lunes, 22 de septiembre de 2014

Contradicciones

Soy un ser absolutamente contradictorio.

Llevo todo el verano sin ganas de cocinar, haciendo comida de supervivencia. Filete a la plancha, ensaladas, pollo guisado, pescadito... Y ahora que me pongo a hacer vida sana (que no a dieta) me apetece probar un montón de recetas llenas de un montón de grasas y azúcar.

imagen

imagen


Me apetece empezar el cole, los inicios siempre son ilusionantes, pero me está costando horrores volver a las rutinas y a los madrugones. Yo que siempre digo que no me importa madrugar...




Adoro el otoño, me encanta la luz de septiembre, las tardes en casa al resguardo del viento, pero justo ahora me da pena que se acabe la temporada de piscina y los buenos ratos que pasamos en ella.

imagen

Tengo ganas de hacer una gran limpieza de ropa, de retirar lo que no me pongo, esta vez de verdad, de tirar o reciclar cientos de cosas que no hacen más que estorbar, de limpiar armarios y dejar espacio, y ayer volví de mi paseo cargada de bolsas (zapatillas para los niños, chándal, un pijama para mí...)

imagen
imagen

Empiezo a sacar ropa de invierno, algún jersey un poco fino, chaquetas, y me dan ganas de volverme a poner los vestidos de tirantes y los bikinis.

imagen
imagen

Me apetece mi sofá con una manta, una peli pero no quiero que empiece a hacer frío tan pronto.



Será que este verano ha sido tan bueno que me da pena despedirme de él...

22 comentarios:

  1. a mí no me importa que empiece el frío pero sí que me está costando mucho, muchísimo, hacerme al nuevo ritmo, tengo sueño, no me cunde lo que quisiera, como regular, duermo poco y voy todo el día de medio lado. Creo que octubre me sentará bien...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso es raro en ti. Será que te has impuesto un ritmo demasiado fuerte de estudios, deporte, trabajo...

      Besos.

      Eliminar
  2. La vida sería muy aburrida sin contradicciones,no?
    Vamos allá...
    ; )

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que sería aburrida...

      besos.

      Eliminar
  3. Bufff, yo estoy igual que tú. Quiero volver a la "vida sana" pero me apetece 0 cocinar. Tengo ganas de otoño, pero me horrorizan los días tan cortos. Me he impuesto unas rutinas en casa, pero a la vez he ideado las mejores excusas del mundo.

    Y pensando, creo que me pasa cada septiembre, jajaja. Así que me dejaré esta semana de margen y ya la que viene me pondré las pilas del todo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo cuando quiero volver a la vida sana es cuando tengo ganas de cocinar cosas que engordan mogollón.

      Besos.

      Eliminar
  4. Contradictoria??? Pues entonces yo también... Los últimos días de piscina abierta, me da una pereza horrible bañarme. Apetece taparse con la toalla en cuanto dan las 7 de la tarde, y se echa de menos la rutina. Pero cuando pasan un par de semanas, ay, entonces ya no te puedes bañar, pero vuelve a salir el sol, y te mueres de ganas por darte ese último baño que no te apeteció en su momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no me baño cuando empieza a hacer un poco fresco. En realidad, me baño poco, pero no me importa porque la piscina es una forma de que los niños estén entretenidos y me dejen leer, y estar con amigos, tomar una coca cola a gusto...

      Besos.

      Eliminar
  5. Los seres humanos somos así...yo aún me peleo también con mis contradicciones...pero con el tiempo voy aprendiendo a asimilarme tal cual soy...con mis rarezas,mis contradicciones...
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, afortunadamente somos así de contradictorios.

      Besos.

      Eliminar
  6. Has descrito mi vida entera. ¡Quiero un verano eterno! Jamás echo en falta el frío ni la rutina ni madrugar. Es más, lo odio con todo mi ser.
    Me alegro de que tus vacaciones hayan sido tan buenas :) es una pena que tengan que acabar.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff, si siempre fuera verano no lo disfrutaríamos tanto.

      besos.

      Eliminar
  7. yo entonces tambien soy contradictoria.
    Me encanta septiembre pero este año me invade la nostalgia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. VAya, pues hay que sacudirse esa nostalgia de una vez!!

      besos.

      Eliminar
  8. ¡Viva la contradicción! A mí el otoño me gusta por sus colores anaranjados, pero no me gusta nada el frío que hace, ¡soy alérgica! :(

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gustan los colores del otoño, y un poco de fresco no me importa, pero aquí es que el invierno se adelanta...

      besos.

      Eliminar
  9. Será. Aunque yo daría lo que fuera por que llegase ya el fresquito... :)

    La contradicción es bella, profe :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí es que el fresquito ya ha llegado. Adiós a las sandalias hace ya unos días.

      besos.

      Eliminar
  10. Jooooo...¡¡qué envidia!! Yo no quiero que se acabe porque apenas he tenido verano... me lo he pasado entre trabajos y la tesis de máster... hoy era el día de la entrega y aún me falta la defensa oral.... y una ya no tiene edad para estos tutes... :D He pisado la playa dos días, y vivo a un kilómetro... pero a pesar de todo estoy taaaan agotada mentalmente que no quiero descansar, ¡¡quiero hacer cosas físicas!!, pienso pasarme el otoño pintando, cosiendo, lijando, cocinando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te echo mucho de menos esta temporada. Pero sabía que estabas con tus estudios. Yo este verano he pisado la playa también un par de días, pero es que lo odio. Ya te queda poco, piénsalo, terminas y libertad para hacer lo que quieras...

      Besos.

      Eliminar
  11. Yo soy una experta en contradicciones, tanto que no entiendo la vida sin ellas, jejejeje.
    Si unes que tu verano ha sido muy bueno a que el otoño se ha presentado de golpe y porrazo, normal que estés así.
    Besazos y feliz otoño.

    ResponderEliminar
  12. Eso, y que el ser humano es así... siempre queremos lo que no tenemos!! Y cuando te quitas una cosa, más ganas te da... aunque luego si la tienes también te sobra. Tranquila, yo estoy igual de "chalada" que tú.
    Un besote!

    ResponderEliminar

Cuéntame...