viernes, 17 de mayo de 2013

El instrumento

No, no seáis mal pensados, que os veo venir... No os voy a hablar de sexo, ni nada por el estilo, aunque ahora que lo pienso, a lo mejor el tema da para una entrada...

Lo del instrumento viene porque llevamos en esta familia unos días infernales que siguen a lo que ha sido un inicio de año infernal que viene después de un fin de año demoníaco con la música.

Creo que ya os he dicho que mi hijo pequeño ha salido un poco artista en el sentido más amplio de la palabra, y una de sus mayores aficiones es la música.



Empezó en la escuela de música a los tres años (haciendo un poco de trampa por mi parte, porque no les admitían hasta los cuatro) y cuatro largos cursos después ha llegado el ansiado y temido momento de elegir instrumento. Así que llevamos unas semanas en las que, además de las clases, tienen talleres en los que les enseñan instrumentos y les dejan tocarlos para ver qué puede gustarles para el curso que viene. Esto tuvo la culpa de que ayer su mamá estuviera comiendo los garbanzos a las siete y media de la tarde.

Os diré que lo tiene tan claro, tan claro, pero taaaaaaaan claro, que está dudando entre el piano, la guitarra eléctrica, la batería, el violín o el oboe. O sea, ni sabe si de cuerda, de viento, de percusión o todo lo contrario a las tres anteriores.

Y os hablo del infierno de la música porque tenemos (sí, tenemos) clase de cuatro a cinco, dos días a la semana, días en los que llego a casa a las tres y media largas, y, sin pasar por el hogar siquiera para comer, me voy a llevarle a sus clases de música allí donde Cristo no sólo perdió el mechero sino que ni siquiera se molestó en volver a recuperarlo. Y allí, en aquel lugar perdido, mientras mi hijo le da al solfeo y a las escalas, tengo pensamientos metafísicos y existenciales, fingiendo que leo un libro o corrijo exámenes. 

Algunas de las dudas que más me atacan en las últimas semanas son:

- ¿elegirá mi hijo la batería, sólo para fastidiar? Piso no muy grande, vecinos arriba y abajo, ya sabéis, la batería es el instrumento ideal.



- ¿pensará mejor en el piano, también para fastidiar? Y entonces disimulará, hará como si le gusta hasta que consiga que le compremos un piano que ocupará la mitad del salón (no, no penséis en un piano de cola, si fuera de cola ocuparía toooooodo mi salón) y después me dirá que se ha cansado de la música y que me coma el piano con patatas.



- ¿elegirá la guitarra eléctrica, opción barajada en la semana pasada, también para fastidiar? Ahora me diréis, la guitarra no ocupa, no molesta a los vecinos, puede ensayar con cascos, no es un gasto enorme para empezar... Pero es que mi hijo dice que va a elegir la guitarra eláctrica y va a hacerse heavy metal o, mejor dicho, jeveta, que es como le ha dicho su prima que se dice ahora. Mamá, voy a ser un jeveta (con b o con v, he ahí la cuestión, pero en ambos casos arrastrando las letras como un auténtico roquero trasnochado), y se me hará porrero, y pasota, más aún, y me dirá que le compre camisetas negras de calaveras y...


Imagen aquí.

- ¿elegirá el oboe, también para fastidiar? Ya, ya sé lo que estáis pensando a estas alturas. Vale que me queje de la batería, y de lo que ocupa un piano, lo de la guitarra tiene un aquél, pero el oboe, qué puedo tener yo en contra del oboe. Pues nada. Nada de nada, pero es el único instrumento del que yo no le había hablado, del que no le había puesto vídeos, del que no sabía nada de nada más que su simple existencia, y seguro que va y dice que le gusta el oboe sólo para fastidiar a su madre.


Imagen aquí.

Bueeeeno, vale, que lo habéis adivinado, que quiero que elija el violín, la viola o el violonchelo, que me encantan, que me sentí una mamá feliz cuando el profe de violín le dijo ayer que tenía manos de violonchelista. Pero jamás de los jamases le diría nada sobre el violín, porque seguro que, para fastidiar, va, y no lo escoge.


