Ir al contenido principal

Despistes

Creo que no os he contado nunca lo tremendamente despistada que soy.

Vía.

En casa lo somos todos, despistados, y tenemos tendencia a perder cosas y muchas veces a no encontrarlas.

Los amigos bromean hace años con el agujero negro existente en nuestra casa. Yo lo llamo "el aleph", porque a veces desaparece algo y prefiero imaginármelo en otro mundo, con otra familia y no perdido en el espacio.



Os cuento algunos ejemplos de este verano.

1. Mi chico pierde las gafas de sol que compró en mayo. Las pierde en junio, cree que en un viaje del trabajo, las llevaba al ir y no las encuentra al volver.

Se compra otras, dos días antes de mi viaje a Berlín. Como es un poco pijo, tienen que ser unas tal o unas cual, de marca.

Cuando regreso de Berlín ya las ha sustituido por otras.

- No preguntes, mamá, dice mi hijo mayor.



2. Vamos a la piscina como cada tarde. Y empieza el lío de las llaves del coche.

- Mamá, las llaves que voy a por la raqueta.

- Mamá, las llaves que quiero el patinete.

- Ro, las llaves que voy a guardar las bolsas.

Cíclicamente una vez a la semana las llaves desaparecen. Es un "yo te las di" seguido de "no me las diste" y de "las tienes que tener tú" y "pues yo no las tengo".

Como sucede a menudo y año tras año, a nuestro alrededor los amigos no se preocupan ni lo más mínimo, no levantan la vista del periódico, ni dejan de hacer lo que estaban haciendo.

Casi siempre es una amiga la que al final se pone manos a la obra, vacía nuestras bolsas y nos viene triunfante y sonriente con las llaves en la mano.

Creo que lo hacemos por ella.

Vía.


3. Compro gominolas para hacer una tarta para el cumple de mi hijo. Al llegar a casa, no encuentro los tres paquetes enormes de gominolas que había comprado.

Sin tiempo ya de hacer la tarta, mando a mi hijo a comprar más gominolas y así llevarlas a la fiesta de cumple.

Vía.

Salimos de casa cargados con tartas, cosas para hacer la barbacoa, bebida, nevera portátil, toallas de piscina, mantel de papel, vasos, platos... y nos dejamos las gominolas.

Por no volver a casa, entro en el Mercadona y compro dos tuper llenos de gominolas.

Me olvido de ellas al fondo de una bolsa y al final de la fiesta vuelven a casa. Tengo gominolas hasta que se nos caigan a todos los dientes.

Comentarios

  1. Jjajajjajajjajjjajajajja
    Quiero gominolaaaassss!!!
    :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pásate por León y te doy un par de cajitas...

      Besos.

      Eliminar
  2. Jolín jajajajaja
    y yo pensaba que mi marido era despistado xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que veas que siempre hay alguien que se supera...

      BEsos.

      Eliminar
  3. Yo también soy película despistada, jejé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En casa lo somos todos. Es un caos, pero lo llevamos bien, nos entendemos... jajaja.

      Besos.

      Eliminar
  4. JaJaJaa, qué arte. Gominolas como para otra fiesta más (ya sabes) jeje.
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aseguro que tengo gominolas para muchas fiestas...

      Besos.

      Eliminar
  5. Parece que me estoy leyendo a mí y a mis despistes.

    ResponderEliminar
  6. Hay un libro del barco de vapor titulado "el agujero de las cosas perdidas" es genial. Yo soy una despistada disfrazada de maniática. Me explico, siempre me olvido donde pongo las cosas, asi que siempre las pongo en el mismo sitio, y la gente que no me conoce piensa que soy meticulosa, MENTIRA, soy un desastre que de ha educado a si misma. A pesar de todo esto, es posible que me deje cosas por todos lados. Mis amigos están acostumbrados y me guardan todos los trastos que voy dejando por sus casas. Mi padre siempre me dice "quien no tiene cabeza;tiene pies".
    La historia de las gominolas es genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conozco el libro. Es bueno que te hayas educado a ti misma. Nosotros también somos muy de rutinas, de dejar las cosas en el mismo sitio y de hacer siempre las mismas cosas, para no olvidarnos nada.

      Besos.

      Eliminar
  7. JAJAJAJAJ No había escuchado nunca semejante grado d despiste!

    Besotes!

    Kari

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te podría contar cosas peores, o al menos parecidas... muchas...

      Besos.

      Eliminar
  8. Yo nunca me he considerado despistada, pero lo cierto es que lo pierdo todo y sólo lo encuentro cuando digo a alguien (mayormente el Bigotes): "¡HE PERDIDO... (lo que sea)!". El que me conoce, no me cree, claro. PEro es que si no considero que lo he perdido, no aparece, lo juro. Y me pasa con el iphone unas tres veces al día.

    Me han encantado tus historias. :)))))

    ResponderEliminar
  9. Me parto con tus historietas. Si tienes unas lenguas de picapica de más las acepto...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Dark, nuestra última serie del año

En estos días de vacaciones hemos estado viendo películas, sobre todo películas ya vistas, y algunas un poco más nuevas. Pero antes de eso, en unos días vimos esta serie.



Dark es una serie alemana de misterio o... no sé muy bien cómo clasificarla. Algunos la comparan con Stranger Things aunque no creo que se parezcan en nada, ni en el argumento, ni en el tono, ni en los personajes...

El caso es que mi hijo mayor y su afán por los idiomas estaba buscando una serie en alemán para practicar y mejorar su nivel. Investigando un poco, di con esta serie en Netflix, y después de que él empezara a verla, nos recomendó que la viéramos el resto de la familia. Y eso hemos hecho en estos días de vacaciones.

No se trata de una serie fácil, y para nosotros la mayor dificultad ha estado en saber quién es quién. Creo, por supuesto, que en eso se basa la serie, en que estés bastante despistada con los personajes de principio a fin.


Nos ha gustado mucho. Y la recomiendo mucho, también. Por si no lo tené…

12 pequeños cambios

Para este año, desde algunos blogs que sigo y que me parecen bastante interesantes (Tres pompones, En tierra remota y El tiempo de la marmota) han iniciado un proyecto que se llama #12pequeñoscambios y que me parece que se ajusta mucho a lo que llevo dando vueltas ya un tiempo: llevar una vida más sencilla y vivir con menos.

Este mes el tema es:

Minimalismo
Se trata simplemente de reflexionar un poco sobre el asunto y hacer algún pequeño cambio en tu hogar relativo a este tema.


Yo llevo ya un par de años muy conciencia con lo de limpiar y reciclar en casa, con el tema de no acumular y también con el de ser más organizada. No soy minimalista, esa es la verdad, pero intento mejorar en ese sentido y debo decir que para eso me ayudó mucho el método de la Kondo.


Hace ya tiempo que organicé mis cajones y los de mis hijos con el método de esta señora y suelen estar organizados siempre. A veces no lo están, porque voy con prisa y meto las cosas de cualquier manera, sobre todo en los míos, pero…