4. A mí también me pasó eso con El Principito. Y, de hecho, solo lo releí porque alguien importante para mí me lo regaló; porque me había parecido un libro sin sentido. Eso sí, después encontré toda la magia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Las del club del principito.

      besos.

      Eliminar
  5. Veo que somos muchas las que no entendimos El Principito.
    Me gustaría tener tan buena memoria como tú para los libros, yo sería incapaz de contestar este tipo de preguntas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo nada de buena memoria. Tengo que estar mirando a ver qué libros he leído últimamente, y para eso tengo mis pestañas del blog. No sé qué haría sin tenerlo apuntado...

      Besos.

      Eliminar

Cuéntame...