martes, 28 de enero de 2014

Mientras no estás

Ayer me tocó quedarme en casa con el niño.

Nos asustamos por la noche porque le salieron unas manchitas rojas en la cara, y vomitó. Así que por la mañana, como las manchas seguían ahí, tuve que plantearme no ir a trabajar.

En casa tenemos un acuerdo. Cuando están malos, una vez falto yo al trabajo y otra vez él. No hay otra posibilidad. Vivo lejos de mi familia y la de mi chico nos ayuda en una urgencia muy urgente...

Así que ayer me quedé con el niño, y me di cuenta de que hay vida mientras trabajo.

Fui con él al médico y... ¡atención!.. pude aparcar en la misma puerta del centro médico.

Cuando llegué, acostumbrada a ir por las tardes, pensé que había pasado algo o que estaba cerrado.

¡No teníamos a nadie delante!

imagen
Nada de tardes enteras perdidas en las salas de espera de determinadas consultas. Mi chico y yo tenemos un master realizado en las salas de espera de distintos lugares, incluso tenemos un ranking de las mejores y peores. Si vas al dentista, nunca sales antes de hora y media, jamás. Si vas al pediatra, nunca menos de dos horas. El de cabecera es para media hora o tres cuartos. Mi ginecóloga si no te da a primera hora, tienes allí para nunca menos de tres horas...

Luego entré con él en el súper, y no tuve que esperar cola. Es que no me lo podía creer.

imagen

Llegué a casa, y me tumbé con él en el sofá a ver un rato la tele. Eran menos de las diez de la mañana. Estaban poniendo Big bang theory.

imagen

Luego me dio tiempo a ordenar la terraza, y a dejarla como los chorros del oro, a limpiar los cristales, a poner dos lavadoras...

Y, como tenía la comida hecha, me he pasado un rato en el ordenador.

En días como el de ayer descubro todo un mundo de posibilidades.

18 comentarios:

  1. follow to follow?
    http://defishencia.blogspot.ru/

    ResponderEliminar
  2. ¿Cuantas veces habré dicho yo esa frase, Dios mío!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí??? A mí me encanta lo de no trabajar un día de diario. Será porque siempre para mí es novedad.

      Besos.

      Eliminar
  3. Jajaja a mi también me pasa que cuando estoy mala y no voy a la universidad ni a trabajar descubro todo un mundo. Salgo a la calle y hay gente yendo a comprar tranquilamente, paseando, etc. Me encanta el ambiente que se respira de tranquilidad, es curioso.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un ambiente que nada tiene que ver con el de un sábado o un día de fiesta. Es otra ciudad y otra gente.

      Besos.

      Eliminar
  4. Si, es otro mundo, aunque cada vez hay más gente en el. Besos y que se mejoré tu niño.

    ResponderEliminar
  5. Que sepas q ayer fui al medico y la doctora me estaba esperando! Aluciné muuuuucho

    ResponderEliminar
  6. Respuestas
    1. Vomitó el domingo y se le llenó la cara de manchas. No lo había visto nunca así, y el lunes no se le habían quitado. Así qué pensé que podía ser una intoxicación o una alergia. Y resulta que son manchas del esfuerzo al vomitar.

      Besos.

      Eliminar
  7. Nos enfocamos en nuestro mundo y parece que no vemos lo demás...
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es. Como voy a trabajar, me creo que todo el mundo está trabajando. Y no me doy cuenta de la cantidad de gente jubilada, en paro, amas de casa, estudiantes o simplemente con horarios distintos a los míos.

      Besos.

      Eliminar
  8. Y eso porque el niño estaba malo, que si te planteas ir de rebajas, ya te quedas con la boca abierta :P
    Por cierto en mi consultorio siempre es mejor ir por la tarde porque por las mañanas está todo lleno. Supongo que dependerá de la localidad.
    Bsitoss. espero que el niño esté ya bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayayayayay!! Una mañana de rebajas, con los niños en el colé, y yo sola... No me lo puedo ni imaginar...

      Besos.

      Eliminar
  9. Me encantan esos días laborales que para mi no lo son. El motivo del tuyo no mola, eso es cierto, pero bueno... ¿cómo está el niño por cierto??
    Mi hijo no ha ido hoy al cole tampoco, están con anginas con placas. Se ha quedado con él la abuelita. Bendita jubilación de la abuela, porque antes teníamos que hacer como cuentas tú.
    Un beso

    ResponderEliminar

Cuéntame...