22 comentarios:

  1. Jjajajjajajajajajajajjjajjaj
    Tengo tres hijos: una toca el piano (bienvenido al salón agggg) ,otro la trompa(sonido infernal) y la tercera el violín (al principio creerás tener un gato en casa).
    Paciencia.
    La verdad es q ellos lo disfrutan mucho y es bonito ver eso.
    Bsssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si al ginal va a elegir lo que él quiera, por supuesto, pero como no lo tiene nada claro, tengo miedo de que se equivoque, así que no le digo nada para ayudarle, y no sé si eso le confunde más...

      Besos.

      Eliminar
  2. Ni se te ocurra lo del violin y demás familia de cuerda! Hay que sacar las notas de oído y te digo que los primeros 6 años es horrible escuchar como tocan el violín. Si lo escoge, compra nolotil en ampollas, os hará mucha falta!
    Beso*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que va a ser el violín... Dice que ha descubierto su instrumento favorito. Eso fue ayer, mañana ya veremos...

      Besos.

      Eliminar
  3. Bueeno, por si te sirve de ayuda, mi hija empezó percusión, es decir bateria, bombo, caja,marimba,triángulo, crótalos, etc...... menos mal que solo tocaba en casa la caja sorda, en fin! Dos años después es decir a los siete, cambia de opinión y quiere tocar el violín, ahora sí que sí, ¿tienes una habitación insonorizada??? por que si no o tienes unos vecinos con mucha paciencia o no sé qué vas a hacer, ( a mi se me caía la baba al verla tocar y reconocer de vez en cuando la canción, snif) En estos momentos con trece años, ha decidido dejarlo, ¡así es la vida!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo claro que no puedo pensar que va a dedicarse a eso. Que le durará unos años, con suerte, y ya. Tu hija ha aguantado hasta los trece. Eso lleva por delante. Firmo ahora mismo porque le mío estudie Musica hasta esa edad.

      Besos.

      Eliminar
  4. Mántenos informados de la decisión por favor!!!

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja, oye, no sé qué tienes contra los jevis... si son to majos. Además el negro estiliza que es una barbaridad :________

    Yo siempre quise saber tocar el acordeón, el piano o el violín. Pero por aquí no había ocnservatorio ni nada parecido. Con suerte aprendí a aporrear la guitarra. :( Que no está mal, pero vamos, tampoco es que sea yo virtuosa ni nada por el estilo XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo nada contra ellos. Qué va, incluso, si tuviera que elegir, mejor que muchas cosas, pero yo qué sé...

      Besos.

      Eliminar
  6. Pues hija, que Dos reparta suerte......

    ResponderEliminar
  7. Yo voto por el piano, sin dudarlo... tu imagínate, un tarde asquerosa como la de hoy... tu como un trapo, y... tu hijo tocando dulcemente Chopín... si, si, lo flipo en colores... pero hija, es que a la batería no la veo el lado romántico... dile que con el violín violonchelo y toda la familia esa de mayor ligará mogollón... la guitarra eléctrica está muy vista... ya nos contarás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también voto por el piano en cuanto a sonido. Pero no sé.

      Besos.

      Eliminar
    2. Cuidado que un piano aporreado también te puede dar dolor de cabeza!

      Eliminar
  8. Elige tú por el!!!! Mi hijo también es muy artista y musical (otra vez las similitudes), estudia piano. Justamente ayer me dice que también quiere aprender violín. Puf, ni de palo, tu sabes lo mal q suena el violín hasta q aprenden??? Y la de años q tardan en aprender?? Sudo la gota gorda solo de pensarlo...
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué hacer. Tenemos muchas dudas.

      Besos.

      Eliminar
  9. Bueno...ya nos dirás cual es el instrumento elegido,porfa...que no se te olvide....
    Besos,Ro y ánimo!

    ResponderEliminar
  10. ¡Cómo me hacés reír! Te va a dar una sorpresa ese chiquito...lo del oboe como que no me lo creo....¿qué niño en su sano juicio elegiría ese instrumento? jajaja!!! (como ves yo también me inclino para el lado de las cuerdas frotadas) De todos modos, excepto el piano, de los demás instrumentos hay versiones económicas...y si elije un piano consigan uno eléctrico que hasta que se decida del todo le va a servir igual.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que mi hijo... En su sano juicio... No sé yo...

      Besos.

      Eliminar

Cuéntame...