Ir al contenido principal

Helados

Me gustan mucho los helados... como concepto.



Me gusta verlos, me gustan sus colores, sus texturas, me encanta que la gente a mi alrededor coma helado, y me encantaría que me gustasen los helados, pero no. No me gustan. No me gusta comerlos.

Me pasa algo parecido con los pasteles. Son tan bonitos, esos pequeños, como pequeñas tartas, creaciones en miniatura, pero luego no me dicen gran cosa al paladar, así, en general, porque no me gustan demasiado los dulces.

Cuando era pequeña y me compraban un helado, o un polo, mi hermano mayor se comía el suyo y luego esperaba a que me cansara del mío, que me resbalaba por la mano después de haberle dado dos o tres lametones, y siempre terminaba dándoselo.

Ahora soy una persona extraña que les dice a sus hijos ¿quieres un helado? ¿te apetece un helado? mucho antes de que a ellos les dé tiempo a pedírmelo. Y con tan mala suerte que a mi hijo pequeño tampoco le gustan los helados...

Vía.

Vía.

Vía.
Vía.
Vía.
Por cierto, la última imagen es del blog Kanela y Limón. Muy recomendable.

Comentarios

  1. Me encantan los helados, me encanta kanela y limón y me encanta tu blog.

    ResponderEliminar
  2. No es ninguna mala suerte. De hecho, creo que incluso es mejor.
    A mí tampoco me apasionan demasiado. Como mucho los de hielo, cuando estás muy muy acalorado. Y de pequeña escogía los más llamativos o que tenían regalitos.
    Eso sí, los yogures con toppings, una perdición. Bendito invento!

    ResponderEliminar
  3. A mi si me gustan, no estoy todo el día con ellos ni me quitan el sueño, pero de los sabores que más me gustan si que tomo algunos en verano. Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Pues a mí me pierden los helados,los pasteles,el chocolate...
    No tengo remedio...
    Bssssss

    ResponderEliminar
  5. Llevo unos días sin comentar, pero me están gustando mucho todas estas entradas de finales de curso. Tengo una amiga profe y leyéndote a ti me la imagino a ella.
    Los helados, uhmmm aquí tengo la suerte de tener muchas heladerías y muy buenas, me tengo que limitar porque estaría comiendo helados a deshora. Por cierto, en Francia se comen también en invierno, la gente en casa siempre suele tener para acimpañar postres, tartas.... Y es España es raro comerlos fuera de la temporada de verano. Ciao!

    ResponderEliminar
  6. Pues yo casi lo veo una suerte... ¡¡esas calorías que te ahorras!! jajajaja... porque yo por un buen helado de pistacho ¡¡MA-TO!! y ya con lo de los pasteles me dejas K.O. Aunque si es verdad que cada vez es más difícil encontrarlos realmente buenos, que hagan justicia a su apariencia.

    ResponderEliminar
  7. Eso es xq aun no has probado el maxibon de vainilla, a mi me trae loca!!

    ResponderEliminar
  8. Mmmmmmmmmm me encantan los helados!!!!
    me das el tuyo?? :o)

    ResponderEliminar
  9. Cómo no pueden gustarte los pasteles o los heladosssssssssss???
    Sé que puede pasar...conozco un caso...una de mis mejores amigas...no le gusta nada el dulce...pero le chifla lo salado...
    A mí me encanta lo dulce...y me encanta lo salado...a partes iguales.
    Besos,Ro!

    ResponderEliminar
  10. Me encanta comer helados los 12 meses del año. Me pirran. Eso que te quitas si no te gustan.... aunque para mí es incomprensible mmmmm
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Mejor para el cuerpo :D
    Yo lo que hago ahora y que lo disfruto mucho más que comiéndome un helado, es congelar la fruta. La parto en trozos, la pongo en un bol y al congelador. En su día nos comíamos las fresas enteras congeladas.
    Más sano, más fácil y más barato xD Yo igual, nunca he sido de pasteles... el dulce siempre me empalagó demasiado.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…