miércoles, 19 de noviembre de 2014

En la granja

Lo de este año con mis alumnos de primero es una auténtica granja.



Estás explicando algo, ahora mismo las lenguas de España, les pones ejemplos, muchos de ellos tienen padres o familiares portugueses, o gallegos, así que tenemos fácil el tema del bilingüismo. Y de pronto oyes una gallina.



O la profesora de sociales está con sus mapas, y de pronto en clase se le instala un cerdo.


O la de ciencias está explicando con lo suyo y una vaca empieza a mugir.



Ya henos tenido que llamar a casa de varios por los extraños ruidos que salen de sus bocas.



Que no, que este año no tengo alumnos.



Tengo animales de granja.


25 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Sólo nos falta poner huevos... de verdad.

      Besos.

      Eliminar
  2. Ja, ja, ja, qué bien te lo pasas!!

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Bastante maleducados y se lo voy a quitar quieran o no.

      Besos.

      Eliminar
  4. No sé si reír o llorar porque yo para esas cosas soy un poco maltomada y si soy yo y me doy la vuelta...se tragan el mapa o lo que sea. Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos todos bastante hartos. A ver si lo voy consiguiendo, porque si no van a irse a su casa hasta que dejen de hacer ruiditos.

      Besos.

      Eliminar
  5. Déjales un día sin recreo. Ya verás como los animales desaparecen misteriosamente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos semanas. Dos semanas llevamos sin recreo, ellos y yo.

      Besos.

      Eliminar
  6. Al principio hasta me ha hecho gracia, pero intentar dar una clase así, supongo que no tiene ninguna :(
    Qué pena que ya no se les pueda expulsar de la clase, ¿no? Me estoy acordando de un "remedio" para acciones como esta, era a nivel particular, pero puede servir: obligarles a hacer el ruido/gesto/o lo que sea durante cinco minutos de reloj (era además delante de un espejo, pero en este caso supongo que valdrá que sea delante de la clase entera). Verás como se les pasa la tontería. O quizá a ellos que son más mayores, siete minutos, que cinco todavía son capaces hasta de aguantarlo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena que no se les pueda mandar directamente a casa, sin más.

      Besos.

      Eliminar
  7. Vaya, hombre, con la gracieta. Qué majos.

    Espero que se les pase pronto la fiebre animal, porque, como se dice por aquí, cuando un tonto coge una linde, la linde se acaba, pero el tonto sigue. Y si son varios, ni te cuento :P Vamos, que como se les ocurra la idea, lo mismo estáis así hasta navidades u.u (espero que no)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me ha gustado ese dicho, pero hacía tiempo que no lo oía.

      Besos.

      Eliminar
  8. Jajaja... menos mal que te lo tomas con humor, y al menos al contarlo aquí servirá como un pequeño acto de desahogo... porque pensándolo bien, darían ganas de estrangularlos. Seguro que luego les castigas y te pondrán ojitos de cordero degollado...
    Al menos espero que sólo sean sonidos, y no los olores de una granja...;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que les importe mucho el castigo, llevo castigada ya dos semanas sin recreo y no da resultados, así que voy a cambiar de estrategia.

      Besos.

      Eliminar
  9. ¡Hola Ro!
    Yo tuve el honor de pertenecer a una de las clases más terroríficas que se recuerdan de mi antiguo colegio, según cuentan ya éramos el horror en primaria pero cuando llegó secundaria fue el terror. A parte de ruidos de todo tipo, en cuanto el profesor se giraba se lanzaban bolas de papel, restos de maiz de un bodegón que estábamos pintando en plástica, los estuches volaban a la calle al grito de "¡ventana!"...lo peor es que estábamos muy unidos, y nunca se decía quien había sido, así que al final, yo creo que nos pasamos más recreos castigados que sin castigar y no atendíamos a razones. Ahora, que lo veo con perspectiva me da pena de los profesores que nos tuvieron que aguantar, porque aquello no era educar ni enseñar, era intentar soportarnos sin llevar una escopeta a clase. Todavía no se como tanta gente de aquella clase lleva hoy una vida seminormal con todas las carencias de contenidos que nos autocausamos, cuando todo aquello parecía divertido.
    En fín, que me ha salido un testamento aquí, pero es que me he acordado y me ha dado mucha pena de profes como tu, que les gusta, se lo curran y encima tienen que aguantar a seres del inframundo (yo fui una de ellos, me autollamo jajaj)
    ¡Un abrazo y ánimo! (Te leo siempre aunque pocas veces te haya comentado)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Mi clase del insti también fue terrorífica. Hoy me estaba acordando de algunas anécdotas de aquellos tiempos. Y tampoco pasó nada... la verdad es que me ha hecho gracia lo de la vida seminormal de tus compañeros... jajaja.

      Besos.

      Eliminar
  10. Alucinada me encuentro... Qué paciencia profe...

    ResponderEliminar
  11. a mi me paso que hicieran ruidos el otro dia, estando en prueba. Les dije, un ruido mas y no respondo mas preguntas que tengan. Funciona cien por cien :)

    ResponderEliminar
  12. Si no puedes con tu enemigo... ¡Únete y ladra! ¡O maúlla! ¡O relincha! Igual te sale un ejercicio de vocabulario...

    ResponderEliminar
  13. Seguro que con animales de granja tus clases serían más fáciles.
    Espero que les quites esa costumbre más pronto que tarde.

    ResponderEliminar
  14. Hola Ro, te sigo desde hace poco pero casi me he visto todos tus post. Soy madre de un preadolescente y tengo que decirte a ti y a todos tus compañeros de profesión que estais muy mal pagados, porque aguantar esto y que encima aprendan algo es digno de santificación.
    Un beso y no te rindas nunca,
    Te siguiré leyendo

    ResponderEliminar
  15. HOla! se que este post es algo viejo, pero recién descubrí tu blog, y tengo días leyéndolo jejej. Me gusta mucho leer tus anécdotas de docente. Una vez me pasó esto, pero yo lo llamaba la selva, puesto que hacían sonidos de monos, loros, etc. Un día mientras realizaba un ejercicio en la pizarra, comenzó la selva...me volteé con cara de tronchatoro, y...comencé a silbar como un pollito (Tengo que admitir que el sonido me sale igualito). Todos enmudecieron y comenzaron a preguntarme que cómo lo hice! luego les dije que hiciéramos una grabación para ver cómo se escuchaba la selva. La hicimos, y sonaba genial. Luego les explique que ya habíamos tenido nuestro pequeño "recreo" y que deben entender que las clases son clases, y que ya todos los profes teníamos quejas porque gracias a la "selva" no podíamos avanzar, y que eso al final los afectaría a ellos. A los pocos días, como que les quedó algo de mi discurso y la selva quedó como una etapa superada.

    No digo que el método le funcione a todo el mundo, ya que todo depende de cada grupo.

    saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora han dejado de hacer ruidos de animales, pero de vez en cuando hacen Piiii, alguno de ellos, que son tres pero que nos tienen un poco hartos y están siempre intentando interrumpir la clase.

      En fin. Se hace lo que se puede.

      Gracias y besos.

      Eliminar

Cuéntame...