lunes, 3 de junio de 2013

Mi grupito

Tengo un grupo del que me parece imposible que aún no os haya hablado. Y ahora que termina el curso, no quería dejar de hacerlo.

Se trata de un apoyo de lengua a cinco chavales, dos horas a la semana.

Si necesitan apoyo, imaginaréis que la lengua no es lo suyo. Básicamente hacemos dictados, leemos y escribimos. Y también lo estamos pasando muy bien. Un buen rollo desde el principio del curso que ha hecho que llegue a estas clases con ganas y de buen humor.



Os presentaré a mis chicos.

J. Lleva una trenca de esas de estudiante de cole de monjas, color gris, todos y cada uno de los día durante todo el año. Aún no hemos conseguido que se la quite. En las clases hace calor y en el patio muchas veces hemos estado bajo cero, pero él, impasible, no se quita el abrigo así le caigan gotas de sudor por la frente. No exagero, a veces pasa.



S. Es muy muy alto y bastante fuerte. Está gordito y lo lleva lo mejor que se puede llevar esto en la adolescencia. Hace unos meses el médico el puso a dieta y está de un humor de mil demonios, pero todos le entendemos. Lo malo es el comentario diario: "S., te estás quedando sin tetas. ¡A ver qué tetas vamos a tocar ahora!"



A. Es un poco retorcidillo, envidioso, chivato, mal compañero, así que, cada vez que se burla de alguno, le mando leer. Y es que A. chulillo, vestido de marca de pies a cabeza y peinado a la última moda, no sabe leer. No entiende nada de lo que lee y tiene un verdadero problema con la lectura. Se come letras, palabras, se inventa lo que le conviene...


J. es un buen tío con malas compañías. Ya ha sido expulsado del insti dos veces en este curso, y cuando le digo que es mi mejor alumno, y que estoy encantada con él (y es cierto, no lo de que sea mi mejor alumno sino que estoy encantada de lo bien que se porta en mis clases), no sabe si llamarme loca o echarse a reír. Simplemente me mira incrédulo.



H. no habla español. Lo entiende un poco pero tampoco demasiado. Lleva todo el curso sentado en su sitio, sin moverse, hora tras hora, escribiendo sin descanso los números, los días de la semana, los meses, una y otra vez, y a veces tan mal que al día siguiente tiene que volver a empezar.



Desde principio de curso he intentado que me diga algo. Y que sea un poco más independiente, sin conseguirlo. Pero... todo esfuerzo al final trae su recompensa.

La semana pasada, ante mi invariable: "Buenos días, H, ¿qué tal todo?¿Bien?"... He recibido un: "Buenos días" por respuesta.

Ni que decir tiene que sus compañeros le han aplaudido. Y A. ha dicho que no es para tanto.

- Tú calla, anda, que estás para hablar, le he soltado.

Así que, tentando a la suerte, le he mandado a conserjería a hacer fotocopias. Su profe de apoyo (de compensatoria, es decir, profes que apoyan a minorías étnicas, o chicos con problemas familiares, por el idioma...) así lo está haciendo. Lleva todo el curso y ha conseguido que diga:

- Fotocopia. Mónica. Gracias.

Lo mío era más difícil.

- H. ¿Me vas a hacer fotocopias?

Como estaba envalentonado con el aplauso, me ha dicho:

- Fotocopia. Sí.

- Bien. Escucha con atención, H. Cinco fotocopias. Cinco (Le enseño mi mano bien abierta) Cinco fotocopias para Ro.

- Fotocopia. Ro. Gracias. Me dice.

Asiente, me coge el papel y sale. Permanecemos en clase espectantes. Tarda y tarda y tarda...

Los otros cuatro empiezan a perder la fe.

- Se habrá perdido, profe.

- Voy a buscarle.

- Es que también tú... mira que mandarle algo tan difícil...

No quiero ir a buscarle, quiero que sepa que confío en él, pero ya no puedo más. Cuando estoy cogiendo el pomo de la puerta para salir, llega como una exhalación. Ha subido corriendo las escaleras.

- Fotocopias. Cinco. Sí.

Me da las cinco copias y el original y me mira con una sonrisa que no le cabe en la cara.

Le aplaudimos, silbamos, vitoreamos y todo lo que os podáis imaginar. J. se levanta y le abraza, como a un futbolista que acaba de meter un gol.




Cuando la clase termina, bajo a ver a las conserjes, que se echan a reír. Me cuentan que H. bajó, como hace a veces con Mónica, y que les dijo: Fotocopia Ro. Gracias. Ellas se la hicieron. Él volvió a darles el papel y les volvió a decir. Fotocopia Ro. Gracias. ¿Pero cuántas quieres? Fotocopia Ro. Gracias. Y así, de una en una, hasta que tuvo las cinco en la mano.

40 comentarios:

  1. Me ha encantado este post.
    Se nota q te curras tu trabajo.
    Y eso tendrá su recompensa siempre.Aunque tarde en llegar.
    Bss,Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verás que los avances no son muchos, que estamos al final de curso y ni escribe, ni lee y casi ni entiende...

      Besos.

      Eliminar
  2. Que historia...me ha encantado.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa, a mí también me ha gustado mucho llegar a este punto con ellos.

      Besos.

      Eliminar
  3. Post precioso. Gracias por compartirlo Ro! Besos mil!!

    ResponderEliminar
  4. poco a poco... ánimo!!!
    Una historia preciosa... como te dije una vez, eres la profe que siempre se recuerda con cariño.
    Un besazo y que tengas un buen dia, Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero, que algo les haya enseñado, aunque no sea de pronombres y verbos...

      Gracias por leerme, Susana.

      Besos.

      Eliminar
  5. Qué historia más bonita. Me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un poco ñoña pero así son las cosas.

      Besos.

      Eliminar
  6. I like it!!!!!! que preciosa historia!!!sigue asi seguro que consigues con ellos lo que te propongas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueeeeeeeno, conseguir, lo que se dice conseguir, muy poquito, pero son de estos chavales que, con que se porten bien, y te escuchen, aprenden, porque no están acostumbrados a que les hablen y les escuchen a menudo...

      Besos.

      Eliminar
  7. Jajaja pero qué preciosidad de anécdota!!
    Se me ha puesto la carne de gallina. Tengo muchas cosas que aprender aún en esto de la enseñanza y, sin duda, tu eres un buen ejemplo. Gracias por compartirla!
    Por cierto, me he partido con la foto del Justin...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo también mucho que aprender. Cada año aprendo más de ellos. Y parece muy tópico decirlo, pero en mi caso es verdad.

      BEsos.

      Eliminar
  8. Qué ternura!! me ha encantado... hasta para una película!! :)
    Que gran trabajo haces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, podíamos hacer una peli de esas en las que no me hacen ni caso al principio, y son supermalos todos y luego, de repente, todo empieza a funcionar y se vuelven buenos posque yo soy la profe más guay del mundo. Jajajaja. No sería la realidad, pero bueno, esta anécdota sí vale para una peli.

      Besos.

      Eliminar
  9. Madre mía, con lo sensiblona que estoy yo hoy...

    Esos grupos pueden ser o muy agradecidos o insoportablemente insoportables. En mi caso son agradecidos, sobre todo las chicas, pero ellos son un poco vagos, pero vamos al ser pocos, lo llevo bien.

    Mucho ánimo y enhorabuena por tu post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, he tenido alguno de estos grupos que eran mi pesadilla semanal. Recuerdo uno de hace años, los lunes a última, que, cuando pasaba el lunes, era como si media semana estuviera resuelta. Terribles.

      Pero estos son muy ricos.

      Besos.

      Eliminar
  10. Este grupito es de los que recuerdas alo largo de los años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno de seguir en el mismo centro el año que viene es que podré seguirles la pista...

      Besos.

      Eliminar
  11. Pero que historia tan bonita ... en nuestros trabajos no nos pasan cosas de este tipo. Mucho ánimo con el grupo, puede ser duro y desesperante en ocasiones pero por otra parte tiene que ser muy gratificante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene trabajar con niños. A veces te desesperan y a veces parece que se consiguen cosas...

      Besos.

      Eliminar
  12. Hoy ondean tus rizos rojizos con alegría, verdad? Bravo pequeña guerrera pelirroja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con mucha alegría. Hoy ha sido un gran día, además. Mañana os lo cuento.

      Besos, preciosa.

      Eliminar
  13. Me he partidooo...juooooooooooooooooooooooooooooooo...
    ...esas anécdotas...esos capítulos con tus alumnos...merecen ser archivados...

    ...por cierto...nadie te ha dicho que tienes a Johnny Depp,de adolescente,en la clase...???
    jajajjajjajjajjaaaaaaaaaaaaaa..

    Besos,Ro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tengo, con muchos, muchos granos pero lo tengo. No lo he dudado ni un instante. Y a Justin Bieber, por si no te has dado cuenta...

      BEsos.

      Eliminar
    2. Ostrass...vaya nivel....tienes a todo jolivud en clase...

      Eliminar
    3. Ja,ja,ja...bueno...Justin no es un actor...
      uff...como se nota el fín de curso...

      Eliminar
    4. Jajaja. Que no es un actor???? Yo creo que sí... Al menos lo que hace no es cantar, ¿no?jijijjijiji.

      Eliminar
  14. Ay, pobre H, pero que bonito lo que cuentas. Ojala yo te hubiera tenido a ti como maestra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que lo de este chaval, después de un año aquí, no se maneja nada de nada, entiende ya bastante pero vive en una comunidad muy reducida, apenas se relaciona con españoles y así es difícil aprender el idioma.

      Besos.

      Eliminar
  15. jjajajaja por favor, que risa!

    se nota que te gusta tu trabajo y que te molestas en conocer a tus alumnos :)

    ResponderEliminar
  16. Suena a que lo estás haciendo muy bien. Difícil pero gratificante ¿no?

    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Ay, me muero con el de las fotocopias, es genial! Lo hizo lo mejor que pudo! Le entiendo, yo también tengo a uno que no habla español, y la verdad es que el pobrecillo lo intenta, pero a veces pone carita de: mira... no sé qué me estás contando...
    Este grupo de alumnos es el más dificil, pero seguro, que son con los que más te presta trabajar, porque un avance con ellos, es algo increible! :)

    Un besín!

    ResponderEliminar
  18. he vuelto a leer la entrada y hoy me has hecho hasta llorar, ains, que estoy muy ñoña

    ResponderEliminar
  19. Pues llámame ñoña, pero me he emocionado. Es verdad que es un gran grupo. Te he dicho más veces que mi hermana es PT y AL, e interina, así que va danzando de pueblo en pueblo y de puesto en puesto. Este año está trabajando en Talayuela, un pueblo con un índice de inmigración, mayoritariamente magrebí, muy alto. Empezó como PT y profesora de apoyo, pero ha acabado como tutora de 5º, y es increíble las cosas que cuenta. Es una lástima que se esté recortando tanto en educación y que ni los políticos ni las familias le den la importancia que tiene. Por eso hay que darte las gracias por ser la gran profesora que eres.

    ResponderEliminar

Cuéntame...